Curso de Chamanismo Matarranya 2016 M2, Dr. Lefebure Methods

Curso de Chamanismo Matarranya 2016 M2, Cosmos. Origen. Retorno…

Curso de Chamanismo Matarranya 2016 M2, Armonía. Amor. Rompo a llorar…

Segundo curso en la naturaleza, Curso de Chamanismo Matarranya 2016 M2. Viernes 5 de Agosto por la mañana, último día, último ejercicio del Curso de Chamanismo Matarranya 2016 M2. Debajo de la ermita de San Pedro, junto al rio. Empezar diciendo que arrastro mis imperfecciones y no me esperaba ser digno de recibir tamaño broche de oro como fin de curso. Creo que es mi obligación narrar esta experiencia, esperando sirva de bálsamo para unos y de acicate para otros, como ha sido para mi, lo revelado. Debo compartir.

Somos veinte personas en el Curso de Chamanismo Matarranya 2016 M2 es la continuación del primer curso de Chamanismo M1,  estamos separados en dos grupos de diez. Francesc dirige. Nueve como activos proyectan, trabajando con un tipo de neumofeno (feno de la respiración), sobre un pasivo tumbado en el centro, que permanece relajado, entregado y atento. Me tocó ser el último pasivo de mi grupo y este fue el regalo recibido.

Inmensas praderas verdes envolviendo valles y laderas, donde se vislumbran restos de grandes bloques megalíticos, que parecen ser de alguna olvidada civilización. Al fondo dos enormes colinas recortan el horizonte. Avanzo por el aire a gran velocidad. Son dos majestuosos farallones rocosos. Entre ellos,  veo un disco amarillo. Según me acerco, su tamaño, densidad e intensidad aumentan. En su centro, un punto que se convierte en un  agujero. Lo atravieso, y… vuelvo a estar tumbado de pasivo y entonces ¡el viento¡ con sus cálidas paternales y grandes manos, suavemente, a velocidad vertiginosa me levanta y me posa en el espacio exterior, a mitad de camino entre la Tierra y el Sol. Ingravidez. Floto. ¡Floooto! en el liquido amniótico del universo, abrumadora comunión con el todo.

El Sol, con sus lenguas y su viento, agradable y reconfortante como una madre, juega, gira y danza conmigo, muy muy dulce y lentamente, atrayéndome hacia él, a su regazo. Armonía. Amor. Placer. Empiezo a llorar. Quiero llorar profundo,  desde mi esencia primigenia, desde el bebé que hay dentro de mi niño interior. El Sol soy yo, yo soy el Sol, y la Tierra y las Estrellas y…. una llamarada solar cuyo extremo es un arco iris de luz me toca con su puntita en mi oído derecho (un fogonazo cegador), introduciéndome un interminable torrente de puntos  de luz de todos los colores posibles, me inunda, me colma y… ¡estallo¡ en miles y miles de pequeños puntitos de luz de colores, que inmediatamente se esparcen por todo el firmamento formando parte del gran Cosmos. Disolución. Origen. Retorno. Paz, mucha paz…. Somos millones, somos millones de millones, somos Uno. Cada partícula de cada célula de mi ser disfruta de esta unidad vibracional. Armónica catarsis bautismal. Perdonado, purificado y renovado.

Acariciando al Cosmos en su partir, las Estrellas se derraman como una lluvia de puntitos de luz hacia la Tierra, en su descenso se van agrupando, definiendo  en lineas de luz. Puntito a puntito van tomando consistencia, creando nódulos, adquiriendo colores pulsantes. Puntito a puntito siguen fundiéndose, ganando volumen y formando siluetas. Más y más y más, la lluvia es infinita. Se van concretando y… ¡son mis compañeros!, ¡polvo de estrellas!, ¡seres de luz!, concebidos por el Cosmos, sus representantes. Todos iguales, con sus chacras, sus auras. ¡Que pureza! ¡Que bonito! Lloro al contemplar tanta belleza. Por su chacra superior continúan alimentándose de puntitos de luz, que salen por su chacra inferior convergiendo en un punto en el centro del grupo. Poco apoco, con mucho Amor, acumulando puntitos, siguiendo el mismo proceso, me generan a mi. ¡Soy igual que ellos¡,  no me cabe más satisfacción, HERMANOS. Más y más y más puntitos de luz, me llenan,me llenan, reboso luz. Saturado de Amor, me siento tan,tan agradecido, que en reciprocidad hacia ellos, produzco una onda (como una pequeña explosión) desde mi corazón hasta el corazón de mis compañeros, la cual les dota  de cara y personalidad. Los voy reconociendo uno a uno. ¡Son hermosos!, cada uno con su increíble y única hermosura. Me deleito con el espectáculo de sus individualidades.

Francesc con sus manos sobre mis hombros me indica que he terminado. No quiero, seguiría por siempre sumergido en Luz, pero asumo. Me cuesta  volver, tiemblo muchísimo interiormente, estoy noqueado, colmado de regalos, embriagado hasta la saciedad  y abrumado, muy abrumado. Lloro y lloro profundamente la felicidad de ser quien soy, de ser quienes somos, loro y lloro profundamente la pérdida, el anhelo de retornar al origen (a pesar de saber, que estamos aquí y estamos allí).

Sublime experiencia en el Curso de Chamanismo Matarranya 2016 M2. Máximo gozo.
Gracias compañeros, incluido Matarraña, TODO somos UNO.
Gracias Francesc, mi respeto y amor por este Curso de Chamanismo Matarranya 2016 M2.
Gracias Francis Lefebure por acercarnos tus conocimientos y herramientas.
Gracias a TODO, un abrazo bestia.

Miguel