Energía kundalini, Dr. Lefebure Methods

Energía kundalini, testimonio del curso de Guadalajara

Energía kundalini

Mi experiencia en este curso de fosfenos empezó la primera noche que pasé en México, en Guadalajara, me desperté sobre las 4 de la madrugada, me senté en la cama  y sentí como mis pies se fundían con la Madre Tierra y tuve la sensación de sentirme en casa, pues reconocí que yo ya había estado en este lugar, y aclaro que soy española y esta ha sido la primera vez que visito México. En seguida noté como una serpiente subía desde la Tierra hasta mi primer chacra,  era la energía kundalini. Al comentarlo con Francesc me dijo que contuviese esa energía hasta el momento de trabajar la subida de energía kundalini, y así lo hice.

Comenzó el curso y Francesc fue enseñándonos los distintos balanceos con sus correspondientes mantras que fuimos practicando en grupos de 7 u 8 personas que proyectaba sobre una de ellas o como él suele llamarlo sujeto pasivo que es quien recibe la energía del grupo, practicamos durante 10 – 15 minutos más o menos con cada persona y de esta manera pudimos todos sentir la energía que nos enviaban los compañeros del grupo. La experiencia cuando te ponías como pasivo, era realmente notable pues esa energía extra del grupo se notaba tanto físicamente como sensitivamente, y al final de cada ejercicio, la persona que hacía de pasivo comentaba cómo se había sentido y qué había experimentado, te dabas cuenta que todos los pasivos sentían y percibían algo más, y que coincidían en que había una clara diferencia en sus experiencias y en todas era agradable de experimentar.

Y llegó la hora de hacer mi ejercicio de energía kundalini, este ejercicio consiste en que todo el grupo trabaja mandando energía a una sexta parte por segundo. Al principio y por los nervios volví a reaccionar como en la otra ocasión en donde mis miedos me impidieron disfrutar de esta experiencia, fui consciente de esta reacción y pude liberarla y dejar sentir la vibración en todo mi cuerpo. Comencé a ampliar esta vibración para provocar que subiera esta energía kundalini, pero al amplificar los movimientos me desconectaba de mi serpiente, así que dejé que mi cuerpo vibrara según lo sentía, sin amplificarla, y entonces volví a conectarme con mi serpiente, empecé a notar como esta energía kundalini, esta serpiente, subía desde mi primer chakra, hacia arriba, hacia mi séptimo chakra, fue subiendo de una forma ondeante y despacio, he de reconocer que creía que iba a subir muy rápido, en cambio me sorprendió con la calma que iba subiendo. La noté avanzar por todos mis chakras y cómo los iba desbloqueando. En un principio pensé que había alguien a mi lado, a mi derecha, (pero después me dijeron que no había nadie), que iba al mismo ritmo que la serpiente, la escuché sisear y cómo me soplaba y esto hacía que sintiese como iba deshaciendo los bloqueos y así podía continuar subiendo esta energía kundalini, cuando llegó a la garganta me salió un grito desde lo más hondo de mi ser, es la primera vez que gritaba de esta manera, y al chillar sentí cómo liberé algo, y la serpiente, la energía kundalini, seguía subiendo hasta salir por mi séptimo chakra. Es una sensación muy placentera, no es comparable a un orgasmo pues es mejor que eso.

Después de esta experiencia de energía kundalini, me preguntaron mis compañeros que es lo que había cambiado y aunque es algo difícil de explicar con exactitud, puedo afirmar que es una sensación de bienestar completa, al desbloquear todos los chakras sentí una plenitud total, me sentía fluir con todo y con una alegría que salía por todos los poros de mi piel.
El curso continuó y fuimos experimentando los distintos balanceos, sus mantras y su pulsación, la manera de trabajar era la misma, en grupos de 7 u 8 personas y turnándonos para poder experimentar el trabajo de todo el grupo sobre una persona, y cómo cada uno de nosotros lo experimentábamos de diferente manera. Cada balanceo era distinto ya que cada uno de ellos estimula  distintas áreas y de cómo lo podemos aplicar a nuestra vida diaria y a las distintas situaciones que nos enfrentamos diariamente, y desde mi experiencia puedo decir que el trabajar con estos balanceos, con los mantras, con la pulsación y haciendo observaciones con la lámpara del Dr. Lefebure, hace que mi visión sea más amplia y que esos problemas y esas situaciones incómodas sean más llevaderas, ya que la visón del problema cambia y la solución fluye mucho mejor, haciendo tu vida  más fácil.

El domingo hicimos ese curso extra, trabajamos a sexta parte por segundo  y todo el grupo y Francesc trabajaba sobre una persona turnándonos, fueron muchas horas, muy intenso, aun siendo un ritmo muy rápido, el sentir de todo el grupo era que cuando estabas conectado o simplemente fluías con el movimiento ya no te sentías cansado o agotado y el movimiento prácticamente salía solo, incluso después de tantas horas trabajando con este ritmo te sentías lleno de energía. Francesc nos dijo que este curso era parte de la formación continua 4.

Algo que me sorprendió de este curso,  fue que en ningún momento el grupo perdió el ritmo cuando trabajábamos con mantras, la sincronía era total, y el trabajar así es muy gratificante. Gracias a todos y a cada uno de los que estábamos en este curso y a Francesc en especial, por su trabajo y entrega pues aunque hablo por mí creo que más de uno estará de acuerdo conmigo en que este curso ha cambiado para mejor nuestra vida.

 

Nuria