Constelaciones Familiares

Constelaciones familiares y fosfenos

Constelaciones Familiares, fosfenos y Fosfenismo

Es un método desarrollado por Bert Hellinger, nacido en Alemania en 1925; estudió Filosofía, Teología y Pedagogía.Durante dieciséis años trabajó como misionero de una orden católica en Sudáfrica. Más tarde se hizo psicoanalista, y a través de la Dinámica de Grupo, la Terapia Primaria, el Análisis Transaccional y diversos métodos de Hipnoterapia llegó a desarrollar su propia terapia sistémica y familiar. Fue su método para configurar constelaciones familiares, enfocado directamente hacia la solución.

Constelaciones familiares pone en evidencia el gran poder de conexión que cada persona tiene con su familia en una o varias generaciones, vinculándose entre sí con amor y lealtad, una lealtad invisible. Lo que una generación deje sin resolver, será la siguiente generación la que inocente e inconscientemente trate de resolverlo, quedando atrapadas en temas o asuntos que no son en realidad su responsabilidad; existe una transmisión transgeneracional de los problemas familiares que crea una cadena de destinos trágicos por las injusticias cometidas dentro del sistema familiar y fuera de él a través de la violencia en todas sus modalidades, expresándose mediante enfermedades que no tienen explicación, trastornos de tipo psicológico como depresión, esquizofrenia, dificultad para encontrar pareja, para gozar de prosperidad, e incluso suicidios, entre otros.

Sin embargo, el mismo amor que enfermó es el que tiene la sabiduría de la solución cuando se vuelve consciente; las lealtades invisibles surgen durante la configuración de una constelación familiar.

Se busca a personas tratadas con injusticia, excluidas, olvidadas, difamadas, denigradas, las no honradas en el sistema, las que se fueron para ceder su espacio a otras y las que sufrieron vidas especialmente difíciles. ¿Hasta qué grado estas lealtades invisibles pueden afectar, y de donde parten? Es un misterio que con frecuencia se aclara en la búsqueda de soluciones por medio de las constelaciones familiares.
¿Cómo se trabaja?

Es algo sencillo, profundo y visual. El consultante menciona el tema o embrollo que quiere trabajar; entonces, personas desconocidas se colocan en un espacio determinado. Son los que representan a la familia del consultante, y de pronto, sin saber por qué, estas personas (representantes) sienten de la misma manera que las personas (desconocidas para ellos) a quienes representan, ¡sin saber nada de ellas! expresando sentimientos, sentimientos que reflejan auténticamente a quienes representan; de pronto son abarcados por un movimiento, que dirige el terapeuta o constelador, que pone en orden a la familia, mostrando nuevos caminos de solución. El movimiento proviene del amor de la familia. Es un trabajo profundo, misterioso y transgeneracional. Este método ayuda a completar los asuntos pendientes familiares, dejando a cada persona con su propia responsabilidad y su lugar de dignidad en la familia. De esta manera se restablece el orden del amor, rompiéndose la cadena de los destinos trágicos.
Este método de trabajo no requiere la presencia de la familia, a partir de una persona se puede trabajar todo el sistema familiar. Se trata de una forma de trabajo individual que se realiza con un grupo de personas interesadas que sirven de representantes.

Una de las ventajas de las constelaciones familiares es que no requiere un lenguaje sofisticado, ni consultas continuas, por lo que pueden ser eficaces como parte de un nuevo servicio de salud pública y comunitaria.Este trabajo de constelaciones familiares está dirigido a toda aquella persona que tenga conflictos, que no haya podido solucionar o que no encuentra el nudo, el embrollo de donde surgen sus enfermedades o desgracias, el no poder tener pareja, el no prosperar, o por qué se repite la historia de mi abuela o de algún familiar excluido, por citar algunos casos. Es para todas las personas que deseen trabajar con el corazón abierto donde quiera que se encuentren.

En constelaciones familiares existen tres leyes importantes que no se pueden pasar por alto.

La de la pertenencia: todo ser humano tiene derecho a pertenecer a un sistema familiar, sea cual sea su situación moral, económica, social y/o cultural.
La de la jerarquía: el que llega primero tiene prioridad ante los demás.

La del equilibrio en dar y recibir: no puedo dar más de lo que tengo, ni debo recibir más de lo que doy.

Hay tres formas de constelar:

Con un grupo de personas
Con figuras
Con imágenes internas

Todas son tan efectivas, lo importante es tener la percepción necesaria para saber dirigir la constelación, saber que frases sanadoras se dirán en el momento oportuno, en caso de ser necesario.

Constelaciones familiares, fosfenos y Fosfenismo

El extraordinario descubrimiento del Doctor Francis Lefebure consiste en que la mezcla de un pensamiento con el fosfeno transforma la energía luminosa en energía mental, permitiéndonos incrementar la función de los dos hemisferios cerebrales, así como como la intuición, la creatividad, y la telepatía, entre otras capacidades.

Nombro éstas porque en constelaciones es primordial la percepción para dirigir con mejor eficacia la constelación y que llegue a buen término, es decir, se llegue a una buena imagen de solución; es aquí cuando en una constelación individual con figuras utilizo el Fosfenismo, le indico al consultante o constelado que haga un fosfeno y lo dirija a las figuras, ya con la imagen de solución, y piense en algo positivo relacionado con su tema de constelación.

Si la constelación por sí sola es ya de mucha ayuda, combinada con el fosfeno y mezclando un pensamiento positivo es aún más eficaz en el resultado, además de que el consultante se va más relajado si hace un fosfeno.

constelaciones-familiares-fosfeno