Saltar al contenido

Música chamánica y patrones rítmicos de Fosfenismo

Música chamánica y Fosfenismo

Música chamánica y Fosfenismo

La música chamánica tradicional se desarrolla alrededor de unos elementos musicales básicos. Cuando se observan con atención, es fácil descifrar que se corresponden, fielmente, a los mantras rítmicos estudiados por Dr. Lefebure Methods®. Comparar los motivos musicales tradicionales de la música chamánica con los mantras del Dr. Lefebure Methods® puede ayudarnos a entender los aspectos fundamentales de la música chamánica de sanación y de la puramente ritual.

El tambor chamánico está presente en todas las culturas en una forma u otra. En consecuencia, tradiciones posteriores a la cultura chamánica más elaboradas, frecuentemente incluyen elementos basados en instrumentos chamánicos que proceden directamente, de orígenes y tradiciones chamánicas ancestrales. En el video puede ver como un monje ortodoxo rumano llama a la congregación golpeando rítmicamente una tabla de madera. La escena podría compararse con un ritual oficiado por un chamán en los antiguos tiempos paganos. La liturgia es secundaria, el ritmo del tambor, es decir, en este caso, el de los golpeteos en la madera, es lo importante.

El shuffle y la música chamánica

Al principio, el monje empieza con un simple “DA – da” (con las mayúsculas representando acentuación, es decir, un golpe más fuerte y sonoro). Podríamos llamar a este ritmo, muy simple, el shuffle, una denominación utilizada en el Blues y el Jazz.

El caso es que este ritmo, ha sido utilizado extensamente con los instrumentos musicales chamánicos, desde las maracas chamánicas al tambor chamánico, además de algunos otros instrumentos dedicados a la música chamánica de sanación e iniciación espiritual.

Los más simples de los sonidos de tambores chamánicos se comprenden fácilmente mediante las explicaciones del Fosfenismo sobre los mantras. Sus descubrimientos en fisiología cerebral indican que existe un principio universal detrás de cada ritmo dedicado a la iniciación. Un principio utilizado por todas las culturas, en todos los lugares y épocas. Este principio se remonta a las más antiguas formas de música chamánica, aún más, todavía da forma a la música de hoy en día.

En el video, vemos como el monje empieza con un shuffle simple, y rápidamente, incorpora un golpe a este ritmo básico, produciendo un tresillo, el más elemental ritmo ternario. Durante algunos segundos, alterna entre estos dos ritmos, después permanece en el tresillo, tocando progresivamente más rápido, hasta que alcanza aproximadamente 12 golpes por segundo.

Podemos describir esto rítmicamente, de dos formas:

DA – da – – – DA – da – – – DA – da – – – DA
DA – da – da – DA – da – da – DA – da – da – DA

Es muy fácil de ver que el primer ritmo se enmarca en el segundo.

Si estudiamos estos dos patrones rítmicos con los trabajos del Fosfenismo sobre los mantras, observamos que el primer patrón corresponde a los ejercicios de balanceos con el mantra IL-LI.

Balanceos e instrumentos musicales chamánicos

Existen muchos bailes y ejercicios espirituales que utilizan balanceos, ya se realicen con el cuerpo, o con la cabeza. Aquí incluimos también a todos los bailes con movimientos alternos. Por ejemplo, son muy comunes en los bailes tradicionales africanos, vaivenes ahora a la izquierda ahora a la derecha. En definitiva, estos particulares tipos de bailes corresponden a los ejercicios de balanceo descritos por Dr. Lefebure Methods®.

Si tengo que crear una música que acompañe los balanceos, el shuffle viene naturalmente a mi mente, porque me gusta mucho el Blues. Todos los seguidores del Blues saben que este tipo de música produce un balanceo. La música chamánica no es muy distinta a la del Blues. La expresión sí es diferente, pero las raíces son las mismas. Esto es aplicable a todas las formas de música moderna que utilizan ritmos similares al shuffle: jazz, reggae, soul, funk, hip hop…

Incluso siendo, obviamente, los instrumentos musicales chamánicos ancestrales muy diferentes a los que se utilizan en la actualidad, las multitudes siguen bailando y balanceándose como nuestros antepasados ​​lo hacían con los sonidos de los tambores chamánicos.

En cuanto al ritmo ternario, este produce una impresión subjetiva de rotación. De hecho, es la base de muchas formas de baile en las que la rotación es fundamental, por ejemplo, el vals. Hay muchos ejemplos de bailes rotacionales y, aunque existan diferencias culturales obvias, estos bailes están relacionados con la música chamánica de tambores.

Patrones rítmicos ternarios y música chamánica

Los ritmos ternarios también aportan un nivel extra de energía al ritmo oscilante del shuffle. Ya hemos visto que los patrones rítmicos están relacionados, de hecho, el patrón ternario es exactamente como el shuffle, solo que con un golpe más. Esto corresponde a un concepto específico de la teoría musical: el compás.

Un compás puede dividirse en partes iguales, y eso determina un numero de tiempos por compás y una duración de las notas. Esto produce medias notas, cuartas notas, octavas notas, decimosextas notas, etc. Con cada división, existen el doble de notas en el compás. Debido a que hay más notas por compas, el oyente tiene la impresión de que la música se acelera, por ejemplo, cuando el batería incorpora las decimosextas notas. Todo ello es solamente una impresión subjetiva, porque el tempo no se cambia.

Este fenómeno está relacionado con las octavas. Todo el mundo es capaz de reconocer una octava tocada en un piano: corresponde a la misma tecla que la nota elegida, pero una sección más alta o más baja en el teclado. Sin embargo, el análisis del tono muestra que el valor de frecuencia real de la nota se duplica cuando sube una octava, y se divide a la mitad cuando baja una octava.

Lo que es verdad con los tonos también lo es con los ritmos. De hecho, los tonos son simplemente ritmos muy rápidos. Entonces, cuando se duplica el número de tiempos de un compás, se sube una octava, y esa es en gran medida la definición del nivel de energía. Es comparable a los niveles de energía del electrón en física.

En consecuencia, cuando el batería intruduce la decimosexta nota, por ejemplo, en los platillos, todos sienten que la energía sube. El baile se acelera.

Bernard Purdie y la antigua música chamánica

Bernard Purdie, un batería influyente, desarrolló el Purdie Shuffle, un patrón rítmico particular. Como su nombre indica, es un tipo de shuffle. También es un patrón rítmico ternario y, como tal, coincide exactamente con los patrones rítmicos que utiliza Dr. Lefebure Methods® para los mantras, es decir, igual que lo hace la música chamánica de percusión.

No es imprescindible prestar mucha atención a sus explicaciones. Lo que realmente interesa aquí, es percibir la energía añadida de las cuartas, octavas y décimosextas notas. No se preocupe si no entiende todo lo que dice Purdie, solo escuche su toque en los platillos. Son los llamados hi-hat o charles, notará que hay un aumento de energía cuando hay más golpeteos.

Observará que el da – DA, el shuffle, el mecimiento de la música chamánica, Purdie lo marca con el bombo: doom – DOOM.

En el platillo, toca el trío da – da – DA, y aunque el sonido es distinto al de los tambores chamánicos, el ritmo es equivalente. Aunque Bernard Purdie no es un chamán, sin embargo, utiliza las mismas raíces que la antigua música chamánica.

La música moderna y la música chamánica

La música moderna ha evolucionado mucho desde la música chamánica tradicional interpretada por nuestros antepasados. Los instrumentos musicales chamánicos, desde las maracas chamánicas hasta el tambor chamánico, han sido reemplazados por instrumentos modernos. Incluso, hoy en día, hay dispositivos electrónicos de uso común para crear música. Sin embargo, las más profundas raíces de la música chamánica todavía son utilizadas por los músicos actuales. Incluso en la música menos elaborada,  se recurre a los mismos elementos psicoacústicos utilizados en la música chamánica de percusión.

Los instrumentos chamánicos pueden ser arcaicos, pero los cimientos de la música chamánica aún perduran en la música moderna. La mayoría de los tipos de música de baile actuales son similares a la antigua música de percusión chamánica. Es possible que los chamanes sean cosa del pasado, pero sus ritmos se siguen utilizando para que la gente baile. El tambor chamánico de nuestros antepasados ​​nunca ha muerto.

Bruno Catala

alatac9@yahoo.com