Reiki amplificado y dinamizado con fosfenos

Reiki y fosfenos

Reiki amplificado con la terapia de la luz natural mediante fosfenos: Fosfenismo

Los tratamientos de reiki son extraordinariamente más eficaces utilizados con la técnica de luz natural de los fosfenos, el Fosfenismo. Canalizar la energía vital del universo con nuestro cuerpo como transmisor mediante la imposición de manos con la intención de armonizar o curar una enfermedad es el objetivo del reiki. La palabra japonesa reiki une re que significa espíritu con ki (chi, en chino) cuyo significado es energía de la vida, de hecho la significación léxica más utilizada en japonés para la palabra reiki es presencia espiritual. Su fundador Mikao Usui llega al reiki por una revelación en un estado de iluminación.

Así pues su práctica consiste en canalizar el ki con el terapeuta como canal hacia el paciente con el objeto de curar o de armonizar. El ki es lo que anima, lo que une todo, la energía circulando por el universo como la sangre por nuestro ser, de hecho los meridanos de energía de nuestro cuerpo, que se superponen en el centro o chakra hara, (Tan Tien en chino) son canales por los que circula el ki.

El reiki amplificado con fosfenos

Amplificar el Reiki con fosfenos

Salvando todas las distancias posibles, pues no dispone de equivalente en la cultura occidental, podríamos establecer similitudes con el éter o con el quinto elemento de los alquimistas; para los hindúes el prana. El ki es tan primigenio que es anterior a la dualidad yin/yang, no es de extrañar que su desequilibrio se considere anterior así pues precursor, de la enfermedad.

El reiki, a pesar de estar muy extendido e incluso de utilizarse en servicios de salud públicos del Reino Unido y de los Estados Unidos se considera por la alopatía oficial como una psudociencia y simplemente se le tolera. El motivo fundamental es que utiliza algo que no se ve que no se puede pesar y que tiene tintes místicos, la energía ki. Hay pues dos razones importantes para la utilización de los fosfenos en el reiki, en primer lugar, mezclar el reiki con fosfenos es absolutamente fantástico, amplifica los efectos de la terapia de un modo increíble y en segundo lugar el fosfeno permite ver la energía ki se que está canalizando.

El Fosfenismo explica como convertir la energía de la luz en energía emocional, cognitiva y sutil de un modo muy práctico, muy fácil, muy directo y con la posibilidad además de verla físicamente y de poder proyectarla, de exteriorizarla.

La luz recorre nuestro organismo llevando información (véase en el artículo de Fosfenismo y chakras) como ha demostrado la doctora Esther Del Rio realmente eso es lo más parecido al ki que uno pueda imaginar obviando que quizás sea lo mismo pues la luz está en el origen del Universo… Así pues, transmitir la energía de la luz, fosfeno, hacia el paciente en una sesión de reiki es irrenunciable.

El fosfeno se obtiene tras mirar fijamente una fuente de luz adecuada, lámpara fosfénica, durante treinta segundos tras lo cual aparece en nuestro campo visual una mancha multicolor, (chakra ajna) que evoluciona durante tres minutos en un devenir de colores y de fluctuaciones que tiene relación con el estado mental emocional y sutil de quien realiza la experiencia según descubre y demuestra el Dr. Lefebure, no solo eso si no que el fosfeno, con los ojos abiertos, se puede proyectar sobre un paciente, apareciendo la mancha sobre él de forma que literalmente, nuestra luz interior, nuestra energía sutil al transformar la energía primigenia de la luz en fosfeno, está sobre él.

El fosfeno se puede fotografiar, no es una energía imaginada ni mucho menos una simple imagen de persistencia retiniana, en condiciones adecuadas si de proyecta un fosfeno sobre una placa fotográfica aparece lo que uno está viendo en la placa, es fantástico. Hay más, en los curso de Fosfenismo, se proyecta el fosfeno sobre un sujeto receptor y éste siempre nota y ve cambios significativos en sus sensaciones físicas. El fosfeno pues, es tan poderoso que es capaz de tocar la realidad física y dejar una huella, siendo él, una realidad que no pesa pero sí se ve

Cómo proceder en una sesión de reiki con fosfenos

La intención del terapeuta de reiki es ser un canal para la energía ki y transmitirla al paciente, para ello qué mejor que estar los dos, el terapeuta de reiki y el paciente en una sesión de reiki, en la misma frecuencia de luz. El primer paso pues será hacer un fosfeno mirando los dos, terapeuta y paciente, la lámpara del Dr. Lefebure durante aproximadamente unos 30 segundos.

Tras la observación fija de la luz su homólogo sutil, el fosfeno, está activado en los dos solo que el paciente se abandonará a la observación de su fosfeno y las sensaciones físicas y sutiles de la terapia de reiki y el terapeuta proyectará la energía del fosfeno sobre el paciente procediendo siempre con la técnica de reiki habitual, «sin cambiar nada», solo que en la sesión con fosfenos, la luz está presente en su técnica y él la ve y la siente.

Pasados aproximadamente unos cinco minutos, el terapeuta de reiki, alzara la mirada de nuevo a la lámpara fosfénica, sin detener su trabajo, para realizar otro fosfeno y repetir así el proceder, manteniéndose el paciente recibiendo la terapia de reiki y sin necesidad de volver a realizar otro fosfeno.

Los resultados son impresionantes, el reiki realizado con fosfenos es algo muy especial y sobre todo no supone cambiar nada al terapeuta de reiki, simplemente amplifica su técnica con su luz interior exteriorizada sobre el paciente.

Me gusta siempre señalar que la primera vez que dimos un curso en Brasil, fuimos invitados por el Dr. Egidio Vecquio que era el presidente de la Asociación Brasileña de reiki, en aquella ocasión dimos un curso ante 170 maestros de reiki, recuerdo vivamente la emoción de los «maestros» durante las proyecciones con fosfenos.

Francesc Celma i Girón

Reiki con Fosfenos por José Rius

Curiosamente, al empezar a trabajar con la luz natural y los fosfenos, me di cuenta de la maravillosa simbiosis de esta técnica con el reiki, ya que facilita la conexión terapeuta-paciente, refuerza en gran medida los tratamientos reiki y fortalece incluso al propio terapeuta. Para los que no sepan lo que es reiki o los fosfenos, abajo hay una breve descripción… pero vamos a lo que nos interesa sobre el practicante de la terapia conocida como reiki.

Preparación del terapeuta de reiki

Los fosfenos ayudan en gran medida a sincronizar hemisferios cerebrales, unificar cerebro, y por consiguiente reforzar y regenerar el campo áurico del terapeuta. Si a la preparación para el trabajo terapéutico, cada uno la/s técnica/s que empleé en su día a día: meditación, autoafirmaciones, waka, limpieza, autotratamiento… le añadimos la realización de una serie de fosfenos con intención, los centrados mental y emocional equilibrados facilitan enormemente el trabajo posterior durante la sesión de reiki.

Personalmente recomiendo fosfenos con intención de equilibrar el sistema nervioso y el muscular, y otra tanda de fosfenos con la intención de limpiar y preparar la recepción de información del campo áurico del/de los paciente/s. Esto complementa, en gran medida, la intuición desarrollada con las técnicas: Reiji-Ho y Byosen Reikan-Ho, siendo de gran ayuda para el terapeuta y obteniendo así una mejor ayuda al paciente.

Reiji –Ho

El nombre de esta técnica significa referencia/medidor de la energía vital. Todo humano nace con intuición, viene de serie, más bien se trata de escucharla y hacerle caso.

·         Quieto, sentado o de pié, ponte cómodo y relájate.
·         Comenzamos en posición Gassho (Namasté), (conectamos con reiki, mokunen, oración silenciosa: pedimos la sanación de la persona a tratar y nos retiramos, huecos como el bambú). Centramos la mente y fijamos como objetivo o propósito a alcanzar, sentir una sensación (en japonés hibiki) que nos indique donde poner las manos para obtener la curación de la persona a tratar y poder ayudarla a que restablezca su salud (nosotros sólo ponemos las manos.
·         Una mano sobre la cabeza del paciente, chakra coronario, (o ambas entre cuello y hombros, si está sentado). Según seamos visuales, auditivos o cinestésicos, así saltará la sensación a nosotros con más facilidad; hay terapeutas que sienten en su cuerpo las sensaciones, es otra forma de sentir el hibiki (sensación). Intenta sentir, la intuición ya la tienes de serie, simplemente escúchala, confía en tus manos, ellas saben. No hagas las cosas mecánicamente, amor + atención conducen a la sanación.
·         Una vez sabemos dónde hay que aplicar reiki, lo hacemos.

Byosen Reikan Ho

Esta técnica consiste en percibir, en sentir los desequilibrios corporales, en uno mismo o en los demás.

·         Comenzar igual que los dos primeros puntos del Reiji-ho (técnica anterior).
·         La persona que va a recibir el tratamiento estará tendida, sentada o de pie (más cómodo tendida). Se pasan las manos, DESPACIO, a unos centímetros de su cuerpo, desde cinco a no más de un palmo. En recto por el eje central o en caduceo (haciendo un ocho centrado en el corazón, empiezo una vuelta encima de la cabeza y la segunda que configura el ocho en el corazón, ambas en sentido contrario a las agujas del reloj).
·         Cuando se percibe la sensación, cosa que notaremos generalmente por una variación, de calor, cosquilleo, latidos, como alfilerazos en las manos, pulsaciones, picores, dolor, como una tensión, … mantener las manos en esa posición hasta que desaparezca la sensación o los tiempos indicados al principio. Si es una enfermedad crónica, el síntoma de dolor puede extenderse hasta los brazos inclusive. De no sentir nada procederemos a alisar el aura del paciente tres veces y repetiremos la exploración. (3 veces máximo).
·         Siga recorriendo el cuerpo, hasta que ya no se detecten sensaciones (hibikis), en ese momento finalice el tratamiento.
·         Meditación Gassho para finalizar la técnica, mokunen para agradecer.
Es posible que se pare uno en el mismo punto varias veces, no pasa nada se vuelve a tratar y a seguir.

Otro trabajo muy interesante con el fosfeno, con la técnica de Dr. Lefebure Methods, es proyectar el fosfeno sobre las manos después de realizar una meditación Gassho de unos minutos.

Lograr la mente unificada o Meditación Gassho: Seishin Toitsu o Gassho Kokyu –Ho

·         Comenzar en posición Gassho (Namasté). Llevar la atención a las manos.
·         Respirar. Al inhalar empezar a absorber la energía por las manos y llevarla al hara. (manos, brazos, antebrazos y bajando por la columna hasta el hara, a 5 – 8 cm por debajo del ombligo). Al exhalar camino inverso hasta que la energía sale por las manos.
·         Repita el punto anterior y así sucesivamente hasta que la duración del ejercicio esté entre cinco minutos y media hora. Si se siente mareado termine el ejercicio y poco a poco vaya alargando el tiempo con la práctica.
Es muy recomendable también, la potenciación de la técnica de respiración luminosa (Hikari No Kokyu – Ho) o enfocar la mente (Joshin Kokyu – Ho) como se denomina en otras escuelas, mediante un fosfeno a nivel del segundo chakra (o tantien inferior o hara, ocupan la misma posición física, pero distinta frecuencia).

Enfocar la mente: Joshin Kokyu –Ho, también llamada respiración luminosa. Hikari No Kokyu-Ho

Es una ayuda para purificar nuestro interior de dentro hacia fuera, centrando la mente y aumentando nuestra consciencia, mokunen: Voy a   hacer respiración luminosa.

·         Coloque los dorsos de las manos sobre sus piernas con las palmas mirando hacia el cielo y arquee ligeramente las manos, como si sostuvieras dos esferas de luz.
·         Respire. Con cada inhalación sienta como el aire y la energía (imagínala como luz)  entran por la coronilla, la nariz y las manos, llegando hasta el hara, pause un instante, exhale sintiendo la energía llenar su cuerpo y salir por las manos, la nariz y por toda la piel llenando su cuerpo de luz y luego pasando a iluminar el aura y más allá.
·         Repita el punto anterior y así sucesivamente hasta que la duración del ejercicio esté entre cinco minutos y media hora. Si se siente mareado termine el ejercicio y poco a poco vaya alargando el tiempo con la práctica.
Como ejercicio ocasional, alcanzada la media hora se puede hacer un plan para alargar cinco minutos cada día, durante seis días, para llegar a la hora en este ejercicio. “

La colocación de la lámpara fosfénica del Dr. Lefebure en la sala de terapias, para una óptima utilización, debe permitir:

1. Realizar un fosfeno conjunto de terapeuta y paciente.
2. Iluminar al paciente durante la sesión, bañándolo en luz equivalente al 98% de la luz solar. Generalmente desde detrás de la cabeza y en un ángulo no muy elevado para que no le moleste la luz en los ojos, se consigue una correctísima colocación.
3. Permitir al terapeuta realizar un número de fosfenos variable, según la sesión lo requiera, generalmente uno cada cuatro o cinco minutos.

El Fosfenismo, la técnica de Dr. Lefebure Methods, explica como convertir la energía de la luz en energía mental que se puede emplear para fines concretos.

El fosfeno se obtiene tras mirar fijamente una luz adecuada, lámpara fosfénica, durante 30 a 50 segundos, esto provoca que aparezca en nuestro campo visual una mancha de luz multicolor, que durante tres o cuatro minutos, evoluciona en un devenir de colores y fluctuaciones que tienen relación con el estado emocional y mental del sujeto que lo realiza. Esta transformación de la energía de la luz visible en energía mental direccionable es una ayuda inestimable para las sesiones de trabajo con el método reiki con fosfenos.

¿De qué va reiki?

No sólo somos cuerpo, también hay mente, o eso decían y dicen los filósofos. En la mayoría de los casos se trata el cuerpo… pero ¿y la mente?  reiki es una herramienta que permite al que la utiliza establecer un puente entre la parte nuestra no física y el cuerpo. La consecuencia inmediata de esto es recuperar el equilibrio…  y como consecuencia directa recuperar la alegría, relajarnos, perder por el camino el estrés y la ansiedad…

Esto, como veis, trata simplemente de eliminar la depresión del sistema inmunológico humano, provocada generalmente por estrés, ansiedad y/o problemas emocionales no resueltos y permitir que la máquina que llamamos cuerpo funcione a la perfección, ya que poco tienen que hacer las enfermedades físicas y/o mentales si el sistema inmunológico humano funciona correctamente y el cerebro está equilibrado. Reiki es una de las dos únicas terapias complementarias reconocidas por la OMS desde 2.006, junto con la MTC (Medicina Tradicional China), siendo el resto, las denominadas terapias alternativas. Y es que en efecto complementa a la perfección a la medicina tradicional o alopática. Se acortan en tiempo los tratamientos, se reducen los efectos secundarios de los medicamentos y el paciente se recupera antes si recibe la aplicación del método reiki.

En casos de cáncer, es conveniente tratar también a los familiares del paciente, pues se alivia el sufrimiento del entorno del enfermo, tema que afecta directamente al estrés y la ansiedad del paciente, obteniéndose mejoras importantes en las personas y aumentando su calidad de vida en gran manera. Son espectaculares las cifras de recuento en los análisis clínicos de sustancia blanca en linfa y de calidad en los leucocitos.

¿Cómo lo hace? Básicamente equilibrando los dos hemisferios cerebrales para que trabajen como uno, ya que como decía el maestro Usui, redescubridor del método reiki en 1.922, toda enfermedad es mental. Hoy en día la FDA (Food & Drug Administration) americana se acerca a esta afirmación al declarar que un elevadísimo porcentaje de las enfermedades conocidas en la actualidad son psicosomáticas.

Descripción de la sesión terapéutica de reiki con Fosfenos

·         Se comienza procediendo a la observación de la lámpara fosfénica, tanto el terapeuta como el paciente, durante 30 a 50 segundos.
·         El paciente se relaja y observa el fosfeno y siente las sensaciones de la sesión de reiki.
·         El terapeuta proyecta su fosfeno sobre el paciente y comienza la sesión de reiki como siempre.
·         Cada cuatro o cinco minutos o cuando lo considere conveniente, el terapeuta realiza otro fosfeno, dirigiendo su mirada a la lámpara fosfénica durante unos segundos,  y lo proyecta sobre la zona del paciente que desea trabajar.

Vemos que en lo que respecta al terapeuta sólo emplea en la técnica de reiki con fosfenos unos segundos más que en su terapia habitual, tiempo que recupera con creces al permitir el trabajo con la luz obtener los mismos o mejores resultados, pero acortándose los tiempos de la terapia.

Os animo a complementar los tratamientos de reiki con el Fosfenismo, ya que los resultados hablan por sí solos. No es algo que no se pueda ver, pasa como con reiki, las personas no ven la energía reiki generalmente, pero todas ellas ven los resultados.

El Fosfenismo aporta a reiki un gran valor añadido que lo potencia a niveles increíbles, es realmente una simbiosis maravillosa, una amalgama preciosa y ya veis que no es necesaria una gran modificación de los tratamientos reiki convencionales.

José Rius

Maestro en 52 líneas de reiki, algunas de ellas estudiadas con varios maestros, D.E.A. en Ingeniería Informática por la Universidad de Valencia, Ingeniero en Electrónica por la Universidad de Valencia, Ingeniero Técnico Industrial por la Universidad Politécnica de Valencia, en la actualidad cursando estudios de Psicología por la U.N.E.D.

Para más información sobre reiki con fosfenos, enviar un correo electrónico a:
info@reiki.milposibilidades.es   o  visita  http://www.reikimil.es/informacion/talleres.php