Kundalini: del chakra muladhara al chakra sahasrara

Despertar kundalini y los chakras

Kundalini y chakras

Existen muchas personas que hacen un viaje a la India cada año, para ver a su gurú, pero también para ir al encuentro de más gurús. Después de más de quince años de peregrinajes anuales, comprueban que se han extraviado en inexplicables discursos filosóficos y religiosos, que no tienen forzosamente lazo alguno con el despertar de esta energía universal, llamada kundalini en la India (la madre primordial, Adi shakti) y que tiene su equivalente en todas las tradiciones.

Por ejemplo, es el «espíritu santo» de la tradición cristiana o el soplo del espíritu santo que fue percibido por los discípulos de Cristo en Pentecostés. Para los griegos, esta energía lleva el nombre de «pneuma». El Islam le da el nombre de «rõh». La mística judía habla de «shékkina». Los textos antiguos sumerios tienen en cuenta una veneración a la Diosa madre «inanna» que da el nacimiento espiritual y el soplo sagrado. Los textos más antiguos de la India hablan de un conocimiento milenario «chaitanya» y del «soi» que es traducido en Sahaja Yoga por vibraciones divinas. Estas nociones de soplo, serpiente y vibración se encuentran en numerosos textos antiguos, pero su significado se ha desviado o perdido, algunas veces, en la profundidad del curso de los siglos.

Si usted desea continuar conviviendo con las supuestas fantásticas experiencias de supuestos gurús y leyendo libros que nunca le explican claramente como llegar a vivir la experiencia y por qué ésta se produce, no debe interesarse por esta página. Dr. Lefebure Methods son un conjunto de técnicas iniciáticas analizadas de forma científica por el Dr. Lefebure, que le permitirán vivir la experiencia sin dependencia alguna de nadie, de una forma clara y limpia, aprenderá sobre diferentes técnicas aplicadas en meditación y yoga.

En todas las tradiciones iniciáticas vinculadas al despertar de kundalini la luz gira, pulsa y vibra. Dr. Lefebure Methods explica porqué y como reproducirlo con independencia y control absolutos para vivir nosotros la experiencia y no vivir la de los otros. Una de estas premisas para despertar kundalini es el giro, cuando nuestro pensamiento gira se tocan zonas muy profundas del cerebro que producen un enorme descanso físico, una gran calma mental, una reflexión mucho más rápida que de costumbre y un bienestar profundo así como una gran claridad de la conciencia.

Además de este profundo estímulo intelectual, el Girascopio o máquina para despertar kundalini desarrollada por Dr. Lefebure Methods permite desencadenar ciertos fenómenos neurológicos muy curiosos y muy agradables, a causa de la amplificación de sensaciones subjetivas que provoca la rotación mental. Este campo de la rotación del pensamiento jamás a sido verdaderamente estudiado, pero está presente sin embargo en todas las tradiciones, relacionada con kundalini y con los chakras. En Turquía, los Derviches giran sobre sí mismos para impregnarse tan completamente con la rotación que la experimentan incluso después de su práctica. Después de años de práctica, pueden tener la impresión de que el Universo gira alrededor de ellos. La sensación subjetiva del giro está entonces completamente despierta, lo que les permite fusionarse con el Cosmos y por tanto conocer el lado espiritual de la gravitación por la exteriorización de su conciencia fuera del cuerpo.

El análisis de estos fenómenos por los fosfenos muestra que, la potencia de kundalini es debida a la sincronización de los ritmos cerebrales, lo que da la sensación de una generalización de estos ritmos en todo el cuerpo, manifestándose los más poderosos en forma de rotaciones y de espirales.

Giro y kundalini siempre juntos

Giro y kundalini

La localización puntual de estas rotaciones constituye la percepción de los famosos chakras cuyo nombre significa rueda. La fisiología cerebral aplicada desarrollado por Dr. Lefebure Methods nos permite, en el presente, gracias a los fosfenos, comprender que estas tradiciones no han salido de la nada ni de la imaginación de nuestros antepasados sino que algunos fenómenos que son perfectamente constatables y reproducibles a voluntad. Dr. Lefebure Methods desarrolla cursos en los que se enseña y se provoca como despertar la energía kundalini y los episodios de desdoblamiento de forma regulada coordinada, reproducible y consciente.

Kundalini y pensamiento rítmico

El pensamiento rítmico es básico en la experiencia de kundalini, para despertar kundalini que, etimológicamente significa pensamiento rítmico, es necesario que el pensamiento consiga amplificarse mediante la sincronización neurológica que produce el ritmo. Es fácil darse cuenta de la importancia del ritmo en la experiencia de kundalini con esta animación clic. El rimo estructura y amplifca la experiencia sutil de kundalini y del despertar de kundalini, es decir, el pensamiento debe vibrar, la luz debe vibrar, en el caso de los ejercicios de despertar kundalini descritos por la Dr. Lefebure Methods, a la sexta parte de segundo. Dr. Lefebure Methods explica siempre desde el punto de vista científico, cómo y porqué se realizan las experiencias de subida de kundalini.

Kundalini y rotación en la Historia

Los lamas tibetanos utilizan molinillos de plegaria, una especie de chicharras sobre las que se pega una plegaria escrita en un papel. Los giran para hacer llegar la plegaria a los dioses. Por lo tanto, su pensamiento se ve arrastrado constantemente por este movimiento de rotación, mientras se balancean de forma rítmica y repiten la letanía o el mantra.

Antes de la última Guerra Mundial, en Alemania, existía una tradición germánica que consistía en lanzar desde lo alto de una cuesta una gigantesca rueda llena de paja encendida. Esta rueda de fuego podía verse desde muy lejos y producía, no solamente un fosfeno muy grande, sino que además éste estaba imbuido de un potente movimiento que era fácil recrear mentalmente.

Algunos pueblos indios de América del Sur realizaban «juegos místicos», que consistían en atarse a una liana enrollada alrededor de un palo muy alto y tirarse desde la parte superior del palo. Al desenrollarse, la liana arrastraba consigo al que estaba atado a ella y le imprimía un movimiento de rotación cada vez más amplio y lento. Estos indios decían que así entraban en comunicación con el mundo de los espíritus.

En África, después de un fallecimiento, los brujos realizan una danza compuesta de giros sin moverse del lugar, que les permite contactar con el alma del difunto. Otro caso es el de las sacerdotisas bonzo, que llenan un caldero con agua en el que se refleja el Sol; después agitan el agua imprimiéndole un movimiento de rotación, se detienen y observan el agua que continúa su movimiento. Frecuentemente, realizan estas prácticas para favorecer la adivinación.

Como vemos, los ejemplos referentes a la importancia de las rotaciones en los fenómenos místicos y psíquicos son variados y se ríen de las fronteras tanto como de las culturas. Estos ritos son universales porque su naturaleza es puramente fisiológica.

Este movimiento de rotación del pensamiento estimula una zona del cerebro relacionada con una función rotatoria, es decir que, al imaginar algo que gira, ciertas zonas de cerebro tratan la información como un movimiento de rotación, que a su vez produce una sensación subjetiva de rotación.

Es fácil comprobar la existencia de la función rotatoria del cerebro mediante un aparato llamado Giropulsar o Alfalum desarrollado por el Dr. Lefebure vinculado a la activación de los chakras y a la subida de kundalini.

Cómo despertar kundalini

-Ya me he acordado de qué más había en la lista de reservas – dijo Lorraine -. Un libro nuevo: «Guía de las Hadas». ¿Qué es, un libro para niños?

No – lo sacó del estante de las reservas -. Trata de la presencia de las hadas en nuestra vida cotidiana.

Me lo mostró. En la portada tenia un dibujo de un hada asomándose por detrás de un ordenador, y encajaba con uno de los criterios de la moda de los libros: sólo contaba con ochenta páginas. «Los puentes de Madison County» tenía 192. «Juan Salvador Gaviota» tenía 93, y «Adiós Mr. Chips» muy de moda en 1934, sólo 84. También estaba lleno de tonterías. Los títulos de los capítulos eran «Cómo ponerse en contacto con su hada interna», «Cómo pueden ayudarnos las hadas en el mundo corporativo» y «Por qué no hay que prestar atención a los incrédulos»… La cogí, le eché un vistazo para ver si todavía tenían el milhojas de coles y tomates secados al sol, y volví a los contactos. El «footing» estaba pasado, y las bicis de montaña y los kayaks eran la última. Y los ángeles. Uno de los anuncios estaba encabezado con las palabras MENSAJERO CELESTIAL y otro decía: «¿Te dicen tus ángeles que me llames? El mío me dijo que escribiera este anuncio», cosa que encontré bastante improbable…..

Así escribe Connie Willis, una delicia de autora, sobre las modas en su libro «Oveja Mansa»; es, de verdad, muy interesante y divertido. ¿Pero esto que tiene que ver con una web que trata de la subida y el despertar kundalini? Se preguntará usted. Creo que bastante. Verá, las modas vienen y van, «ángeles» «minigolf», «hula-hoop», «el pelo corto», «hadas», etc. Y su origen se mantiene en el misterio, ¿por qué razón arranca una tendencia? ¿qué hace que se produzca el contagio? Complicado, muy complicado, si alguien tuviera la llave sería la persona más poderosa del planeta.

Corrientes de nueva era, corrientes pacifistas, artísticas, medio ambientales, periodos de agresividad bélica, de despilfarro, de depresión, suma y sigue en un constante devenir alterno y cíclico. Nunca me llegó a interesar realmente ninguno de ellos porque dependen de situaciones específicas que, al variar, varían la tendencia; a lo largo de una vida se puede demonizar o ensalzar la misma cosa varias veces.

En el mundo espiritual sucede más de lo mismo, cada día nuevas tendencias, nuevas terapias, nuevos enfoques, ¿evolución? No me lo parece, nuevos gurús, nuevas técnicas, nuevas necesidades y vuelta a empezar.

¿Qué se mantiene inalterable desde el inicio de los tiempos? Las cosas que no se ven: el amor, la compasión, el odio, el rencor, la alegría, el entusiasmo, la tristeza, la melancolía, la vida, la muerte, creo que en estos temas sí vale la pena profundizar, analizar, y construir. De hecho no son temas, son las bases de vida.

La energía kundalini, el despertar de kundali, el yoga kundalini, el mantra de kundalini, es igual como lo quiera llamar, en definitiva: la energía sexual es una de estas bases. La fuerza sexual es en cada uno de nosotros una reserva de energías ilimitadas. Una pareja de mosquitos taparía todo el Universo con su descendencia si se la pudiera alimentar hasta la saciedad (La iniciación de Pietro. Dr. Francis Lefebure).

El mantra y el despertar de kundalini

La conciencia de kundalini y su despertar con el pensamiento rítmico

Es un vector básico de la especie, fundamental, esencial, sin él no hay evolución, sin él no hay especie.

La luz en el cielo, la sexualidad en la Tierra y ambos complementándose: Supongamos un astronauta cuyo cohete abandonara la Tierra en dirección al Sol. Al partir, el Sol está por encima de él y la Tierra por debajo. Pero después que ha sobrepasado la equigravitación (es decir, el punto de equilibrio entre la gravitación solar y la terrestre) siente que cae sobre el Sol que entonces tiene debajo de él. Si transponemos esta ley a nuestra vida interior, significa que al principio de nuestra práctica la luz parece venir de los planos superiores, pero a partir de cierto grado de elevación espiritual, la luz nos viene de abajo, del centro psíquico inferior, que es un órgano complejo, igual que la estructura del Sol que la astronomía actual sabe que es mucho más elaborada de lo que se creía (Kundalini II. Dr. Francis Lefebure).

El concepto fundamental del desarrollo cerebral y mental, el denominador común, la clave, el centro, la base, es la luz. El trabajo del Dr. Lefebure es espectacular y único en el análisis de la utilización y conversión de la energía luminosa en energía mental, esta obra da un paso más analizando con una precisión quirúrgica cómo convertir la energía sexual en desarrollo espiritual, es decir, kundalini. ¿Le parece esto una moda, una tendencia?

Pueden producirse mejoras en el material técnico para facilitar las experiencias o nuevos descubrimientos médicos que no hagan más que profundizar en los aspectos ya investigados y demostrados por el doctor Lefebure, pero nada más, la esencia y el procedimiento será el mismo hoy y de aquí a mil años; de eso trata Fosfenismo, la técnica de la luz natural, la terapia natural con la luz natural, de eso habla, eso es lo que intenta transmitir, no lo banal pasajero, fútil, o prescindible sino lo poderoso e irrenunciable que llevamos dentro.

Naturalmente en esta web no va a encontrar las fascinantes descripciones a las que nos tienen acostumbrados los antiguos «iniciados» ni la poesía del qué se siente; como siempre, encontrará cómo hacerlo usted mismo, la explicación clara y concisa de los pasos a seguir para reproducir esta experiencia fascinante, con autonomía y lucidez. Vamos a exponer algunos ejemplos de la forma de trabajar del Dr. Lefebure. Antes de presentar su trabajo nos desmenuza todas las obras sobre kundalini que han sido referentes hasta el momento; sobre Kundalini la energía evolutiva en el hombre, del Pandi Gopi Krishna entre otras cosas, escribe:

Sospechando que la presencia del Sol en sus ojos tuvo algo que ver en su experiencia, repite al día siguiente en una habitación, sin que incidan en él directamente los rayos solares. Se reproduce el mismo fenómeno, pero mucho más débilmente. Concluye diciendo, algo precipitadamente, que puesto que no se hallaba al Sol éste no tuvo, por tanto, nada que ver en esta segunda iluminación.

Para empezar, esto equivale a no tener en cuenta para nada las leyes más elementales de la fisiología: las repercusiones a posteriori de toda situación particular son siempre muy grandes (vacunas, tomar el Sol, setas venenosas, por ejemplo). (Kundalini I. Dr. Francis Lefebure). 

Más adelante establece una vinculación técnica de sus descubrimientos teóricos con el yoga de Cachemira:

El yoga de la kundalini. Sri Swami Sivananda (Ed. Epi 76 bis rue des St.Pères, Paris 1983) expone el punto de vista más reciente que es el clásico actualmente, en general, en las escuelas de yoga occidentales. Se hace especial hincapié en las posturas y las descripciones con muchos detalles mitológicos de los lotos, pero el aspecto vibratorio, principalmente giratorio de kundalini no se menciona.

Sin embargo, hemos visto con la obra de Lilian Silburn que es el aspecto primitivo de kundalini, y nos daremos cuenta, a todo lo largo del presente libro de que la tríada Oscilación, Torbellino, Temblor (por descontado, utilizados mentalmente) es la interpretación de kundalini que mejor se justifica desde el punto de vista de la fisiología cerebral (Kundalini I. Dr. Francis Lefebure).

El eterno trabajo de nuestra técnica de luz natural es seguir el hilo conductor del desarrollo de la espiritualidad humana, existe ese vínculo conductor pero enredado en todo el caos de tendencias y tradiciones que acaban perdiendo su sentido original que, en ocasiones, por dejadez, inercia o ignorancia, se diluye en la noche de los tiempos.

Las ovejas son animales curiosos.

Necesitan una «mansa» a quien seguir. No es, para nada, la más inteligente, probablemente sea sencillamente la más ansiosa y es por esa razón que hace las cosas primero, el resto del rebaño hace lo único que sabe hacer: seguir. Sin la «mansa» el rebaño está perdido. En la mayoría de ocasiones los hombres nos comportamos así, seguir tendencias o modas por globales que sean es nuestro afán, buscamos la vinculación, el gregarismo; la soledad de la verdad, normalmente, asusta. Ese no es el trabajo de Fosfenismo, miles de practicantes en todo el mundo no hacen más que fortalecer su fuerza y su independencia con la energía psicológica, mental y espiritual que ofrece la practica del método.

Un caso comparable de multiplicación de imágenes probablemente fosfénicas: el del monje Lunzun en el desierto de Gobi……

Este monasterio nació en las siguientes circunstancias: en el 366, el monje Lunzun, puro y humilde, caminando durante muchos meses en este paisaje montañoso y desértico, alcanzó un atardecer el Monte Mingsha, cresta que desde el este dominaba un grandioso valle. En la cresta opuesta, dominando el oeste del valle se suceden cimas graníticas. El Sol se disponía a ponerse por detrás del monte Sanwei. En estas rocas predominan grandes cristales de mica, de manera que los reflejos de los últimos rayos del sol poniente arrancaban a estas montañas muy secas destellos de mil fuegos.

(En Quebec, el cabo que separa el inmenso río San Lorenzo de su embocadura se llama «Cabo Diamante» por la misma razón: la abundancia de las inclusiones de mica lo hacen muy brillante cuando los rayos solares poseen una determinada inclinación). Frente a este espectáculo de la naturaleza, el monje tuvo repentinamente la visión de millares de Budas, en la postura del loto, que flotaban en el aire por encima de estas cimas. Interpretó esta visión como un mandato del divino de establecer su ermita bajo esta cima, y excavó la primera de las grutas de Mogao…..

El hecho de que el monje Lunzun al llegar súbitamente a la cima y observar fijamente el Sol poniente transformara en visión lo que había sido su tema de meditación y de visualización durante largos años no puede sorprender a los que estudian el Fosfenismo: muy frecuentemente, el pensamiento es transformado en visión por su mezcla, sea con un posfosfeno o sea con un súbito y fuerte alumbrado, el cual contiene siempre en mayor o menor grado cofosfenos. En estas ocasiones se produce una metamorfosis instantánea bajo este impacto. Pero aquí la multiplicación de la misma visión millares de veces nos recuerda la multiplicación del ángulo recto de la plancha en el haz de fosfenos asociada al alumbrado periódico rápido (Kundalini I. Dr. Francis Lefebure).

O por ejemplo:

Recuerdo que, siendo niño, nos hablaban de los molinos de plegaria de los tibetanos. Esto nos divertía porque se nos daba a entender que creían que les bastaba con escribir sus plegarias en las aspas del molino, y dedicarse a sus labores mientras el viento hacía girar el molino para que Dios escuchara sus peticiones y se las concediera. Pero hace pocos años, en la iglesia de Pornichet, balneario francés cerca de la Baule (Loira Atlántico), vi una capilla lateral donde se podían colocar cirios. Debido al flujo de turistas, casi no cabían más cirios.

Al lado había un escrito que decía: «Si no hay más sitio, deposite su cirio en el altar, nosotros se lo colocaremos».

Estos hechos prueban que en todos los países, en todas las épocas, los cultos comportan determinados ritos cuyo sentido primitivo es muy profundo, pero se ha perdido de manera que la desviación del rito da lugar a prácticas ridículas. Lo hemos probado en varias de nuestras obras desde 1959: el sentido del cirio es que, si se reza mirando fijamente su llama de bastante cerca, una cierta cantidad de energía luminosa se transforma en energía mental, sobre todo si, de vez en cuando al rezar cerramos los ojos, cosa que ya se suele hacer de manera instintiva.

Desde ese momento percibimos el fosfeno que, como hemos dicho en esta obra sirve de transformador, de frecuencia media, entre la energía de la luz y la del pensamiento. De esta forma la oración adquiere mucha más potencia (Kundalini I. Dr. Francis Lefebure).

Así pues, para el despertar de la energía kundalini utilizamos unos aparatos que nos permiten generar las experiencias fisiológicas necesarias para la subida de kundalini, son aparatos maravillosos no por su sofisticada técnica, sino porque nos ofrecen realizar, sin distracciones, sin peajes, el camino más corto hacia la subida de kundalini con total independencia.

Para despertar kundalini necesitamos:

La lámpara fosfénica de luz natural para hacer fosfenos.

El neurosincronizador para que la luz vibre.

El girascopio para que la luz gire.

El lámpara iniciática para que la luz pulse.