Chamanismo tolteca, Castaneda y Fosfenismo

Chamanismo tolteca y Fosfenismo

Chamanismo Tolteca: Carlos Castaneda y Fosfenismo

Carlos Castaneda fue un antropólogo, o simplemente un escritor de ficción, o las dos cosas a la vez, el caso es que ha sido una figura realmente controvertida, pero en definitiva lo que nos interesa es el enorme interés despertado por su obra al describir ejercicios chamánicos de los pueblos mesoamericanos para analizarlos a la luz de los fosfenos para así entender las bases fisiológicas de los mismos y poderlos utilizar con coherencia y autonomía. Siempre tutelado por un maestro nahual Don Juan, el objetivo era modificar la conciencia y la percepción ayudándose de enteógenos, habituales en el chamanismo tolteca. Es importante situar a Castaneda en el ambiente contracultural y transgresor de los años setenta.

En uno de sus libros, El Segundo anillo de poder, se describe un ejercicio que le ha enseñado su «maestro nahual» fugura del chamanismo tolteca, y que practicará con cuatro personas más también en proceso de iniciación. La idea es almacenar energía pues se presenta una jornada intensa y para ello se utiliza el sol como fuente de poder, como generador universal de fuerza y dinamismo. Se entornan los ojos, se ladean las cabezas de los cinco iniciados de forma sincrónica con un pequeño balanceo de cabeza y se toma el sol con el ojo izquierdo para luego volver a la posición inicial protegiéndose el otro lado de la cabeza con un sombrero; todo ello durante aproximadamente una media hora. Es un ejerciico recurrente dentro del chamanismo tolteca.

Eso es sencillamente, un fosfeno con balanceo lateral y con ritmo (seguramente muy cercano a los segundos). Sólo que en la escuela del Dr. Lefebure tenemos la posibilidad de entenderlo sin toda la liturgia de la ceremonia los viajes o los caprichos típicos del chamán, en este caso del  «maestro nahual» del chamanismo tolteca, que nos tutele.

Chamanismo y fosfenos: Carlos Castaneda

Chamanismo Tolteca y Dr. Lefebure Methods

Cuando se mira una fuente de luz y se cierran los ojos aparece una mancha multicolor que llamamos fosfeno, el fosfeno pulsa, vibra, gira, se eclipsa etc. además de cambiar de colores durante tres minutos aproximadamente, todo ello tiene relación con el comportamiento cerebral del sujeto que realiza la experiencia, con su psiquismo, con su emoción y con su espíritu, generando una fuerza mental y psicológica excepcional. No es es extraño pues, que un ejercicio para cargarse de energía utilice el fosfeno, aunque esté oculto entre una maraña de tradiciones y supersticiones en el chamanismo tolteca.

El movimiento de cabeza para ocultar el ojo derecho de la observación en el ejercicio que hemos comentado en el chamanismo tolteca, provoca un balanceo de cabeza que es también, una de las constantes históricas en todas las tradiciones chamánicas, en el chamanismo tolteca obviamente también, junto con el fosfeno, observación directa de una fuente de luz, y que Fosfenismo lleva años explicando en sus cursos desde que el Dr. Lefebure allá por el 1959, estudiara con los balanceos de cabeza de la tradición iniciática javanesa que realizaba Pak Subud. Lefebure ya sabía mediante un electroencefalograma, que los balanceos tenían en el sujeto que los practicaba un efecto reparador similar al sueño, pero no podía utilízalo durante los balanceos para así analizar justo en ese momento lo que pasaba en el cerebro del oficiante, hasta que utilizó el fosfeno como aparato  medidor y observó que solo un ritmo hace que el fosfeno, es decir, la imagen de persistencia retiniana, nuestra luz interior, siga el ritmo del balanceo. El descubrimiento es de un alcance excepcional pues une el masaje cerebral que provoca el balanceo con la energía de la luz transformada en energía cerebral, fosfeno, en una danza fisiológica perfecta y armoniosa.

A partir de ese momento con un experimento revelador descubrió que si se realizan observaciones fijas de dos fuentes de luz, una para cada ojo, y con ritmos distintos, el cerebro responde con unos ritmos de los fosfenos propios, es decir, marca una alternancia cerebral particular que nos habla de cómo está el sujeto en ese momento, estresado, fresco, dinámico, alerta, etc. la cerebroscopía permite ver fácil y directamente la acción sobre el cerebro de una medicina, de un deporte, de una postura, de una actitud emocional etc. mediante algo tan sencillo y tan a nuestro alcance como la luz, los fosfenos, nuestra luz interior

¿Toma sentido que Don Juan «maestro nahual» del chamanismo tolteca, explicara cómo mirar el sol balanceando rítmicamente la cabeza para así cargarse de energía?

Es universal la utilización de los dos elementos, fosfeno y balanceo, en todas las culturas, tradiciones, iniciaciones etc. evidentemente también en el chamanismo tolteca, pues de forma natural e instintiva el hombre siempre tiende hacia la luz. Profundicemos un poco más en el ejercicio descrito por Castaneda. El hemisferio izquierdo, se especializa en un comportamiento matemático, analítico, racional, temporal y lógico y está vinculado al ojo derecho. El hemisferio derecho se especializa en  la compresión no verbal, atemporal, abstracta, intuitiva, artística, emocional etc. y se vincula al ojo izquierdo, es el hemisferio del nagual, del chamán, del iniciado… como me gusta decir: la poesía empieza cuando se comprende la técnica…

Al respecto hay un ejemplo que normalmente pasa desapercibido en el mismo libro de Castaneda El Segundo anillo de poder también bajo el paraguas del chamanismo tolteca. Castaneda charla con las hermanitas (las iniciadas de Don Juan) sobre las plantas de poder:

La Gorda explicó que las plantas de poder habían sido utilizadas sólo por antiguos brujos maestros. Estas plantas eran una cosa tan poderosa, que para poder ser manipuladas correctamente, necesitaban por parte del brujo la atención más impecable. Hacía falta toda una vida para llevar su atención al grado exigido. La Gorda añadió que la gente completa no necesitaba plantas de poder, y que ni sus hermanas pequeñas ni Don Genaro las habían tomado: más tarde sin embargo, cuando llevaran a la perfección su arte de soñador, las utilizarían para obtener un empujón definitivo y total, un empujón de tal magnitud, que sobrepasaría nuestro entendimiento …

…

Y esto me conduce a lo que el nagual me ha pedido que os diga. Me ha dicho que a causa de vuestro vacío tuvo que captar vuestra segunda atención (vuestra atención del nagual) de una manera diferente a la nuestra. Hemos reunido esta atención a través de los sueños; y vosotros lo habéis hecho con esas plantas de poder. El nagual me ha dicho que esas plantas de poder han reunido el aspecto amenazador de vuestra «segunda atención» en un solo bloque, y esa es la forma que sale de vuestra cabeza. Me ha dicho que es lo que les ocurre a los hechiceros cuando se les dan plantas de poder. Si no mueren, las plantas de poder distorsionan su «segunda atención» de esta manera terrorífica que sale de su cabeza.

…

Me dijo que en lo sucesivo debíais cambiar de dirección y comenzar a reunir la «segunda atención» de otra manera, más como nosotros. No debéis continuar por la senda del conocimiento sin haber equilibrado vuestra «segunda atención». Hasta este momento, vuestra atención de esta naturaleza cabalgaba sobre el poder del nagual pero ahora estáis solos. He aquí lo que quería que os dijera.
..

Hará falta que soñéis, exactamente como nosotros lo hacemos. El sueño es el único medio de reunir la segunda atención sin herirla, sin hacerla amenazadora y terrible. Vuestra segunda atención actualmente se fija en el lado terrorífico del mundo; la nuestra sobre la belleza del mundo. Debéis cambiar de lado y venir con nosotros. Es esto lo que escogisteis la última noche cuando decidisteis venir con nosotros.

Vamos, otra vez, a explicarlo de forma clara y reproducible. Cuando se habla de vacío o de completo, en este relato del chamanismo tolteca se está hablando de un estado energético del individuo que se manifiesta en su aura. La vida occidental, su ritmo, hace que sea muy probable que muchos lleguen al estado adulto vacíos y sin opciones de dar el salto del cambio de conciencia que Castaneda describe como desplazar el punto de unión. El peyote, las plantas de poder en definitiva, permiten en primera instancia dar el salto, es así como Don Juan actúa con Castaneda abriéndole la puerta a los planos sutiles pero con consecuencias físicas, con la imposibilidad de dirigir las experiencias (tema este básico a mi entender pues no tiene sentido ir en un coche muy rápido que uno no pueda controlar), con aspectos amenazadores y salvajes en clara contraposición con el mundo dulce del control de la ensoñación que en definitiva es el del desdoblamiento astral, el del viaje astral. Para poder dar el salto, para poder mover el punto de unión de un occidental castigado por el desgaste sexual, de estrés de abusos constantes de las emociones y de las situaciones sin utilizar elementos drásticos y traumáticos como las plantas de poder, Fosfenismo utiliza ejercicios iniciáticos extremadamente poderosos en sus cursos de chamanismo de luz, con la repetición de los mantras rápidos y el pensamiento a la sexta parte de un segundo, es decir, de seis pulsaciones por segundo del fosfeno, entre otros, para saltar a experiencias fantásticas que logran romper, desplazar el punto de unión de la conciencia anclada en el vacío; esa es la razón por la que muchos alumnos tras los cursos de chamanismo de luz en Matarraña describen al volver a su casa una sensación de atemporalidad, de desencaje, de salto

Una vez más, cuando se comprende como manejar la técnica de las experiencias, cuando a uno le explican qué pasa y cómo pasa puede trascender sin las ataduras morales de un gurú, o físicas a una planta. Como siempre el Fosfenismo, los fosfenos y sus ritmos nos guían con coherencia por un universo nuevo de experiencia maravillosas que cambian nuestra vida. El chamanismo tolteca tradiconalmente utiliza los elementos de activación neuronal que producen las experiencias y Dr. Lefebure Methods explica el porqué.