Balanceo, fosfeno y ritmo

Balanceo y análisis grafológico

Balanceo: activación cerebral, emocional y sutil, balanceo, ritmo y fosfeno

El balanceo han acompañado al hombre desde el origen de los tiempos en todas las iniciaciones, ritos y religiones, el ser humano ha encontrado en los balanceos el modo de llegar a su cerebro mediante un masaje sutil en diversa áreas del mismo produciendo, por compresión y descompresión de la masa cerebral y gracias también baño de dichas áreas efectuado por el líquido cefalorraquídeo, una experiencia concreta, una habilidad específica, facultades en definitiva que lo hacían distinto más poderoso y capaz. Los balanceos aceleran una metamorfosis profunda en el psiquismo, en las emociones, en el rendimiento cognitivo y en el espíritu de quien los practica.

Balancearse si se manifiesta espontáneamente, es algo extremadamente natural y fisiológico, algo que jamás se produce como un síntoma de un problema y sí como un mecanismo de equilibrio que el individuo desencadena de forma natural.

A pesar de que el pueblo judío, el musulmán, en India, en Japón, en el Tibet, en China, en Indonesia, en África, en el origen del cristianismo e incluso todavía hoy en las liturgias coptas, por mencionar solo algunos ejemplos, se utiliza de forma regular el balanceo en todos sus ritos e iniciaciones, nunca nadie se ha preguntado porqué y mucho menos que diferencias caracteriales producen dichos balanceos entre la gente que los practica en muchos casos desde el origen de los tiempos. En la cueva de Montespan se encontraron huellas formando un círculo, señal inequívoca de una danza o rito circular, un proceso de iniciación con rotación, es decir, circularidad, balanceo circular, esas huellas datan del Magdaleniense medio, entonces ya se utilizaba, obviamente, el balanceo, pues no existe nada, excepto la luz y el ritmo, tan fisiológico y natural, el balanceo es algo tan enraizado y natural que esos mismos antepasados calmaban a sus bebés igual que lo hacemos hoy en día, es decir, meciéndolos, acunándolos, balanceándolos…

El balanceo de los derviches

El balanceo circular de los derviches

Según se balancea un pueblo o un individuo podemos conocer sus características su personalidad y capacidades; el masaje cerebral que el balanceo produce, genera una estimulación cerebral muy específica del mismo modos que si pretendemos masajear una parte de nuestro cuerpo accedemos a ella físicamente vascularizándola, tocándola, activándola, en el momento que ejecutamos un balanceo del modo correcto a un ritmo específico, los resultados que obtenemos son también muy definidos.

Nadie más que Dr. Lefebure Methods ha explicado qué resultados se obtienen y qué áreas cerebrales se activan cuando realizamos un determinado balanceo y mucho menos cómo debe ejecutarse para obtener resultados plenamente satisfactorios sin riesgo alguno.

Así pues el balancearse es un fenómeno de alcance global que produce una activación cognitiva, emocional y sutil que únicamente el Fosfenismo ha estudiado, del mismo modo que el hecho de que en todos los rincones del planeta el hombre desde su origen, haya mirado la luz y gracias a ello alimentado su cerebro, equilibrado sus emociones y conectado su espíritu, no ha parecido a los ojos de la ciencia, ser algo significativo de estudio, el balanceo ha sido obviado descaradamente a pesar ser practicado por todas la culturas.

La triada secreta, balanceo, luz y ritmo

La luz interior creada por una fuente de luz adecuada que llamamos fosfeno está directamente relacionada con el ritmo cerebral del sujeto, el fosfeno, ese sol interior, esa luz entre los dos ojos a la altura del entrecejo, pulsa, vibra, gira, se desvanece, alterna, etcétera, con un ritmo característico del estado mental del sujeto que realiza la experiencia, además, el fosfeno, denominado Ajna en muchas culturas o chakra del entrecejo, baila, se mece, cuando el sujeto se balancea, y lo hace de forma acompasada regular y fisiológica con ciertos ritmos muy precisos estudiados por Dr. Lefebure Methods.

Por ejemplo, la luz interior obedece cuando nos balanceamos a un único ritmo, un ritmo de un segundo por lado, es decir, un segundo nuestro cuerpo y/o nuestra cabeza se mece hacia un lado, un segundo hacia el otro.

Sabemos porque lo hemos demostrado, que el psiquismo tiene relación directa con el fosfeno y sus ritmos, que el rendimiento cognitivo también se puede valorar siguiendo su devenir y que la conexión sutil que se produce cuando el fosfeno está presente es tal que la supraconsciencia toma un sentido muy claro, así pues si un movimiento cadencial que además nos ofrece un masaje cerebral específico, logra balancear nuestra luz interior, quizás deberíamos prestarle atención, al menos es lo que toda la humanidad ha hecho desde el origen de los tiempos; de modo que y a título de ejemplo pues la mecánica se desgrana en los cursos de balanceo de Dr. Lefebure Methods, si una persona se balancea lateralmente y lo hace con un ritmo correcto, es decir, de dos segundos, tocará áreas cerebrales vinculadas con un personalidad más firme, estará más en su centro, será más intuitivo y perspicaz y además vivirá en un mundo de sincronicidades tal que es difícil de creer para un novato en el método. Milenios de experiencia lo atestiguan, desde Dr. Lefebure Methods sesenta años de estudio lo demuestran, aunque de todos modos no hace falta mas que ver a nuestros hijos jugar, desde que nacemos nos balanceamos

Como en alguna ocasión he comentado: todo es mucho más sencillo de lo que parece, a los niños de los hombres les gusta jugar a girar y mirar el sol, cuando esos niños se hacen hombres juegan a crear religiones e iniciaciones con la pretensión de que el hombre se haga dios, olvidando que dios juega como un niño haciendo girar la luz del universo, quizás el viaje no valió la pena y todo acabó cuando se inició, con los niños mirando la luz y jugando a girar.

En uno de los cursos de balaceo y ritmo de Dr. Lefebure Methods solicité a una experta profesional, grafóloga y perito calígrafo, realizar unos informes con tres alumnos escogidos al azar, el peritaje se realizó unos minutos antes de empezar el curso de estimulación cerebral mediante el balanceo lateral y unos minutos después de acabarlo, el curso tenía una duración de unas siete horas con pausas, una de ellas para comer.

Los cambios en la escritura y debido a ello en las valoraciones grafológicas son lentos, porque la escritura refleja un proceso madurativo profundo que está anclado en lo más hondo del sujeto, por esa razón aventurarse a realizar un estudio con tan pocas horas de diferencia y únicamente tras la presentación y puntual ejecución de unos ejercicios de estimulación cerebral, el balanceo lateral, fue como poco, temerario. El tiempo mínimo para que los resultados fueran profundos debería ser de tres semanas, eso aún continua siendo muy poco tiempo para objetivar cambios en la escritura pero con el balanceo lateral es posible. De todos modos es imposible controlar si el alumno realiza el balanceo y de hacerlo si lo hace correctamente, así que me decidí por una intervención controlada y supervisada por mí, durante el curso todos lo alumnos, incluidos los tres objeto del estudio, practicaron el balanceo lateral con precisión y con calidad. El balanceo lateral recordémoslo, nos ofrece, refuerzo de la personalidad e intuición, eso es lo que cabía esperar que sucediera, pues bien, los resultados tras el curso estuvieron en esa línea, todo ello desde el punto de vista de la grafóloga fue increíble, ahora pues solo debemos imaginarnos qué podemos conseguir si trabajamos regularmente, cada día, el balanceo lateral, o quizás no haga falta imaginar pues solo deberíamos observar a los grandes iniciados que ha practicado el balanceo lateral, es decir, tenemos un número ingente de ejemplos.

Francesc Celma i Girón

Antes de los estudios que se pueden encontrar al final del artículo, un testimonio de uno de los asistentes al curso de Fosfenismo:

Grafología y curso de balanceo de Fosfenismo

Análisis grafológico tras un curso de balanceo lateral de Dr. Lefebure Methods

Carme F.

Soy alumna de Fosfenismo, asistí al último curso que se impartió el sábado. Me marché con el gran abanico de posibilidades que te da el aprendizaje del Fosfenismo, una bomba, sintiendo que una cosa muy grande había pasado ese día. El nuevo enfoque de los cursos de balanceo que ofrece ahora el Fosfenismo aunque parezca de entrada más lento, se asimila muchísimo mejor.

Fue espectacular para los que empiezan y para los que tenemos un poco más de idea. Francesc fue poniendo todos los elementos que necesitamos saber, desmenuzándolos uno por uno y experimentado desde el principio cada elemento que incorporábamos. Cada duda  o comentario de los alumnos, al ir tan poco a poco, hacia que las posibles dudas desaparecieran para poder llegar a la tarde entendiendo que es el balanceo y el ritmo en presencia de un fosfeno. Hicimos mucha práctica para que luego cada uno de nosotros pueda aplicarlo para sacar el resultado que quiera; desde que hice el curso he notado que estoy más ordenada en mis cosas y me desenvuelvo con más agilidad mental y coordinación, con una mayor seguridad vaya. Es como si hiciera ejercicios de gimnasia pero con las neuronas. Desde aquí animo a todo el mundo para que lo hagan, para los que nunca lo han probado y para los  que lo han hecho lo repitan, puesto que se aclaran muchas ideas y se aprenden cosas nuevas.

INFORME PSICOTÉCNICO

TEST: htp y grafologia por Eugenia Barrachina. Grafóloga y Perito Calígrafo

Eugenia Barrachina
93 451 04 39 – www.escriptgrafo.com

Barcelona, 15 de enero de 2014

OBSERVACIONES y diferencias sobre los test realizados a las diez de la mañana y los posteriores al curso de balanceo, a las seis de la tarde:

Sujeto A.

En el ámbito intelectual, la autora de los test dispone de un pensamiento rápido, es intuitiva, curiosa en este ámbito, con buena disposición ante nuevas ideas y proyectos, no obstante, es selectiva y crítica, sabe percibir con notable rapidez lo que más le interesa, pasando de un tema a otro con notable agilidad y capacidad de respuesta.

Su comunicación verbal resulta fácil, es sociable y empática, le gusta cuidar su imagen, no obstante, mantiene mucha reserva sobre sus pensamientos y sentimientos más íntimos, porque interiormente, se siente vulnerable, insegura y susceptible, a pesar de que con su sagacidad, es capaz de proyectar una imagen muy distinta de sí misma. Es emocionalmente intensa.

Tras el curso de Fosfenismo se observan a través de las pruebas posteriormente realizadas, cambios en la actitud, tanto en el plano intelectual como en el emocional, en este caso (probablemente por la personalidad del la autora del grafismo), el cambio es muy evidente. Dicho cambio se observa a través de una disposición más abierta hacia su entorno, no se detectan los mecanismos de defensa que favorecían un comportamiento más susceptible, atento y predispuesto a respuestas, que podrían de forma puntual llegar a la agresividad verbal, esta disposición se ve claramente mitigada y por lo tanto, la receptividad, intuición, y creatividad están más latentes.

Sujeto B.

Estamos ante una persona inteligente, reflexiva, analítica, con buena memoria, capacidad de concentración y dotada de una notable imaginación, no obstante, la educación recibida, un entorno poco acogedor y probablemente inflexible, condicionan su capacidad creativa y reducen su potencial, el temor a equivocarse, una notable auto exigencia y una actitud represora, no facilitan la canalización de estas capacidades en resultados más brillantes.

Las relaciones sociales le resultan fáciles, le gusta hablar y se siente bien en su entorno, aunque su disposición interna es de introversión y cierta desconfianza. Es de temperamento nervioso, tensa y emocionalmente se detecta cierta inmadurez, su necesidad prioritaria de atención y afecto, pueden incidir en una susceptibilidad, que dificulte unas relaciones personales más fluidas.

Dispone de un potencial energético alto, esto le permite ser muy resistente, implicándose en lo que realiza con responsabilidad, ante el objetivo de aumentar su autoestima y buscar reconocimiento.

Tras el curso de Fosfenismo, se muestra más participativa, se involucra más si cave en las pruebas que realiza, más asequible, muestra su rabia, no se mantiene tan a la defensiva, no está tan alerta ante lo inesperado, pero su actitud aún se mantiene introvertida y protectora ante sus sentimientos y elevada susceptibilidad, le resulta difícil creer en sí misma.

Sujeto C.

La autora del grafismo muestra unos procesos intelectuales rápidos, las capacidades de síntesis y deducción, así como la creatividad son evidentes, pero no fluyen de forma regular y tangible, debido a una mente rígida y una actitud crítica en cuanto a sus capacidades en este ámbito, es auto exigente y poco complaciente con sus cualidades.

Tiene un temperamento nervioso, es bastante tensa y susceptible, se observa un grado elevado de sensibilidad y frustración, en la actualidad, se detecta angustia y temor, la inseguridad, las dudas y el sentimiento a no actuar de forma adecuada, bloquean su potencial. La relación con el entorno se lleva a cabo con notable corrección, la educación recibida incide en un comportamiento previsible, serio y adecuado, pero distante, mantiene una actitud desconfiada e introvertida, en ocasiones se siente aislada, sin percibir que es ella misma la que mantiene sus barreras.

Es físicamente resistente y por ello, es capaz de dar de si misma una imagen más fuerte y segura de lo que en realidad siente, pero para defenderse se aparta de los demás.

Tras el curso de Fosfenismo, da la sensación de estar más positiva, con más espíritu de superación, aún mantiene estas barreras establecidas probablemente desde su infancia, pero la información que ofrece, es más rica en matices, más precisa, como si no sintiera tanto temor y no tuviera la necesidad de mostrarse con una actitud tan desconfiada y reivindicativa.

Eugenia Barrachina

Eugenia Barrachina. Grafóloga y Perito Calígrafo

Eugenia Barrachina
93 451 04 39 – www.escriptgrafo.com