Curso de Chamanismo de Fosfenismo, Dr. Lefebure Methods

Curso de Chamanismo de Fosfenismo, Naturofosfenología

Curso de Chamanismo de Fosfenismo

No fantasía, experiencia de la alta realidad

Normalmente, pienso de mi que soy valiente, pero a medida que se acercaba el día del Curso de Chamanismo de Fosfenismo, iba sintiendo cada vez más miedo, hasta el punto de pedir que se anulase mi reserva. Por suerte, no había marcha atrás. Asistí a mi primer Matarraña. La primera tarde fuimos a practicar en lo alto del pueblo en la Ermita de Santa Bárbara. Por el camino se me clavaron varios pinchos que casi conseguí ir sacándome (uno se resistió), pero las circunstancias en las alturas, las vistas y la novedad de la práctica hicieron que me olvidara de los contratiempos.

Pasar casi una hora abrazada a otra persona me pareció la mejor práctica del mundo. Pero a medida que se sucedían los días hubo infinidad de momentos intensos, originales, curiosos, duros… Sentí que debía vivirlo todo desde lo más alto y desde ahí observar lo que iba sucediendo en otras vibraciones más habituales. El miedo me visitó en La Coveta, Confiar era la única salida.

Mi procedencia privilegiada hacia que situase el listón de mis expectativas ,un poco alto. El último día del Matarraña 1, alcancé el listón: Cuando la Luz hierve el gigante tiene fuerza. Un viaje inolvidable. Experiencia, no fantasía.

Con lo vivido me daba por satisfecha.

Entré pues en el Curso de Chamanismo de Fosfenismo Matarranya  2016 M2 con todo.

Nada insignificante. Nivel. Conciencia. Luz. Un lujo. Atravesar cada momento, una aventura, una prueba. Sin experiencia previa, palante. Viendo poco a poco, también gracias a los repetidores, de que iba todo. Empezaba a permitirme tener experiencias de otros mundos de las que hasta entonces me había protegido por miedo, disfrazándolo de prudencia.

Procurando dar cada paso a través de los días, de las noches con humildad, el ejercicio del último día, concretamente el testimonio del último pasivo de mi grupo, puso el broche de oro. Tuve el regalo de subir un escalón más alto en mi listón. No fantasía, experiencia de la alta realidad. Tras esa vivencia, de mi pierna salieron con facilidad 2 espinas de casi un centímetro que seguían clavadas desde el primer día. Bonita manera de terminar ¿verdad?

Be on top, gracias.

La buscadora guerrera, la niña pequeña ha sabido encontrar el camino, a través de la sencillez y la insistencia y ha obtenido, sin esperarlos, sus premios.

La convivencia con el grupo en el Curso de Chamanismo de Fosfenismo y la destreza amorosa de Francesc provocaron en mi una última frase:

¡Me alegro de vivir! Muac.

Anna Blay