Saltar al contenido

Técnicas para reducir el estrés

técnicas para eliminar el estrés con luz y neurosincronización

Técnicas para reducir el estrés: fosfeno y balanceo

Síntomas de estrés crónico

Entre las técnicas para reducir el estrés más poderosas se encuentran la luz y los balanceos. El origen del estrés es una reacción de defensa ante algo amenazante o que se presenta como un desafío. Por lo tanto, es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, pero sostenida en el tiempo provoca problemas.

La alerta constante no es una situación natural y consume las reservas del organismo. Además, minar nuestro sistema inmunológico, y nos hace vulnerables. Como resultado, el sistema nervioso simpático se manifiesta con fuerza, se liberan, entre otras hormonas, adrenalina y cortisol. Si estamos en una situación de alerta constante, el cortisol fluye regularmente. Cuando el organismo libera un exceso de cortisol, aumenta el azúcar en sangre, glucogénesis, es decir, hay más energía. También aumenta la presión arterial, entre otras muchas manifestaciones físicas del estrés.

Un pico de estrés agudo mejora nuestro rendimiento, incluso se investiga cómo manejarlo para perder peso o controlar la diabetes. Padecer un pico de estrés agudo es algo normal, pero si se convierte en un síndrome de estrés crónico es peligroso. Probablemente, derive en dolencias cardíacas y genere múltiples enfermedades. Problemas de salud mental, ansiedad y depresión, son algunas de ellas.

técnicas para reducir el estrés, ansiedad y depresión,
Qué tomar para el estrés y ansiedad: luz y masaje cerebral

Sin duda, somos especialistas en achacar a circunstancias externas la culpa de nuestro estrés severo. La responsabilidad es compartida, pues hay muchas situaciones que provocan estrés, pero estas interactúan dinámicamente con el individuo en los planos cognitivo, emocional y sutil. Disponemos de técnicas para reducir el estrés apoyándonos en esos planos.

Las situaciones que provocan estrés pueden ser muchas, presión familiar, falta de reconocimiento, aislamiento, inadaptación social, falta de trabajo, etc. Como resultado las consecuencias del estrés crónico son variadas: disminución del apetito sexual, insomnio, úlceras, sobrepeso, etc.

Origen del estrés

Cuando un depredador nos atacaba los mecanismos de alerta se ponían en marcha, se generaba un pico de estrés agudo. La respuesta al estrés podía ser la huida exitosa, recordemos que un estrés severo puntual, mejora nuestro rendimiento. En contraste, podíamos quedar paralizados, es decir, cazados. El proceso del estrés se origina en nuestro cerebro que reconoce y responde a los signos y síntomas de estrés. En consecuencia, aquí está la clave, porque según como se viva la situación, se produce la respuesta, cómo combatir el estrés. Es decir, no es tan importante lo que sucede que como se vive lo que sucede.

Técnicas para eliminar el estrés

Cuando estamos cerca de la luz se hace difícil que aparezcan síntomas de ansiedad. Por ejemplo, estar al lado del fuego es una experiencia reconfortante, placentera. También cuando estamos en lugares muy soleados, es fácil relajarse y dejarse llevar por la luz. Es proverbial la tranquilidad de los pescadores mirando el corcho flotar en el agua observando la luz reflejada. Igualmente, es maravilloso y relajante mirar una puesta de sol o la luna en todo su esplendor. Son momentos que todos asociamos a sensaciones de calma y de bienestar, jamás a manifestaciones físicas del estrés.

Con el Fosfenismo disponemos de técnicas para reducir el estrés y llevar la relajación, la calma y la serenidad a nuestra vida. Mirar una luz adecuada un tiempo preciso produce una activación mental, emocional y sutil especial. La imagen luminosa que aparece se denomina fosfeno. El fosfeno potencia nuestras capacidades mentales. Además, genera una extraordinaria sensación de tranquilidad, de control y de equilibrio. Hacer fosfenos de forma regular durante el día es una de las técnicas para eliminar el estrés fosfénicas más utilizadas. Los síntomas de ansiedad disminuyen con el fosfeno, del mismo modo las manifestaciones físicas del estrés desaparecen.

Aún más, disponemos de otro recurso del Fosfenismo para aprender cómo combatir el estrés. Probablemente, sea una de las técnicas para eliminar el estrés más eficiente. Balancearse, mecerse, es algo instintivo, fisiológico y natural. El modo de calmar a un bebé es mecerlo. La forma de acceder a estados profundos de conciencia de los derviches, los monjes tibetanos y, de hecho, de todas las religiones y culturas es también, balancearse.

Cómo controlar el estrés emocional, físico y mental con el Fosfenismo

El fosfeno como respuesta al estrés

El proceder en las técnicas para reducir el estrés fosfénicas es muy sencillo. Hacer fosfenos hará que las manifestaciones físicas del estrés disminuyan. Además, el fosfeno es maravilloso para saber cómo controlar el estrés emocional.

El fosfeno se ve con los ojos cerrados durante tres minutos para ello hay que mirar la lámpara fosfénica, durante treinta segundos. Tras esa observación fija, continuaremos nuestra actividad con total normalidad, cuantos más fosfenos hagamos mejor. En nuestra rutina diaria seguro que encontramos un hueco de treinta segundos para mirar la lámpara fosfénica del Doctor Lefebure.

De hecho, deberíamos encontrar un mínimo de sesenta huecos, sesenta fosfenos al día para eliminar el estrés severo en un par de semanas. Es decir, una de las técnicas para reducir el estrés, la que utiliza el fosfeno, se desarrolla así: observación fija de treinta segundos, actividad cotidiana normal y tras un mínimo de tres minutos podemos volver a rehacer un fosfeno. Ese proceso sesenta veces al día. Los signos y síntomas de estrés, la ansiedad y depresión se diluirán como azúcar en el agua, la luz interior desintegra los síntomas de ansiedad y estrés.

Actualmente la PRO PLUS nos permite realizar fosfenos en cualquier lugar. Reproducimos la tranquilidad y alegría, de los días de playa, los atardeceres o los momentos junto al fuego. Pero por encima de todo, llevando la luz al interior de nuestro cerebro no solo bañándolo de luz. La fototerapia es también muy efectiva y combinada con el fosfeno elimina el síndrome de estrés crónico incluso más rápidamente.

El fosfeno proyectado en un pico de estrés agudo

Dentro de las técnicas para reducir el estrés que utilizan el fosfeno, hay un ejercicio muy potente y especial. En momentos donde el pico de estrés agudo nos desborda totalmente, la proyección del fosfeno es muy útil. Es decir, con los ojos abiertos la luz interior del fosfeno se aprecia claramente en cualquier lugar que miremos. En consecuencia, posarlo con ojos abiertos en el ombligo sitúa la energía de la luz consciente, en un lugar vital para la centración. Durante tres minutos proyectaremos el fosfeno en el ombligo.

Inmediatamente se produce una sensación de equilibrio y de paz y el estrés severo del momento puntual remite. Hacer esto una sola vez es suficiente para bajar los síntomas de ansiedad y volver a controlar la situación.

La neurosincronización, otra de las técnicas para reducir el estrés del Fosfenismo

La neurosincronización hemisférica a un segundo por lado, es un balanceo lateral, un masaje cerebral. De hecho, no deja de ser un mecimiento de nuestra cabeza a ese ritmo. Activar nuestros hemisferios con una estimulación acústica precisa y alterna reduce considerablemente las consecuencias del estrés crónico.

El rimo mental es un gran aliado para saber cómo controlar el estrés emocional, las situaciones que provocan estrés y las mismas manifestaciones físicas del estrés. La persona que utiliza el masaje cerebral que produce el ritmo se vuelve resistente a las tensiones y controla mucho mejor sus emociones.

Si hacer fosfenos es fácil, balancearse con el neurosincronizador es todavía más sencillo. No hay más que utilizar la APP de Fosfenismo diseñada al efecto para que en cuestión de unos minutos, reducir los signos y síntomas de estrés. Disfrutar de los ritmos diseñados para reducir los síntomas de estrés crónico dos o tres veces al día es suficiente.

De modo que se nos presentan una vez más, las posibilidades de discernir entre dos concepciones antagónicas de la vida. El victimismo y la huida, o la responsabilidad y la fuerza. Es decir, asumir que hay muchos depredadores y optar por quedarnos inmóviles, paralizados y en el mejor de los casos continuar siempre huyendo. O bien afrontar el reto con energía y decisión, con equilibrio y fuerza.

Los microorganismos cambian de forma para adaptarse a los cambios del medio en el que viven así pueden volverse patógenos. Eso puede causar la enfermedad, es decir, el problema viene de adentro, a esta teoría se la denomina pleomorfismo. Justo como en realidad sucede con el estrés severo: no es tan importante lo que sucede como el modo en que vivimos lo que sucede, pues el proceso del estrés es una «respuesta» a los acontecimientos que puede descontrolarse.

Técnicas para reducir el estrés que potencian el terreno

Bechamp defendió el pleomorfismo, lo importante en  la enfermedad era terreno del paciente. En contraste, Pasteur defendió el monomorfismo, la sangre sana es estéril, en una situación ideal sería imposible el desarrollo de microbios o bacterias. Por lo tanto, cuando eso se produce es por el ataque desde el exterior de microbios invasivos que desencadenan la enfermedad. Esa es la opción víctima, el problema es el agresor, yo soy el agredido. Como resultado, hoy en día se opta por cambios estéticos cómo respuesta al estrés. Parece que, estos cambios no hacen más que generar más síntomas de ansiedad, como el animal que huye y sigue alerta esperando otro depredador. Es decir, vive constantemente en una superación de obstáculos, cuando lo más importante no son los obstáculos, es él.

Las técnicas para reducir el estrés que cultivan el terreno, el cerebro, son buena idea. En consecuencia, pocas cosas más naturales y poderosas podemos utilizar como respuesta al estrés que la luz y el balanceo. No parecen un mal tema para gestionar las situaciones que provocan el estrés. Elementos naturales, asequibles, inocuos y agradables.

El fosfeno y el balanceo fortalecen nuestro terreno somos dueños del mismo. Debido a ello afrontamos las consecuencias del estrés crónico con calma y control.

Se dice que Pasteur en su lecho de muerte, reconoció el trabajo de Bechamp y comentó: Bernard tenía razón, el germen no es nada, el terreno es todo. Fue tarde, se orientó toda la artillería hacia el exterior, olvidando el interior. Parece que, en el modo de cómo combatir el estrés actual, el proceso ha sido el mismo. Si preguntamos a una persona sometida a estrés severo, sin duda nos hablará de las situaciones que provocan estrés. Del mismo modo es improbable que nos hable de cómo las encara.

Qué tomar para el estrés y ansiedad: luz y balanceo

Finalmente, sabemos que pocos nos hablaran de los puntos débiles de su enfoque ante las situaciones que provocan estrés. Del mismo modo también es frecuente que obvien su intención de reforzarse.  Probablemente, es más cómodo culpar a los microbios… Alejar el estrés severo es posible con el Fosfenismo.

En un reportaje televisivo dirigido por David Briggs, la protagonista del documental, La verdad sobre el estrés, relata una vivencia personal con el estrés severo. También cabe destacar que el documental dedica buena parte del mismo a describir técnicas para reducir el estrés. La presentadora explica su experiencia de respuesta al estrés:

Yo he sufrido síntomas de ansiedad por estrés severo y no puedes escapar de él porque está fuera de tu control. La ansiedad y depresión pueden durar semanas meses o incluso años. Recuerdo un periodo de mi vida en el que subía a mi oficina, me sentaba delante de la pantalla del ordenador y literalmente, me mecía hacia delante y hacia atrás porque era demasiado para mí.

La clave: me mecía hacia delante y hacia atrás porque era demasiado para mí. Eso es una respuesta fisiológica, no un comportamiento patológico. Probablemente su mamá la mecía cuando lloraba… El balanceo, al igual que la luz, equilibran y refuerzan el psiquismo, son técnicas para reducir el estrés innatas y naturales. Es decir, aparecen espontáneamente.

Es decir, los balanceos potencian la percepción espacio-temporal. Dependiendo del balanceo, es decir, del arco vestibular estimulado, los resultados obtenidos son distintos. Finalmente, la luz como tratamiento de luminoterapia es extremadamente eficaz. Pero cabe destacar, que llevarla al interior de nuestro cerebro refuerza la fototerapia enormemente. Combinar los dos elementos, fosfeno y balanceo, es potentísimo. Cualquiera de las técnicas para reducir el estrés utilizadas debe incorporarlos.

Francesc Celma i Girón

 

Preguntas y consultas, estamos a tu disposición:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *