Curso de Fosfenismo: Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini

Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini

Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini. Matarranya 3

Matarranya 3, Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, es una continuación natural de los cursos de chamanismo de luz que ser realizan normalmente una vez al año, en julio. Hace dos años a petición de los alumnos más antiguos y experimentados realizamos en Beceite el primer M3. Sinceramente los dos años de Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, han sido un gran éxito, se trabajó con gran calidad y en un sentido totalmente nuevo, muchos de los alumnos experimentaron otro modo de ver la energía, y lo más importante, la convirtieron en un clara mejoría en el aspecto que decidieron trabajar. Son inabastables los ejercicios de Fosfenismo, Dr. Lefebure Methods, y por ello los vamos compartiendo poco a poco.

En M3, Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, el objetivo fundamental es utilizar la energía kundalini para transmutar, eliminar, potenciar, modificar, etcétera, una emoción que el alumno personalmente ha escogido trabajar, Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini. Para ello, dos meses antes del curso, el alumno elige la emoción actual y la escribe en un papel, en otro papel escribe la emoción que saldrá tras el curso, la misma emoción transmutada, eliminada, cambiada, etcétera, la emoción original, se guarda en un lugar específico que será distinto y distante de la emoción transmutada.

Durante los dos meses previos al curso el alumno, si ha realizado Matarranya 2, con la vela con la que trabajó en la matralización realizada en el Convento de los Mínimos, y con una frase corta que dé la dirección del cambio, transmutación, eliminación etcétera, de la emoción, además de con el papel en el que esté escrita dicha emoción presente, deberá mantralizar el tiempo que considere oportuno, para darle una dirección a la energía. Es preciso recordar que los papeles siempre debe estar separados. Si el alumno no ha realizado M2 simplemente escribirá las dos emociones, la original y la que será la resultante en dos papeles que, de igual modo, deberán guardarse separados hasta inicio del curso.

Durante el curso M3, Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, la energía es totalmente distinta a los cursos M1 y M2, es la razón por que se realiza en época de frío; estaremos entre cuatro y seis horas trabajando en el bosque, por ello es imprescindible venir con ropa de abrigo adecuada a la época y a posibles condiciones climáticas adversas. Naturalmente una vez realizada la reserva del curso ofreceremos todos los detalles imprescindibles para la actitud y logística del mismo.

En M3, Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, daremos un paso más, el trabajo será más consciente y más fino además de más quirúrgico, en esa línea vamos también, a cuidar la alimentación, el hotel donde nos alojaremos preparará platos adecuados al trabajo a realizar, de forma que la energía sea la idónea para los ejercicios iniciáticos que vamos a realizar.

Nos encontraremos en Beceite el viernes 3 de noviembre de 2017. Sería ideal empezar a presentar el curso ese mismo día, a tal efecto a las 19:30 empezaremos con la dirección del curso y quizás con algún ejercicio por ello antes de esa hora deberíamos estar acomodados ya en el hotel cada uno en su habitación. En cualquier caso iremos a dormir pronto, porque el sábado a primera hora saldremos hacia el bosque. Volveremos para la hora de comer que no quiere decir que sea la habitual, comeremos y por la tarde empezaremos a trabajar con la emoción y las proyecciones a la sexta parte, Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, además de música especialmente diseñada para el trabajo con las emociones. El sábado sí que es probable que vayamos dormir tarde, muy probable diría. El domingo seguiremos con el mismo trabajo que realizamos el sábado en la tarde hasta que todos los alumnos vivan la experiencia, en ese momento daremos por finalizado el curso. Tras la comida iniciaremos el regreso.

El importe del curso son 333,00 euros (para los repetidores de Matarraña 3, únicamente 100 Euros, como habitualmente.)

Alojamiento con pensión completa 150,00 euros.

Traslados con Jeeps 10,00 euros.

Es decir, para un alumno nuevo el coste total con alojamiento y comida especialmente preparada para el curso más el curso y los desplazamientos el coste total es de 493 euros. Para un alumno que repita el curso es de 260 euros.

Este año vamos a limitar la asistencia reservando diez lugares para los alumnos nuevos y diez para los alumnos repetidores. Las plazas se asignarán según el orden de las reservas, es decir, cuando lleguemos al numero indicado ya sea de alumnos nuevos o de repetidores cerraremos la inscripción al curso. Tenemos que hacerlo así para preservar la calidad del curso, en cada proyección de Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini nos demoramos aproximadamente más de media hora, en esa experiencia el alumno requiere de toda la energía y atención, en definitiva son 10 horas de proyección al máximo nivel delante del fuego y con la emoción presente además obvio de kundalini manifestándose, (se entiende que en la experiencia de pasivo y también de activo); con veinte alumnos cinco horas de trabajo el sábado tras la preparación en el bosque y cinco el domingo son asumibles pero más no.

Las reserva para el curso Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, como siempre debes hacerla a Carme solo tienes que hacer clic aquí.

Si quieres ver el hotel donde estamos alojados puedes hacerlo aquí.

Como siempre los testimonios nos dan una orientación de qué podemos esperar del curso, Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, aquí tienes un para de ellos:

Transmutar la emoción mediante kundalini, testimonio del curso de Matarranya M3

El curso de transmutar la emoción de M3 comenzó con el ejercicio en el bosque, en mi caso el año pasado trabajé en un árbol fuera del bosque, este año tal y como iba andando sentí que debía trabajar dentro de él, así que cuando pasé por delante del árbol con el que había trabajado el año pasado, le pedí permiso para poder cambiar, y tal yo lo había sentido, no había ningún problema, le hice una ofrenda y le di las gracias, también sentí que los dos árboles estaban comunicados, así que continué andando hasta encontrar mi otro árbol.

El ejercicio era sacar transmutar la emoción y pude comprobar que la emoción salía y parecía que se condensase delante de mí, como si el frío hiciera que no se esparciese, fue un trabajo precioso, el sacar esa emoción que ya no necesitaba y no me beneficiaba, fuera de mí, pues cada vez que liberaba parte de esa emoción me sentía más libre. También trabajamos, para transmutar la emoción, la mantralización con una frase corta, la que yo elegí, hacía que identificase todos los aspectos de la emoción a transmutar, y sentía como me liberaba de ella y la colocaba delante de mí, el frío se encargaba de dejarla bien fija.

Después de pasar unas horas delante del árbol pude ver en su tronco la cara de un ser de luz, su cara era de luz blanca, poco a poco pude ver su cuerpo, y cómo fue cambiando la forma de su cabeza y de su cuerpo, vi como se movía, incluso llegué a ver como movía la boca, imagino que estaría comunicándome algo pero no llegué a escucharlo, esto duró varios minutos, no podría decir cuantos, porque la transformación era lenta y yo estaba fascinada por poder presenciar algo tan bello.

Para este curso de transmutar la emoción de M3 nos avisaron de que haría mucho frío, y el aire tan frío que soplaba ayudaba a sacar la emoción, y aunque pasé frío no fue algo insoportable, pasé todo el ejercicio con las manos congeladas y cuando terminamos me quité los dos pares de guantes que llevaba y se me calentaron en unos pocos minutos, algo curioso, solo la ultima hora sentí como me calaba dentro el frio, pero ya quedaba poco.

Ya por la tarde trabajamos con la sexta parte, y la preciosa música del bolero de Ravel. Desde el principio sentí que a mi serpiente le encantaba esta música porque empezó a bailar muy lento, haciendo el ocho tibetano en mis caderas, así que la dejé bailar al son de la música, y mis caderas comenzaron a bailar también. Aunque el trabajar en sexta parte es muy agotador, al sentir la música y cómo mi serpiente bailaba a su ritmo, notaba que no me cansaba tanto y así estuvimos esa tarde durante 5 horas.

A la mañana siguiente del curso de transmutar la emoción de M3 fui la primera en ponerme de pasiva, y ya tenía permiso mi serpiente para poder bailar. El objetivo era que la serpiente se comiese esa emoción, transmutar la emoción, que habíamos concentrado delante nuestro en el bosque, así que mi serpiente empezó muy lentamente a bailar y a subir poco a poco por cada uno de mis chakras, mi cuerpo también se movía al son de movimiento de la serpiente, fue saliendo por todos mis chakras comiéndose literalmente esa emoción, iba sin prisa pero sin pausa, un caminar por mi interior muy placentero y liberador el sentir que ya no quedaba ni rastro de la emoción que había sacado fuera de mí y que ya no necesito ni tener, ni experimentar más, también sentí como subía kundalini, lo sentí muy sutil, muy liberador y a partir de ahí mi serpiente bailaba al son de la música por todos mis chakras y mi cuerpo se movía tal como lo hacía la serpiente. La sensación era de libertad total y muy placentero pues la serpiente fluía por mi interior, saliendo y entrando por mis chakras, y no hubo hueco después de desaparecer, de transmutar la emoción, me sentía de plena de alegría, felicidad, placer, segura… tanto que aun hoy siento que esas sensaciones tan lindas ocupan más espacio que mi cuerpo físico, es un no poder quitarme la sonrisa de la cara.

Cuando pasé al espacio de encaje, reponiéndome fui calmando a mi serpiente porque no había manera de que parase de bailar, de hecho no lo hizo en las siguientes 10 horas que estuvimos trabajando con los compañeros que faltaban, eso sí, mi serpiente se quedó en mi cadera bailando, y no podía parar pues lo intenté en varias ocasiones, el quedarme sentada y trabajar la sexta parte algo mas descansada, pero no podía, tenía la necesidad de levantarme y seguir bailando con mi serpiente…  una experiencia preciosa.

Y me lo he pasado genial en este curso de transmutar la emoción de M3 con mis compañeros, había un ambiente muy bueno en el grupo, he disfrutado de la compañía de todos ellos, de sus conversaciones y nos hemos reído también mucho, en el poco tiempo que teníamos libre, gracias a todos por un fin de semana inolvidable y a Francesc en especial por hacerlo posible, gracias.

Nuria Martínez

Vivencia del curso de chamanismo – Matarranya III - noviembre 2015

Era la primera vez que iba a experimentar mi vivencia del curso de chamanismo con el trabajo en el bosque con el árbol. Enseguida que lo vi, sentí que era este mi árbol, me tendía los brazos. Me acomodé, y le entregué mis ofrendas. A lo largo el ejercicio, seguían presentándose un montón de recuerdos de vivencias relacionadas con la emoción que elegí trabajar, tal como se me presentaban en casa, durante los ejercicios previos. Los recuerdos eran muy nítidos, con muchos detalles. Se seguía limpiando esta gran red de recuerdos que alimentaban mi malestar. Después se presentaron escenas de vidas pasadas, y cuando toqué una de ellas, el frío se hizo intenso dentro de mi. Ahora entiendo que allí estaba el mayor enraizamiento de esta dificultad. Era una vida en la cual era un hombre muy pobre, y tenía tal vergüenza de mi pobreza que dejaba de reconocerme como Ser. No tenía la mínima consideración por mi misma. No me sentía persona, sino como la cosa la más despreciable del universo.

Por la tarde iniciamos el trabajo grupal de proyección sobre un sujeto pasivo. Para mi el reto era grande (o eso me parecía), ya que iba a ser mi primera vez como sujeto pasivo en un ejercicio de subida de kundalini. Mis sombras me susurraban una y otra vez que yo no había hecho un trabajo personal suficiente como para poder sacar un buen provecho del ejercicio. Les agradecí sus comentarios, no las alimenté, y me entregué totalmente al ejercicio, dejando el mando a la sabiduría de mi cuerpo físico.

La vivencia del curso de chamanismo se me presentó como la continuación del ejercicio realizado en la Magdalena en Matarranya I. Si antes tenía las piernas de hielo, ahora las tenía de madera, o de hierro. Ya no estaban tan frías, pero igualmente el dolor se presentaba a la hora de movilizar tanto encogimiento y rigidez. La cabeza se movía fuertemente de un lado a otro, hasta llegar al mareo. El sacudir tanto el campo mental, le hacía perder el control y romper la rigidez. Al mareo se sumó una gran tensión en el plexo solar, que de repente se abrió y sentí que entraba el aire, que podía respirar por el plexo solar.

Al colocarme de nuevo entregando ritmo hacia otro compañero, de repente, me llené de un gran bienestar, y me sentí en Familia, sentí a todos los compañeros del curso como Familia. Entonces supe que había hecho un buen trabajo, aunque no había visto ni sentido ninguna serpiente.

Fue igualmente importante (o más) la vivencia del curso de chamanismo como activa. A la hora de proyectar ritmo, se me presentaba mi animal de poder (Matarranya 1), y cuando proyectaba desde esta visión, era riquísima la vivencia del curso de chamanismo. Mi animal se me presentaba como en un reportaje de National Geographic, con unos paisajes espectaculares, desplegando según el momento, toda su fuerza, o su ternura. El ritmo me salía con más intensidad, y la apertura de corazón era espontánea, ante la belleza que desplegaba la imagen de mi animal de poder.

Salí del curso con el corazón grande, y como siempre que realizo un cambio interno importante, llegan los regalos: primero me llaman para trabajo, y después, durante el viaje de vuelta, como no me podían regalar un arco iris porque era de noche, saliendo de una curva, me espera la luna en el horizonte, vestida de dorado, recortando la silueta negra de las montañas, envueltas en su base por la niebla naciente, en tonos violetas. Un paisaje que se me quedará grabado para siempre.
Un agradecimiento grande a tod@s l@s seres que hicieron posible este trabajo, está vivencia del curso de chamanismo...

Mathilde

Tendremos, durante el trabajo, Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini, un 99.6 % de Luna LLena.

Transmutar la Emoción Mediante la Energía Kundalini curso M3

Curso de Fosfenismo: una emoción transmutada mediante la energía kundalini