Saltar al contenido

Expansión cerebral por la luz natural: fosfenos y luz natural

Aplicación de la luz natural en áreas de pedagogía y desarrollo personal.

3,0019,00

Limpiar
SKU: ABC.2 Categoría:

Expansión cerebral por la luz natural: fosfenos

Desde los años 1950, sabemos que la luz tiene una gran influencia sobre las funciones hormonales por medio de la hipófisis por ende sobre la expansión cerebral. Una serie de investigadores han utilizado recientemente la acción estructurante de la luz sobre el sistema nervioso en la depresión crónica. En efecto, estos investigadores han observado que en ciertas formas de depresión, las recaídas más graves se producen durante el otoño, una época en que la luminosidad decrece. En diversos hospitales, las personas que padecen una depresión crónica se colocan bajo potentes lámparas capaces de producir al menos 10.000 lux.

El SDE (síndrome depresivo estacional), muy extendido en los países nórdicos a causa de la duración extrema de las noches, ha impulsado a los médicos e investigadores a buscar una alternativa a los medicamentos para combatir estos problemas. La luz se utiliza también como sincronizador para regularizar los ritmos de sueño completamente alterados. Actualmente, el cuerpo médico reconoce de forma unánime los beneficios que puede aportar el baño de luz mediante la lámpara de luz natural.

De ahí a pensar que la luz podía tener un efecto estimulante sobre las facultades cerebrales, e intelectuales en particular, sólo había un paso, que el Doctor Francis Lefebure ya había dado en 1959, después de haber realizado numerosas observaciones detalladas; en Expansión cerebral por la luz natural seguimos esos pasos hasta los efectos estimulantes de la luz en pedagogía y desarrollo personal.

Efectivamente, la luz es una energía que produce sincronizaciones entre las células cerebrales, acelerando y amplificando los procesos psicológicos. De forma que mirar fijamente durante un corto período una fuente luminosa adecuada, lámpara fosfénica, aporta una energía suplementaria al conjunto de la masa cerebral, lo cual mejora las capacidades mentales (memoria, concentración, ideación, creatividad, iniciativa, etc.), es decir, la inteligencia en su conjunto, la expansión cerebral.

El extraordinario descubrimiento del doctor Lebebure es que la mezcla de un pensamiento con un fosfeno transforma la energía luminosa en energía mental produciendo una extraordinaria expansión cerebral. Los fosfenos son las manchas de colores cambiantes que se observan en la oscuridad después de mirar fijamente durante un corto período una fuente luminosa adecuada, lámpara fosfénica. La «mezcla fosfénica» consiste en mezclar un pensamiento con un fosfeno.

La «mezcla fosfénica» es un método excepcional de desarrollo personal que se puede aplicar a cualquier edad, sea cual sea el grado de dificultad y en todos los ámbitos de la vida, expansión cerebral pues mediante la luz natural.