Chakra Vishuddha, quinto chakra, activado con fosfenos

Chakra vishuddha: chakra de la comunicación

Chakra vishuddha, quinto chakra, chakra de la garganta

El chakra vishuddha se relaciona con la comunicación con la exteriorización de la personalidad. Este chakra vishuddha se sitúa a la altura de la nuez e influye directamente sobre toda la fisiología vinculada con la comunicación, bronquios, esófago, oídos, la zona superior de los pulmones etc. El chakra vishuddha se relaciona con el color azul y con el éter como elemento. El quinto chakra, vishuddha, interactúa con el sentido del oído y está directamente relacionado con la tiroides que actúa como moduladora del metabolismo. La voz proyectada se manifiesta clara y concreta desde este chakra, desde la garganta fluye la energía del chakra de forma directa. Dieciséis canales de energía llegan a este chakra vishuddha así pues se representa con una flor de loto de dieciséis pétalos. De los siete chakras el quinto es el encargado de expresar con sabiduría y con originalidad hasta la comunión máxima con lo sublime momento en el que el espíritu y la propia voz son una sola; expresar no solo es comunicar verbalmente, el chakra vishuddha gobierna el arte, la música, la danza, en definitiva maneja los procesos de extraversión creadora y potencia la intuición y la creatividad del individuo a la vez que lo hace receptivo a la de los otros, no en vano está relacionado también con los oídos.

Los siete chakras se relacionan con chakras secundarios que hemos omitido en estás breves descripciones, pero el quinto chakra fluye comunicándose de forma continua con un chakra secundario situado en la nuca; es un chakra muy importante que sirve de encaje con el doble y que como describiremos en el ejercicio asociado, es relevante en los ejercicios de  transmisión del fosfeno. Desde la nuca el quinto chakra vishuddha da paso al éter al que se asocia y que se muestra como aglutinador del resto de elementos, como hilo conductor por el que además, se transmite el sonido, la expresión la comunicación. El chakra vishuddha proyecta y escucha da y recibe.

Chakra vishuddha, el chakra de la garganta

Acufeno para activar el chakra vishuddha

Ejercicio de Fosfenismo para el despertar del chakra vishuddha

Para tomar conciencia del chakra vishuddha utilizaremos un equivalente del fosfeno, otro densificador de la energía mental que llamamos «acufeno» que actúa como la «mezcla fosfénica» pero entra en el «sistema» por el oído. Si se tapa los oídos, presionando sobre el pequeño cartílago que se llama trago y que se encuentra delante del conducto auditivo externo con el pulgar o simplemente metiéndose los dedos índices en los oídos, oirá un zumbido. Señalemos que para escuchar este zumbido de una manera agradable, es necesario colocar algo blando bajo los codos, porque si aguanta mucho rato en esta posición, se fatigará y estropeará el ejercicio mental.

Este zumbido es el equivalente del fosfeno que llamamos caos visual. Recuerde que, en plena oscuridad, se ven manchitas que se mueven. Este caos visual es de poca importancia en el ámbito visual con respecto al fosfeno; pero existe una especie de cruce que hace que, en el oído, el equivalente del caos visual tenga una gran importancia. A este zumbido, lo llamamos acufeno fisiológico, por oposición a los acufenos patológicos que se estudian en medicina, los zumbidos de oídos debidos a la arteriosclerosis, por ejemplo, o ruido de campanas. Este acufeno fisiológico es muy importante en el sistema fénico del oído, mientras que el equivalente del posfosfeno existe también en el oído, pero no se puede utilizar en la práctica. Así, los músicos de jazz, al terminar un concierto, oyen silbidos en los oídos o también las personas que salen de una fábrica donde exista mucho ruido. Admitiendo que hiciera esto con unos auriculares para no molestar a los vecinos, sería muy cansado para el oído. Así pues, el postacufeno no se puede utilizar, para activar el chakra vishuddha en un ejercicio fosfénico, en cambio, el equivalente al caos visual, el acufeno fisiológico, puede permitir todas las experiencias que hemos hecho con la «mezcla fosfénica» y vincularse con uno de los sentidos relacionados con el chakra de la garganta, el chakra vishuddha, que por resonancia se despertará.

Observará que este acufeno comprende todas las notas mezcladas, porque en el caracol del oído, existen células que forman como un arpa y son las que analizan el sonido, pero no en conjunto como se podría creer, puesto que una célula vibra con una longitud de onda especial, por la sencilla razón de que la longitud de onda media de una onda acústica audible es de 15 cm. y estas células son mucho más pequeñas. Cuando una longitud de onda llega al oído, hace vibrar a todas las células que están en armónico, o sea, las células cuya longitud está a una octava y después a un tercio, un cuarto y así sucesivamente de la longitud de onda que llega al oído. El cerebro hace un trabajo de análisis extraordinario para permitirnos captar la altura de la nota.

El resultado es que, durante el acufeno, se produce una estimulación de todas estas células por el sonido que circula alrededor y probablemente también un ruido que viene de la agitación molecular en las células auditivas del lóbulo temporal. Dado que no conocemos nada del paso de la química celular a la conciencia, no podemos precisar nada, naturalmente. Así pues, como todas las células son estimuladas, tenemos todas las longitudes de onda mezcladas. Por lo tanto, este acufeno es un sonido blanco y representa otro aspecto de la letra «m» de modo que en la letra «m» de OM, todas las longitudes de onda también están mezcladas.

¿Cómo haremos el equivalente a la «mezcla fosfénica» en el oído? Empezaremos como siempre generando un fosfeno, aunque en este caso trabajemos con otro feno, nunca renunciamos a más activación, es decir, cuantos más fenos se implican, más energía se desencadena en el vórtice del chakra. Podemos representarnos una pequeña llama en el interior de uno de los dos acufenos, puesto que habitualmente se distingue muy bien el acufeno de la derecha del acufeno de la izquierda. Después de hacer esto durante un minuto, haremos oscilar la llama de un acufeno al otro, justamente porque, como se distingue bien el acufeno de la derecha del acufeno de la izquierda, se facilita que el pensamiento vaya de uno al otro y se puede imaginar fácilmente una luz que va de un oído al otro mientras se escucha el acufeno.

Le sugiero dar un paso más en el ejercicio que lo hará más poderoso; relacione el sentido del oído vinculado a este chakra con un punto de encuentro medio entre el mismo chakra y su chakra secundario, es decir, oscile la concentración de un oído a otro con una cadencia de un segundo, para en el siguiente segundo, oscile su concentración hasta un punto situado entre los dos chakras el chakra vishuddha y su chakra secundario de la nuca, formando así un triángulo con la llama de nuestra concentración, que completa su recorrido cada tres segundos.

Finalmente, la experiencia de concentración en un detalle del fosfeno tiene su equivalente en un detalle del caos visual. Recuerde que, si dirige toda su atención a un detalle del fosfeno, surgirán líneas que se parecen a objetos o seres conocidos e incluso, si insiste, aparecen visiones. Hemos analizado los resultados de esta experiencia. Pues bien, se trata de lo mismo, de dirigir toda la atención a un detalle del acufeno. Pero es más difícil que con el fosfeno. Al escuchar el acufeno hay que prestar atención a una zona que es más aguda o más grave. Comprobará que, de la misma manera que aparecen líneas cuando se concentra en un detalle del fosfeno alrededor de la zona de concentración, observará acordes en esta zona auditiva más grave o más aguda y, si en estos acordes presta atención a una nota, poco a poco, su paisaje sonoro se amplificará. Vincule este ejercicio a una de las características del chakra vishuddha, la comunicación, entablando una conversación con la experiencia de clariaudiencia que le sobrevendrá.

Características ampliadas de cada uno de los siete chakras:

Primer chakra, chakra muladhara, chakra basal
Segundo chakra, chakra swadhisthana, chakra del sacro
Tercer chakra, chakra manipura, chakra del ombligo
Cuarto chakra, chakra anahata, chakra del corazón
Quinto chakra, chakra vishuddha, chakra de la garganta
Sexto chakra, chakra ajna, chakra de la sabiduría
Séptimo chakra, chakra sahasrara, chakra de la coronilla