Curso de chamanismo

Amatista: curso de chamanismo 2013

Testimonios curso de chamanismo Dr. Lefebure Methods 2013: Amatista

Conocí el Fosfenismo y a Francesc Celma hace mas de 10 años, hice el básico y el iniciático y aunque tuve algunas interesantes experiencias después de esas formaciones, lo practiqué durante un tiempo con resultados, lo dejé de practicar. Este era mi nuevo contacto con los balanceos después de todo ese tiempo y causalmente en Matarraña, una zona que desconocía y a la que admiro por tan bellos y poderosos lugares que la naturaleza ha creado con su misterio natural. Francesc ha sido un guía excepcional al conducirnos a esos lugares que ya conocía para hacer los trabajos de grupo y un guía excepcional también al dirigir cada uno de esos trabajos con cariño y desde su sensibilidad, intuición y gran profesionalidad. Os puedo resumir muy brevemente que ha significado para mí éste curso tan intenso, han sido todo EXPRESIONES DE AMOR y como dice el libro un Curso de Milagros, los milagros son expresiones de amor y eso han sido para mí esas experiencias, milagros vividos. Todos y cada uno de ellos con su particularidad y lo más maravilloso, de forma espontánea, sin tener expectativas de nada. Desde el primer día de balanceos en Masmut, un lugar donde parece que hayan dejado caer un grupo de majestuosas montañas diferentes a las demás y de gran fuerza, viví la primera experiencia con la activación de la energía muy concentrada en mi plexo solar al estar de sujeto pasivo con el grupo asignado que además fue de gran apoyo para mis experiencias ya que cada miembro trabajó desde su voluntad y esfuerzo en todo momento y les estoy muy agradecida. La sensación después de estar recibiendo como pasivo dentro de mí, fue de sentirme diferente, muy grata y agradable. Sintiéndome con mas armonía conmigo misma, Fue fantástico. Pasamos a otro lugar, de un calibre de energía muy interesante también que Francesc ya conocía y fue la Coveta de l’Aigua. El trabajo de allí era el de conectar con la piedra de poder . El caso es que para mi no fue relevante ese trabajo, aunque ahora entiendo que eso solo era en apariencia, por que la energía que es más sabia que yo, se expresó en el momento justo y necesario y no cuando yo quería.curso de chamanismo de luz de Fosfenismo, Dr. Lefebure Methods

También he desarrollado la comprensión de que la energía se acumula con cada trabajo y que en el oportuno momento se expresa, y fue al día siguiente en una de las 7 Ermitas conocidas, la Ermita de la Magdalena, una pequeña cueva en lo alto de la montaña, donde tuve las más emotivas revelaciones cuando menos me lo esperaba. Era el momento de conectar con lo que el chamanismo denomina animales de poder. como en cada trabajo grupal, Francesc era el que le daba forma a cada trabajo y cuando llegó mi turno como pasivo, él encauzó ese trabajo en una dirección muy concreta, hacia los ancestros. Fue muy bonito el ir escuchando cada palabra suya, el poder y la fuerza que intencionadamente iba transmitiendo en esa dirección, la de los ancestros y el héroe. Y cierto fue que cuando hablaba de que la energía iba a ser calmada y serena, así fue y así lo sentí. Descubrí en esa experiencia al animal de poder que me acompaña y aunque, en ese momento, no entendí lo de los ancestros, me quedé con la sensación serena y el contacto con el animal de poder. Y fue en el momento de despedirnos del lugar y cuando me acerqué a una imagen de María Magdalena, clavada en la roca de la cueva , cuando empezó a manifestarse tanta maravillosa información. Apareció la piedra de poder, renació el compromiso del propósito de vida que adquirí y empezaron a brotar lágrimas al sentir un gran sentimiento de amor hacia todo y eso significó para mi la conexión con la energía «crística» en mi corazón. Me despedí agradeciendo tanto al lugar a Bruno y a Francesc por todo lo que me estaba sucediendo, por lo que ellos y esa humilde cueva habían aportado a mi interior.

Fui bajando sumida en una suave catarsis al ritmo interior de la sexta parte de segundo, y veía la Luz en cada detalle de la naturaleza, y un gran sentimiento de amor hacia mi familia, aportándome esa luz el conocimiento y la información necesaria para reparar sufrimiento vivido y entrar en la reconciliación sanadora. Os aseguro que me sentía rendida ante la vida misma, era una mezcla de agotamiento y relax por todo mi cuerpo, indescriptible, magníficamente bello, uno de los momentos más emocionantemente bellos de mi vida. Aunque aún quedaban dos más , la conexión con Oscar como lo llama Francesc, un árbol espléndidamente hermoso y gigante para ser una carrasca o encina. Fue el momento de cerrar el curso y Francesc, nuevamente guió esa meditación tan simple y profunda, que tocaba cada célula de luz y vida de quién soy. Hubieron bastantes compañer@s que se despidieron y los que quedamos aún nos faltaba por vivir la última visita, a la cueva de cristal. Estaba reservada para el pequeño grupo que quedábamos.

Un lugar también muy lindo energéticamente y con el encanto en sus formas relevantes y diferentes de rocas, estalactitas y estalagmitas y las incrustaciones de cristales en los techos rocosos, preciosa. Francesc Celma nos reunió en el lugar que selectivamente escogió y encauzó el último trabajo, como siempre, con los balanceos, los fosfenos , el ritmo y los mantras que en cada momento elegía. Tanto el estar de activo como el estar de pasivo, tiene su importancia, estés donde estés hay una actividad energética y por lo tanto unos resultados después, garantizado. Y allí fue también para mi la despedida a la última y excitante experiencia cuando me expuse como pasivo. Espectacular lo que sentí, no se puede explicar con palabras, lo que puedo decir que para mi ha habido un antes y un después de todo lo que he vivido, todo expresiones de amor. Y para finalizar he de decir, desde mi observación, que he estado con un grupo de 40 personas y que todas han mostrado interés y voluntad en todo lo que se hizo y eso, se notó, por ello estoy convencida que también se verá en cada uno los resultados de su esfuerzo. Gracias a todos desde mi corazón. Gracias a Francesc por todo lo que me aportó.