Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 chamanismo de luz testimonios, experiencias y viviencias

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, testimonios chamanismo de luz

Auyllon

Quería escribir unas líneas sobre mi experiencia en el curso de Fosfenismo en la naturaleza de Matarraña 2011, para compartirlo con vosotr@s, ya que para mí ha sido un curso muy especial y poderoso.

El problema es que no creo que pueda reflejar bien en palabras lo que son emociones o sensaciones, pero haré lo que pueda….

Bien, yo llegué sola el viernes por la tarde a la Fresneda, casi a la hora que habíamos quedado y me encontré en la plaza del pueblo a una tropa de gente tomando algo en un bar que deduje que eran mis futuros compis de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, ya que al único que conocía en ese momento era a Francesc, (y es el profe, no contaba como compi).

Al principio reconozco que estuve un poco cortadilla, porque todo el mundo iba en grupo y yo no conocía a ni dios, me liaba con todos los nombres de golpe, con quién venía de dónde…. lo típico.

Me presenté a tod@s los que pude y sólo me chocó la presentación de Bruno, que me dijo su nombre, que era francés y acto seguido empezó a poner a parir a los franceses ¿?¿?¿?¿? Estaba otra chica conmigo que también flipó y por supuesto le cortamos. Yo le dije que si lo hacía por si nosotras nos íbamos a meter con él por ser francés, que no se preocupara, que no hacía falta que se anticipara, que los tiros no iban por ahí y ya se quedó más tranquilo. Cuando ya lo conocí un poco más no me chocó que hiciera eso, pero así de entrada sí, la verdad, nunca me había pasado.

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 experiencias y testimonios

Subimos al ara de Sta. Bárbara y fui una de las testigos de que “papá mono” estaba a las 19 en punto en el ara empezando el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, (tal como él dijo), pero como aún no había nadie, esperó hasta las 19:15 para empezarlo oficialmente. Nos dio una “charla inspiradora” y a continuación nos dijo un poco el plan, que básicamente en lo que quedaba de día consistía en pillar alguna cama de las que quedaban en el albergue, e ir a cenar, (era un plan muuuy elaborado, como veis).

Ahí me entró a mí un poquillo de intranquilidad, porque no se me había ocurrido pillar cama antes de ir al ara y prácticamente tod@s ya tenían, ¿y si a la vuelta ya no quedaban en el albergue? “¿por qué no me habré comprado finalmente una colchoneta en el decathlon?” pensé. Después de la charla de Francesc, varias personas decidieron recorrer el laberinto que había en la explanada, cerca del Ara, hecho con piedras.

 

Me pareció mucha “casualidad”, porque justo al día siguiente, yo sabía que había un “laberinto de luz” en la playa, en Valencia, hecho con velas y con un concierto de cuencos y gongs, en el que yo habría estado de no ir a Matarraña, aquí van unas fotos por si queréis apuntaros algún año:

 

Bajé del ara charrando ya con gente y empecé a ver que la cosa prometía, porque había gente muy maja. Fui al albergue, pillé litera, (¡aún quedaban, menos mal!) y luego nos fuimos al bar-fonda de Fuentespalda a cenar. Ahí ya la gente empezó a conocerse más y a charrar. Nos fuimos pronto a dormir, porque al día siguiente había que madrugar para ir a la ermita de Ntra. Sra. de Gracia y por la tarde a la coveta de l’aigua.Ntra. Sra. de Gracia me sorprendió, porque es un edificio enooorme en medio de la nada.

 

No sentí mucho la energía, pero creo que era por el mareo de información que yo llevaba, (todas las zonas nuevas para mí y seguía sin saberme aún los nombres de la mayoría de la gente). Nos repartimos en grupos para hacer proyección de sexta parte. Yo estaba un poco nerviosilla porque aunque ya había hecho el iniciático aún no me habían proyectado y la verdad, teniendo en cuenta que mi primera visión de alguien fue de Ismael, (que es muy “expresivo”), me daba un poco de yuyu convertirme en Mr. Hyde cuando me proyectaran…

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, espiral

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, espiral en Santa Bárbara

Llegó mi turno y comenzaron mis compañeros la proyección. Comencé a notar la energía en el chakra básico y comenzó a “vibrar” la zona del Dan Tien (por el ombligo). Eso no era nuevo, me pasaba muchas veces haciendo fosfenos con ritmo de 1 segundo y balanceo lateral en casa, donde me había dado cuenta que la manera de hacer subir esa energía era hacer un movimiento en espiral con el cuerpo, pero nunca había intentado subir esa energía más allá del chakra corazón, ya que creía que era una sobrecarga o bloqueo, no kundalini. Estando tumbada con el antifaz, haciendo el movimiento de manera suave, Francesc se me acercó y me dijo al oído “amplifica el movimiento”, (“vale, eso quiere decir que lo estoy haciendo bien y que ¡oh, sorpresa! no es un bloqueo o sobrecarga, sino energía kundalini”, pensé) y le hice caso. Debido a la proyección, la cantidad de energía empezó a crecer de manera exponencial y me percaté que me estaba sobrecargando la cabeza, porque estaba estancándose en el 6º chackra. Entonces me acordé de que Mara, (mujer sabia donde las haya), me dijo una vez “si alguna vez te tumbas en la colchoneta y la energía se bloquea, visualiza que la empujas hacia arriba, siempre hacia arriba, abriendo el canal, eso ayuda”. Pensé que realmente había muy poca distancia “física” del 6º chakra al , así que con la intención (y con un dolor de cabeza tremendo), empujé la energía hacia el corona y de repente hubo un estallido en la cabeza, vi una luz blanca, (creía que se me había caído o me habían quitado el antifaz de la cara) y conseguí que la energía saliera, con lo que la sobrecarga en la cabeza desapareció al instante. A continuación me di cuenta que al echar la cabeza ligeramente hacia atrás, la energía salía más rápida y fácilmente. Pensé que ya sabía lo que tenía que hacer, y seguí repitiéndolo hasta que la energía fue tan fuerte, que de repente subió con oleadas cada vez más fuertes y rápidas, era imposible dirigirla y ya salía con fluidez, así que había que “subirse a ella” como le había oído decir a Francesc alguna vez, era muy, muy divertido, por eso me sonreía, era como subirse al toro mecánico….

{simpleproduct:id=44}

Cuando acabó la proyección me quité el antifaz, (sí, lo llevaba puesto, aunque hubiera jurado que no) y descubrí que mi grupo se había “ampliado” ya que había personas de otros grupos que habían venido al mío, pregunté por qué (pensando que ellos habían acabado antes y por eso los habían redistribuido) y Antonio me dijo que acudieron porque Francesc les había dicho “si te lo quieres pasar bien, vete allí, vete allí” señalando al grupo que me estaba proyectando ¿?¿? Luego fuimos a comer dentro del santuario.

Santa Engracia en el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011

Curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011. Los Minimos

Por la tarde nos fuimos a la Coveta de l’Aigua, donde teníamos que proyectar al pasivo para que buscara su piedra de poder. Teníamos que imaginar que unos rayos azules de energía entraban por su chakra base y el pasivo visualizaba una montaña donde se hallaba su piedra de poder. Me llevé los cuencos que me había traído para tocarlos, pensando que iba a hacerlo a la vez que Ñaki tocara el digeridoo. El hecho fue que nos tocó en un recodo de la coveta donde el digeridoo no se escuchaba lo más mínimo, pero los cuencos resonaban bastante bien. Me chocó que mucha gente se quejaba del frio, algunos salieron al poco y otros no entraron siquiera, creo. Yo estaba un poco incómoda al principio, pero luego cada vez más a gusto.


Me pasó una cosa muy curiosa, tuve una especie de “lucha interna”: Una de las veces que Francesc apagó las luces, (proyectábamos a oscuras y la charla después la hacíamos con luz de fondo), yo pasé mi lámpara de bolsillo para que todos hiciéramos un fosfeno y alguien la retuvo, (no me volvió). Empecé a pensar que estaba a oscuras, sin lámpara, en una cueva, con frío…. me empezó a causar ansiedad el hecho de no tener la lámpara y estar a oscuras, mi mente empezó con el “y si….”: “y si pasa algo y tienes que salir corriendo y no te puedes alumbrar” “y si te caes porque no te ves” “y si…” hasta que al final, como fui consciente de lo que estaba pasando (mi mente estaba entrando en un bucle muuuy chungo), le dije: “y si te callas de una puñetera vez y me dejas disfrutar de la experiencia de estar a oscuras, dentro de una cueva preciosa, con mis compañeros y tocando el cuenco para ellos”. ¡Fue mano de santo!. A partir de ahí ni un solo problema: ni tuve frío, ni estuve incómoda, ni me molestaba que se durmieran las piernas….

Creo que la “prueba de la cueva” tiene algo que ver con nuestros miedos inconscientes, nuestro “lado oscuro de la fuerza”, etc…y hasta que no vences eso no puedes percibir su poderosa energía. Al final, cuando Francesc dio la luz, yo me hubiera quedado a dormir por la noche en la cueva, no hubiera salido, porque por fin percibía su energía, que era como la de una mamá que te acuna, te envuelve, te protege y te cuida, ¡era una pasada! Varios compañeros míos vieron sus piedras, que en general eran piedras preciosas y una compañera tuvo una experiencia muy bonita, porque al ponerse de pasiva, se le quitó un bloqueo que tenía en el chackra garganta y tuvo sensaciones intensas de amor y conexión con todo. Imagino que se le expandió mucho el chackra corazón al desbloquear el de la garganta y poder fluir la energía… Cuando vimos que sus lágrimas eran de felicidad, creo que todos nos alegramos mucho por ella, nos regaló un momento único al grupo. Luego fuimos a cenar y por la noche, los que nos apuntamos fuimos a una ermita (no me acuerdo cómo se llamaba) a proyectar 6ª parte.

Meki me dejó de “encargada del fuego”, o sea: echarle cosas al carboncillo del incienso, porque “ella no iba a poder, porque quería ponerse, porque no se había puesto nunca y …..” de repente se lleva la mano a la boca del estómago y me dice “ay, ay, ay, que me estoy poniendo ya muy nerviosaaaa“. Yo le dije “shhh, corta, corta eso, ponte a pensar en una canción o lo que te de la gana, pero deja de darle vueltas a eso, lo que da miedo no se le da vueltas, que sino da más, se hace y punto“, creo que le fue bien darse cuenta que no servía para nada darle vueltas al tema, lo único que hubiera conseguido hubiera sido devolver la cena.

Se pusieron Meki, Vicente, Adriana y Miguel. Tengo que reconocer que flipé con Adriana: parecía que estaba bailando la “danza de la serpiente”, era espectacular, le quedaba con estilazo y todo. Vicente pegaba unos botes de los buenos y Miguel fue un poco más discretito. Meki creo que se dio cuenta después que al final la cosa no era para tanto, porque luego llevaba una sonrisa de oreja a oreja.

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 chamanismo de luz

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 curso de Dr. Lefebure Methods

Al día siguiente nos fuimos a la ermita de la Magdalena, que en realidad es una cueva tal que así:

En cuanto me senté en el suelo empezó a “vibrarme el ombligo”, (que es como detecto yo que estoy absorbiendo energía), porque el sitio tenía mucha, mucha energía. Teníamos que encontrar nuestro animal de poder. Como yo ya conocía el mío (es un león precioso y muuuuy sabio), dejé que todos mis compañeros se pusieran antes, por si no daba tiempo a que pasáramos todos y me quedé la última. Varios de mis compañeros visualizaron durante la proyección que éramos seres prehistóricos, todos hombres, que íbamos juntos de cacería, les vino mucha sensación de ser todos “guerreros-cazadores” durante la proyección. Algunos vieron su animal y creo que ese animal conectó con sus corazones, fue muy bonito. El quedarme la última implicó que al final sólo faltábamos Ismael y yo por recibir y Francesc dijo que nos pusiéramos en medio, cabeza con cabeza y todos los demás, (casi 40 personas) nos proyectarían. La verdad que me dio un poco de acojono, pero más por Ismael (ya dije antes que fue la primera persona que vi y sabía que saltaba como una rana, me daba miedo que me cayera encima de golpe) que por las 40 personas proyectándonos.

Comenzaron mandándonos tensiones estáticas. Yo estaba tumbada y con el antifaz puesto, pero empecé a alucinar conmigo misma, porque si me fijaba mucho, podía sentir de qué dirección venía la onda de la tensión estática y cómo al llegar a mi aura ésta ondulaba, (me venía a la mente la imagen en la que Neo en Matrix, mete los dedos en el espejo y al sacarlos el espejo ondula: http://www.youtube.com/watch?v=VTYvLhfbTAU) y cuando dejaba de ondular, mi aura absorbía la energía, con lo cual se hinchaba y se hacía más y más grande.

Después, comenzaron a proyectar 6ª parte y ahí por desgracia se confirmaron mis miedos, porque empecé a escuchar golpes de Ismael contra el suelo, mientras cantaba como un indio y yo pensaba “jooo… lo mío en comparación con él, desde luego no es nada espectacular”. Yo seguía con mi antifaz y mi sonrisa de oreja a oreja y debido a tanta energía las oleadas empezaron casi desde el principio, pero ya sabía como “subirme” a ellas. Al llegarme a la cabeza algunas me hacía como cosquillas en el cerebro y daban ganas de reirse y todo. Volví a ver una luz blanca varias veces y volví a creer que se me había caído el antifaz, pero para nada. Tengo que reconocer que del animal de poder ni me acordé, porque estaba más preocupada de escuchar si el siguiente golpe de Ismael contra el suelo sonaba más cerca de mí o más lejos, al final pensé “bueno, si me cae encima, ya me lo quitarán, sólo espero que no me rompa nada” y seguí a lo mío, para poder disfrutar el momento.

Después nos fuimos al Salt de L’Aigua, el sitio es precioso, una cueva con un salto de agua natural. Comimos allí y luego Francesc a mi grupo nos llevó a lo alto de un risco a hacer la práctica, (parecíamos cabras trepando):

Aquí teníamos que encontrar nuestro árbol de poder mientras nos proyectaban en el ombligo, la idea era visualizar cómo el árbol salía de él, fue curioso, porque me recordó a una imagen que sale en la película “La Fuente de la Vida”.

Curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, El Salt

El Salt en el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011

Suelo tener muy mala capacidad para visualizar, pero recordar esa escena de la peli me ayudó y enseguida vi un árbol grande que salía de mi ombligo, era una encina, con la copa muy ancha y frondosa. Mientras estaba mirando el árbol, de repente éste estalló, se convirtió en purpurina dorada y esa purpurina en energía que comenzó a subir de nuevo desde el ombligo hasta la cabeza en oleadas que duraron todo el tiempo que me estuvieron proyectando. Me gustó que la mayoría de mis compañeros notaron muchas, muchas sensaciones en la zona del ombligo durante la proyección y varios vieron su árbol.

Al día siguiente ya era Lunes por la mañana y muy a pesar de tod@s el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 finalizaba. Fuimos de nuevo a Santa Bárbara y nos pusimos tumbados alrededor de la espiral que había en la explanada al lado de ella, (la de la 1ªfoto), todos con las cabezas hacia el centro de la espiral. Francesc nos dirigió en una meditación-visualización hacia el Centro de la Galaxia: Nos uníamos como grupo y salíamos a través de un árbol despedidos hacia la órbita de la Tierra, luego hacia la Luna, íbamos hasta el Sol y un montón de sitios más que ya no recuerdo. Para salir de cada una de esas órbitas o tomar impulso para ir hacia ellas teníamos que hacer una tensión estática y enviar la energía hacia el grupo.

En cualquier otra circunstancia sé que mi mente hubiera estado “quejándose” al menos una hora de las casi dos que estuvimos, porque me clavaba las piedras del suelo, estaba dándome el Sol de pleno a las 12 del mediodía y no me había puesto protector solar, (me asé como un pollo), tenía sed, calor, etc…

Pero os juro que no me enteré de nada de eso, porque tenía tal expansión del chakra del corazón al imaginarme y sentir la energía del grupo, que en ese momento era la persona más feliz del mundo. Al principio imaginaba a las personas cogidas de la mano, (como en el corro de la patata) y conforme más rato iba pasando, el corro se iba convirtiendo en un aro gigante de energía dorada, a la altura de los corazones de sus integrantes, que cada vez se hacía más gordo y fuerte. Conforme más fuerte se hacía, más energía irradiaba y esa irradiación “tapaba” las caras de los integrantes del grupo, que estaban detrás del aro de energía.

Sólo visualicé alguna vez al final la cara de Edu y la de Adriana, pero llegó un momento ya en que éramos un “donut” gigante dorado, que iba por la galaxia y que representaba al alma grupal, donde ya no habían individuos ni personas separadas y que seguía alimentándose de la energía que le enviábamos con las tensiones estáticas y la kundalini y cada vez era más y más poderoso, e irradiaba amor por donde pasaba. Fue precioso, de verdad.

Después de aquel ejercicio sólo nos quedaba ir a ver a Oscar, (la carrasca).

Yo no lo conocía, pero me encantó, porque era un árbol que en cuanto le ponías las manos en el tronco te mandaba su energía al chakra del corazón y si estabas un ratito así, te transmitía incluso alegría.

Desde allí hicimos una meditación para conectar con todos los lugares en los que habíamos estado durante el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, (incluso hubo gente que “volvió” a ellos) y dar las gracias a todos los lugares y seres que nos habían acompañado.

Por último volvimos al albergue y allí ya hubo gente que se despidió y se fue, porque “oficialmente” se daba por finalizado el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011. Otros nos quedamos allí a comer y nos fuimos a ver la Iglesia de la Carrasca en Bordón por la tarde, pero bueno, eso ya es otra historia…..

Esta es mi vivencia del curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, que por supuesto no tendrá nada que ver con la de cada uno, pero quería compartirla para animaros a cualquiera que leáis esto a apuntaros a la próxima.

El Salt en el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 curso ede chamanismo de luz en la naturaleza

El Salt en el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 testimonios de los alumnos

¡Cuantos más seamos, más lejos llegaremos!.

Y no querría finalizar sin enviar…. ¡Un abrazo muy, muy fuerte a tod@s mis compañer@s, gracias por haber estado ahí!

Sonhia

Hola a tod@s:

He esperado unos días antes de escribir estas líneas… asimilando todo el proceso vivido en este curso de Fosfenismo en la naturaleza,

Matarranya 2011. Me sumo y comparto con todos los compis todo el agradecimiento manifestado a tod@s. Enfatizo a los más “visibles” y organizadores del curso, con especial relevancia a Francesc, gracias por tu ayuda, Bruno, Dani, Pedro, Meky. Un placer compartir con todo el grupo de Madrid y con toda la gente estupenda que he conocido en el curso… gracias de corazón.

Al curso de Fosfenismo en la naturaleza  Matarranya 2011 fui sin ninguna expectativa y por diferentes circunstancias estuve a punto de no ir. Finalmente, nada es casual y mi experiencia ha sido fantástica. No puedo detallar qué experiencia y/o estancia fue la más impactante y reveladora para mí… ya que todas lo fueron… cada una de ellas conformaron una vivencia reveladora, sutil, profunda, trascendente provocando cambios “saludables” en mi fuero interno.

Evocando la experiencia en la Coveta de L’Aigua todavía me emociono… fue memorable y muy trascendente, muy difícil explicitar con palabras, sólo me queda la vivencia tan impactante que viví y que sólo pude compartir entre sollozos con mi fantástico grupo… Gracias Mario, Cris, Víctor, Teresa y a los dos Jesús. Antes de encontrar mi piedra de poder, que por cierto encontré varias piedras (esmeralda, diamantes, oro…) lo más impactante fue el “viaje” que hice, atravesé una especie de sombra, un vacío muy oscuro y gélido, enfrentándome al propio miedo y a una profundísima oscuridad que me paralizó motrizmente… Gracias a la sonoridad del cuenco de Cris y al mantra OM del grupo, en un instante sentí necesidad de moverme en círculos (balanceo circular), según lo iba haciendo, iba ascendiendo la sensación sonora junto con toda mi motricidad y cuerpo hasta que llegó un punto que me sentía tan liviana, cómo si flotara… en ese instante me encontré flotando-volando con algo “transparente” y plateado… y a partir de ahí… no puedo explicitar con palabras lo que viví, sentí una conmoción tan fuerte, tan profunda, un instante de eternidad… era cómo si en un segundo comprendiera y abrazara a toda la humanidad… las lágrimas asomaban y sólo sentía necesidad de abrazar y honrar a todo ser humano… una delicia de vivencia de amor incondicional que guardaré en lo más profundo de mí.

A partir de esta experiencia todas las demás fueron sumando y expandiendo algo más profundo en mi interior… En la Cueva de Sta. Magdalena, con el elemento fuego, además de vislumbrar mi animal de poder (el águila) sentí un gran poder personal… tuve una experiencia más “dulce” con la energía… lo resumiría cómo enérgica, agradable, pasional y sutil.

 

La experiencia en el Salt con la meditación con el elemento agua… fue fantástica además de todas las vivencias con el grupo (Gracias Edu, Maite, Gabriel, Charo, Ana, Ismael). Disfruté mucho estando de activa, con cada uno de ellos, cómo de pasiva. Mi experiencia fue nuevamente reveladora, muy resumidamente me transporté a un soberano desierto con muchos cactus sin espinas que llegaban “literalmente” al cielo… también vi otro árbol que no ubico bien su nombre, y que no corresponde con la zona geográfica descrita… yo caminaba, caminaba, lejos de agotarme, porque sentía la necesidad de poder llegar a una gran luz que vislumbraba al fondo… y donde parecía que alguien, era como una sombra, me esperaba… según caminaba iba sintiendo una oleada inmensa y poderosa de energía… En esta maravillosa estancia, sobre todo cuando estuve de activa, escuchaba de fondo una melodía rítmica preciosa de cánticos y flautas. La experiencia con los ancestros muy impactante (vislumbré unos ojos clavados en mí que me miraban desde lo más alto…) y la meditación con Óscar muy interesante.

Por último, dar las gracias por dejarme “hacer” y/o expandir Biodanza al grupo de Fosfenismo, disciplina que me apasiona y con la que he crecido y sigo haciéndolo desde hace muchos años… Mi principal pretensión fue explorar la naturaleza de las emociones y las formas de ponerlas en movimiento… familiarizarse con la geografía básica de las emociones… Para ello quise llevaros por medio de las líneas de vivencias trabajadas (vitalidad, afectividad, trascendencia) al mapa individual del territorio emocional de cada un@ y del grupo. En definitiva, descubrir un estado del SER atemporal… Un estado de sintonía y unidad. Unión de cuerpo, corazón, mente, alma y espíritu con ayuda del movimiento, música, emoción y fosfenos…

Mi vivencia final: mágica y con más integración e inclusión de todos con todos y con el TODO.

Estoy en ello, escribiendo un artículo sobre Biodanza y mi experiencia con Fosfenismo.

Gracias de corazón, un placer compartir lo compartido.
Un abrazo.

Charo

Considero que este curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 ha sido un gran regalo y siento un profundo agradecimiento a Francesc, Bruno, Meki, Sonia y a todos los que participamos. En el primer sitio de la explanada, disfrute mucho haciendo el ejercicio, al terminar me sentía feliz, con mucho agradecimiento hacia la vida, con una conexión profunda hacia el universo entero.

Coveta del aigua,- Mi experiencia fue muy buena. Sentí mucho que Aiki no pudiera disfrutar del ejercicio. Cuando estuve de pasivo, me fundí con la tierra y ella me brindo una pared llena de cuarzos rosas, me nutrí de su fuerza y también de su belleza era un gran regalo para mí y para las personas que trato. Al terminar el ejercicio había reparado el cansancio de la noche anterior debido a que hubo un montón de interrupciones y por lo tanto no había dormido bien.

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, La Coveta de l'Aigua

La Coveta de l’Aigua, lugar de trabajo en el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011

Cueva de la Magdalena,- Nada más sentarme con los ojos abiertos empiezo a ver en el suelo un remolino entre rosa y violeta. Me quedo muy sorprendida. a continuación veo la silueta de un zorro. Estoy convencida que este es mi animal de poder, de momento. Al empezar la práctica me viene un olor a rosas, buenísimo. En este momento creo que han puesto varios inciensos de rosas, o alguna esencia. Pasado un rato vuelvo a sentir de nuevo el mismo olor, estoy entusiasmada disfrutando de este buenísimo perfume. Al terminar la practica le digo a Meky , que rico el perfume. Ella me responde que no había tal perfume.

Cuando estoy de pasivo siento como una torsión y elevo la garganta emitiendo unos sonidos de liberación. Me sentí genial. Al finalizar la práctica para los compañeros entro en un estado de bienestar de quietud y de paz.

Santa Bárbara.- Sentí la fuerza del lugar. Durante el ejercicio, tuve momentos en los que entraba en un estado acrecentado de conciencia. Te agradezco este ejercicio, se que lo puedo practicar y sé que lo voy a conseguir.

Salt. El sonido del agua, y los que formamos el grupo resulto muy mágico. La practica me mantuvo todo el tiempo con un nivel de conciencia muy alto. Cuando recibí pulsaba el Tam-tien con mucha fuerza, sentía mucha energía y hasta dolor en la pulsación de dicho centro.

Trabajo con Sonia.- Fantástico como siempre, considero que el grupo se cohesionó mucho más. Disfrute mucho con todos los compañeros con los que trabajé. Había entrega y era muy gratificante.

Estoy segura que resolví lo del miedo paralizador. Al llegar a Madrid, estaba mucho más relajada que otras veces. Tengo que aclarar que esta era mi 4ª clase. Muchas gracias Sonia. El curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 ha sido muy bueno, y el nivel del grupo cada año va siendo mucho más alto que el anterior.

Ha sido un lujo poder vivir y gozar estos días con todos vosotros, Muchas gracias a cada uno de vosotros.

Meki

Este año no se como expresar mis experiencias en Matarraña, es como una fusión de todo lo vivido y no encuentro como desmenuzarlo. Siento que el año anterior fue un  curso de Fosfenismo en la naturaleza, de experiencias nuevas para mí que me permitieron dar el salto para practicar el método con más seriedad, que es lo que se merece por parte de todos, pero este año siento que fue para mí, el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, un curso donde tomé conciencia de todo lo que iba sucediendo, todo ha sido muy importante para mí desde el pequeño detalle al gran detalle.

Lo más destacable fue mi primera experiencia de kundalini dirigida, siempre me resistí a la experiencia, pero esta vez ya sentía que tenía que dar ese pequeño saltito, que a día de hoy fue más importante de lo que yo creía. Algo maravilloso sucede en la conciencia y en la percepción con la experiencia de kundalini, sea en el grado que sea, se crece, soy consciente de que se crece. Siento mucho agradecimiento hacia Francesc que estaba pendiente de que por fin me decidiera y perdiera esos miedos que tenía, muchas gracias. Me sumo a todos los agradecimientos que menciona Dani y sobre todo a los compañeros de Madrid por su gran generosidad, cuando les pedí que aportaran alimentos para los desayunos, ellos llenaron la cocina, mil gracias amigos y amigas por ser así.

Doy las gracias por compartir lo compartido, por permitirme conoceros un poco más a todos, a ti sobre todo Dani por nuestro encuentro en Biodanza. En este momento me invade la emoción, me gustaría decir más, pero ahora mismo no puedo, más adelante quizás. Un enorme beso para los nuevos compañeros de otras partes del país, fue un placer.

Gracias a todos y por todo y gracias al lugar.

Vicen

Hola a tod@s.

Mi experiencia creo que la había tenido anticipada, empezó tres días antes del curso, cuando viajé de noche a unas galerías subterráneas. Al estar en la Coveta sentí que eran iguales. Estando dentro notaba que se me acolchaba el cuerpo y tuve que salir, quería volver a entrar de nuevo pero no me pareció bien interrumpir el ejercicio, pero por la noche volví a la Coveta a terminarlos.

Cuando estuve en la explanada como pasivo tuve una visión que me dejó muy impresionado, eran ríos de lava y fuego. Francesc me dijo que de momento estuviera tranquilo que no iba a pasar nada y que siguiera muy atento a todo y así iría comprendiendo.

Al terminar el ejercicio en la espiral, Francesc explicó que al ir a la encina Oscar uniría las energías de los lugares donde trabajamos como si fueran ríos de lava y ahí comprendí y tuvo sentido esa experiencia. La verdad es que me lo he pasado pipa, todavía sigo flotando.

Gracias Francesc por este curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 tan bueno y tus indicaciones.

Besos y abrazos para todos.

Rosa

Para mi ha sido muy especial me ha proporcionado más confianza en mi misma y saber que hay una fuerza muy grande en mi interior y no te digo nada como grupo el descubrir lo poderosos que somos me ha dejado perpleja, siempre había sentido decir que el poder está dentro de uno ,pero de sentir lo que dicen a experimentarlo nada tiene que ver, es algo que te deja atónita , ensimismada por el amor tan grande que puedes llegar a sentir. Guau!! que pasada.

 

Después de luchar y luchar contra viento y marea marché hacia Matarraña.

En el viaje tengo que decir que todo me fue muy bien tranquilo hasta llegar a La Fresneda, llegué con el deposito del coche en reserva y fui hasta Valderrobles a llenarlo.

Cuando volví a La Fresneda no sabia en donde encontraros así que os llamé y bueno me vinisteis a rescatar. Una vez allí la presentación del grupo muy bien, me encanto ver personas de todas las edades, todos muy agradables. Tengo que contar una cosa que no deja de ser muy curiosa. Fue en la cueva de la Magdalena, subiendo por el camino me encontré una piedra la cual parecía tener unos símbolos me llamó la atención y la cogí le pregunté a la naturaleza si podía quedármela y me respondió que estaba ahí para mi, paso rápido a describirte mi experiencia en La Magdalena.

Cuando empezamos con el grupo a lanzar la burbuja de luz proyectándola hacia el chakra del corazón de la persona que la recibía de vez en cuando habría mis ojos y veía que la persona la recibía pero no de forma inmediata sino como 2 o 3 segundos después de lanzarla (solo fue una percepción) cuando me tocó a mi estaba en el suelo estirada solo ponerme en contacto con el suelo me subió una corriente en las manos y por toda la columna y eso que aun no habíamos empezado. Luego empecé a ver una mariposa blanca parada en una hoja agitando sus alas y pensé este debe ser mi animal de poder, me vi como un hombre salvaje bebiendo en un río una agua clara cuando fije mi atención vi un ser con mucha luz que salía del agua luego oí un ruido (creo que en ese momento Francesc estaba delante mío) yo seguía mirando hacia el lugar donde había sentido ese ruido y vi un cervatillo como acabado de nacer pues sus patas temblaban de repente vi el sol a lo alto de la montaña y lo mire porque me llamaba y sentí como trepaba corriendo hacia el y allí hubo un estallido de colores. Todo maravilloso, mi sorpresa es que al día siguiente en el Salt Josefina estaba buscando una piedra para tener un recuerdo del lugar y le dije mira esta me la encontré en la Magdalena, se la quedo mirando y me dijo aquí hay un símbolo que yo veo siempre cuando hago un fosfeno con el sol (algo así como un bastón) y me dice y si le das la vuelta aquí hay un cervatillo naciendo…

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 experiencias de los alumnos en los lugares de poder

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 lugares de poder y testimonios

{simpleproduct:id=62}

Yo no creo en las coincidencias creo que la Madre Naturaleza y Maria Magdalena me hicieron este regalo, esta es solo una de mis experiencias. Yo doy muchas muchísimas gracias a todo el grupo que han hecho posible todas las experiencias maravillosas que hemos vivido, y ha hecho que nuestro corazón se engrandezca. Gracias a Francesc a Bruno que también ponía mucho empeño y a ti amada madrina Meki.

Edu

Hola a todos:

Para empezar me gustaría decir que estuve más cerca de no ir al curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 que de ir, por diversos motivos que ahora no vienen al caso, o tal vez si vengan al caso, pero no los comentaré. Afortunadamente mi estancia en aquel lugar estaba escrita en mi camino. Muy agradecido a todos los lugares que visitamos.

Esta vez mis experiencias sutiles fueron bastante menos espectaculares que el año anterior, sin embargo el nivel energético de la gente ha subido mucho.

El curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 para mí, lejos de ser un salto energético importante (que siempre lo es), ha sido totalmente revelador.

Quiero agradecer a Francesc y a Dani por estar tan atentos a la energía, a Pedro de Valencia por el esfuerzo, a Ismael por su fuerza y sensibilidad (y por el mensaje que me diste), a Pedro de Soria por el compañerismo y la complicidad, a Bruno por ser tan afable, a Meky por llevar en brazos a Madrid, a Sonia por la Biodanza y por todo lo compartido, a Charo por su sabiduría, a Montse por un reencuentro tan bonito y esperado, a Lluna que le deseo lo mejor y que todo vaya bien, a Ñaki por nuestro abrazo de despedida (ya le llegó a mi padre, mil gracias) a Maite, Mario, Gabriel, Jesús, Josefina, Vicente, etc. etc. En definitiva gracias a todos por el trabajo realizado, por la compañía y por compartir tantas cosas y tantas experiencias.

Sí tuve algunas experiencias pero resumo brevemente la experiencia sutil más importante que tuve. En el Salt encontré mi árbol de poder, el Ciprés. Árbol conocido por tener profundas raíces y a la vez apuntar al cielo, símbolo de la unión entre cielo y tierra. Característico por la pureza e incorruptibilidad de su madera con el tiempo. En algunos círculos iniciáticos se dice que contiene el olor de la santidad y se conoce como “el árbol de la vida” (a pesar de tener connotaciones relacionadas con los cementerios).

Como conclusión final del curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 me llevo algo importante, no hay ritmo que valga si no está presente la emoción desde el corazón. Nos vemos el año que viene, y para entonces seguro que la cosa será bien diferente.

Un fuerte abrazo!!

Pedro N.

“El curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, es un curso de espiritualidad”.

Yo, que de natural soy como “un palo rígido”, insensible a la energía de los lugares de poder y a los procesos sutiles que ocurren a mi alrededor, puedo asegurar que algo dentro de mí ha hecho “clic”. Este año se ha producido un cambio cualitativo en mi manera de sentir y percibir la energía al terminar el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 y, sobre todo, al haber convivido con tan buena gente en la comarca del Matarraña.

Después de unos meses de meditación giroscópica realizada a diario –casi con una disciplina prusiana- tenía la impresión de haber entrado en un ciclo/bucle rutinario en el que la característica imperante era la repetición, es decir, la energía la tengo dentro y se exterioriza con mucha facilidad pero no sabía qué hacer con ella. Me limitaba a realizar el ejercicio que tocaba y el resultado era el esperado… Siempre el mismo: vibraba, me movía en la silla y sentía calor. En realidad, las sensaciones siempre son agradables. Pero, en este curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, me he cruzado con un espíritu generoso, complaciente y abierto a compartir experiencias y esclarecer dudas (como explicó Francesc en el Ara de la ermita de Santa Bárbara, he intentado vaciar mi tazón rebosante y lleno para volver a rellenarlo y continuar progresando). Me explicó que tenía que marcarme un objetivo. Que me preguntara: cuál es mi objetivo –u objetivos- al realizar estos ejercicios; para qué quiero todo esto; porqué lo hago y, sobre todo, que escuchara a las demás personas, ya que, indefectiblemente, las respuestas siempre vienen a través de éstas. Para ello hay que desarrollar la capacidad de escuchar, observar y meditar. A este curso venía muy seguro, con cierta suficiencia. Parecía que con el trabajo realizado con el giroscopio fuera suficiente para creerme algo y, sin embargo, te das de bruces con la realidad. Te encuentras con amigos que son anímicamente mucho más fuertes; mucho más intuitivos; mucho más inteligentes; en definitiva, mucho más sabios que uno. Charlar con los compañeros fue un continuo aprendizaje.

En el Convento de Santa Gracia noté como la energía recorría mi cuerpo y lo hacía vibrar. Fue Josefina –uno de esos espíritus sabios- quien me explicó qué hacer con esa energía y cómo profundizar en ella, siempre con el máximo respeto y poniendo el corazón en todo lo que se hace (corroborando el discurso de Francesc).

En la “Coveta del Aigua” me fue mejor que el año pasado. Allí tuve la vivencia de estar en la cueva flotando en el aire; ingrávido, y, apareció un cuarzo muy grande, desde el que emanaba una luz blanca muy brillante.

En la ermita de Santa Magdalena, como pasivo, me fui a la nada y al todo. Estuve como en un espacio esférico –me ha ocurrido en otros ejercicios y situaciones- con mucha luz y girando alrededor de mi eje corporal.

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 de Dr. Lefebure Methods

Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 curso de chamanismo de luz

En el Salt trabajamos el reino del agua más el elemento árbol y, estando tanto de pasivo como de activo, la experiencia me resultó, también, más fructífera que en el curso anterior, bien porque vi mi árbol protector, bien por las experiencias y sensaciones de los compañeros del grupo. A raíz de ellas, es donde empecé a notar las vibraciones o la energía que desprende el lugar. Ellos me hicieron entender que en la Naturaleza no estamos solos si no que compartimos la existencia con criaturas que habitan el reverso del mundo, de las que pueblan los cuentos populares. Los elfos, las hadas, los duendes y demás criaturas viven en los rincones de las casas, debajo de las piedras, en las grutas más hondas o en la profundidad de los lagos. Allí donde el ojo humano no suele llegar ni su razón tiene poder alguno. “Pobre del que no se detenga a escucharlos: nunca tendrá nada interesante que contar a los demás.” (Gustavo Martín Garzo).

Al día siguiente en la espiral que domina la colina de Santa Bárbara la evocación fue muy bonita y, ya, despedimos el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 con Oscar, nuestra carrasca centenaria.

Este año he entendido mejor a Francesc: parafraseándolo: “Este es un curso de espiritualidad”. Lo importante es seguir una continuidad en el plano espiritual, no sólo mantener la concentración al realizar los ejercicios, sino, también, en la cotidianidad del día a día, es decir, en las actividades más prosaicas y en la convivencia con lo compañeros. Claro, el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011 es –o mejor dicho, era- de evolución personal, de maduración personal, de crecimiento personal. Pero no. Creo haber comprendido que esa no era la línea marcada. Un curso de Naturofenología es un curso de espiritualidad las veinticuatro horas del día. Como concepto intelectual parece claro, en la práctica requiere un esfuerzo. El proceso de centramiento; el intento de dar coherencia al curso respecto del objetivo a conseguir; el caminar por la vereda estrecha y sinuosa que te dirige hacia lo espiritual, quizás, ese esfuerzo sea lo importante. Es un proceso de formación continua. Al menos es lo que he sentido de forma íntima en estos días de convivencia en el Matarraña.

Agradecer de todo corazón a Sonia el ejercicio de Biodanza que realizamos. Me encantó.

A todo el mundo muchas gracias por todo lo que me habéis aportado. Muchos besos. Y daros: “un hasta luego”.

Magda

 

Buenos días amigos, después de algunos días y de recordar la experiencia del Matarranya ,me dispongo a dar mi humilde testimonio. Para mi fue toda una sorpresa, ya que pese a llevar muchos años conviviendo y usando el fosfeno con fines pedagógicos y realizando un pequeño trabajo personal, nunca había profundizado en el tema energético. Sí bien es verdad que ya llevaba algún tiempo queriendo hacer el curso del Matarranya el universo y mi propia creación no lo habían propiciado.

Tengo que decir que para mi fue toda una experiencia, nunca había sentido de forma tan clara la energía de mi corazón y cómo la razón quedaba subyugada por la fuerza del espíritu.

Enfrentarme de forma tan cruda y rápida a mis miedos y a la creación de mi propia realidad como en la cueva de la Magdalena, fue un choque brutal, intenso y en su fin muy positivo, ya que después de aquello yo creo que ya no soy la misma. El Salt fue una experiencia intensa pero más suave, una vivencia rica pero no convulsa. Oscar fue el ancla con la madre tierra, no solo pensar en el respeto, sino sentir el respeto i formar parte de el. Santa Bárbara como siempre me hace sentir mujer, creación. Aún, cuándo pienso en todas las experiencias se me pone la piel de gallina, por este aprendizaje tan rápido, tan intenso que aún estoy en fase de digestión.

Aprovecho la oportunidad para agradecer a todo el grupo la acogida, intercambio, el amor y la amistad que como privilegiada pude compartir con personas desconocidas en su forma, pero no en su corazón. Gracias amigos a todos y en especial con los que compartí experiencias en grupo, con la gente que sin más conectamos enseguida, valorar el inestimable trabajo de Dani, Pedro, Meky, la enriquecedora sesión de Biodanza con la profesionalidad de Sonia y en especial a mi guía en el sentido más profundo de la palabra, que sin forzar ni dirigir me ha hecho descubrir y crecer. Gracias a todos, os mando un abrazo, os siento cerca. Ah!!!, que paséis unas estupendas vacaciones.

Amparo

He hecho este curso por segunda vez y, como era de esperar, ha sido diferente pero igualmente intenso y emocionante. La verdad es que fui de sorpresa en sorpresa, y la primera ocurrió el primer día del curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, cerquita del Convent de Nuestra Señora de gracia, una preciosa mañana de verano entre árboles pajaritos y chicharras. En el centro de un grupo de personas fuertes y amigables y desde el mismo instante que cerré los ojos viví una experiencia sorprendente y emotiva, pues sentí que la naturaleza se ponía a mi disposición por unos minutos para regalarme y mimarme.

Cesaron los cantos de OM y me quedé a solas con la banda sonora de la Naturaleza: el viento, el silencio, el sol, los cantos de los pájaros y las chicharras formaban una orquesta en la que cada instrumento entraba y salía y volvía a entrar al perecer sin orden y concierto, pero la verdad es que lo hacían según mis necesidades y deseos, sin que yo tuviera ni que expresarlos, y totalmente a mi gusto. Si el viento soplaba un rato y empezaba a quedarme fría, cesaba inmediatamente y el sol me calentaba; cuando el sol era excesivo el viento se ponía en marcha de nuevo; si la algarabía de chicharras se volvía ruidosa, paraban un poco para que los pájaros se hicieran oír; y de vez en cuando se imponía el silencio, tan sólo el silencio. Los percibía a todos y cada uno de ellos como elementos independientes: el sol, el viento, los cantos de los animales, el silencio (como un elemento más y no como la ausencia de sonido), pero no como Madre Naturaleza. No sé por qué fue así pero fue así, sencillamente perfecto. Mi gratitud eterna para ese lugar porque nunca antes había sentido nada así, ni remotamente parecido, nunca; la emoción y la felicidad que me proporcionó vivirán en mí para siempre.

Por la tarde, la Coveta de l’Aigua, fue el contrapunto de oscuridad e inquietud a la luz, al sosiego y la calma de la Naturaleza en aquellos días y de mí misma en lugares como el Salt y el Convent. La Coveta es negrura y humedad, es un sitio cerrado, es silencio y fealdad. Y después de un tiempo allí sentí que ese sitio era mi sitio. No me afectaban ni el frío ni la oscuridad, me sentía cómoda y en algún momento eufórica y, algo más tarde, el sonido del didgeridoo lo volvió todo aún más especial. Aunque nunca percibí nada maligno en ese lugar, sentir un sitio así como algo propio resultó un poco inquietante. Lo que siento es que esa cueva tiene vida propia y voluntad, que “tiró” de mí el día siguiente cuando me encontraba en Santa Magdalena, y que ha actuado a través de mí las dos veces que he estado allí, brindándome experiencias y visiones a costa de privar de ellas a las personas que estaban conmigo, como por simpatía o afinidad conmigo. La verdad es que suena absurdo y resulta inquietante.

El domingo por la mañana subimos a la ermita de Sta. Magdalena al encuentro de nuestro animal de poder. No encontré el mío, no sé por qué, pero si existe la flor de poder eso sí que lo encontré, en una visión luminosa, sorprendente y encantadora: un manojo de amapolas en forma de corazón, latiendo y cimbreándose al unísono, mi nuevo corazón, mi corazón de amapolas. Posteriormente, mi mente volvió a la negrura de la Coveta, pasaron más cosas que recuerdo de manera algo confusa, y en conjunto, viví una experiencia donde alternaron la luz y la oscuridad, la calma y la agitación.

Chamanismo: Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, testimonios

Chamanismo de luz: Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011

En la placidez de una tarde en el Salt me dormí en los laureles, literalmente, pues debíamos centrarnos en la búsqueda del árbol de poder y yo lo había encontrado el año anterior: un laurel. Demasiado alejada del agua para mi gusto y tal vez demasiado relajada, me fijé en la única sensación extraordinaria que sentí, la espiral que giraba alrededor de mi ombligo, y me dejé llevar suavemente por ella.

Hubo más, pero en algún momento hay que poner el punto final.

Doy las gracias al grupo, muchísimas gracias a todos y cada uno de vosotros, porque sin vuestra fuerza, ninguna de estas maravillas habría sido posible. Y un recuerdo especial a Ñaki, por estar ahí en el Convent y en la Coveta, a Josefina por ser como es y por ese rato compartido en el Salt, y a Adriana, con quien he compartido muchos kilómetros, mucha alegría y muchas risas.

Abrazo grande. hasta siempre.

 

Víctor

Ya han pasado unos días y ya se tiene más perspectiva ¿no? Las experiencias nos transformaron ¿verdad?. Como algunos, he podido ver esta vez (en otras ocasiones no) tanto mis piedras de poder (zafiro y jaspe), mi árbol (almendro en flor) o mis animales (rinoceronte y elefante). Además de con ello, me quedo con lo bien que supe gestionar la energía del grupo en la cueva de Sta. Magdalena (nunca había tenido a tanta gente proyectando sobre mí), y con experiencias singulares de interacción con algunas personas del curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011(voy a contar una pero hubo otras): hablo, por ejemplo, de una conversación con Miguel la noche del sábado sobre los Guías que desencadenó un contacto allí en ese momento con un Guía con el que tengo comunicación desde hace tiempo pero que me sorprendió porque no me lo esperaba en ese momento (me quitó dudas sobre mi participación en el curso). Por otra parte tuvimos la clase de Biodanza que me aportó apertura, integración, trascendencia (sentí p.ej. que el cosmos es mi hogar), etc.

Cristina

¡Hola compis! Yo quería daros las gracias a tod@s por vuestra compañía y vuestra energía.
También por supuesto a los que más se lo han currado: Francesc, Meki, Dani y Pedro por vuestro tiempo y organización. Evidentemente me lo he pasado pipa, (como reflejaba mi cara cuando me proyectábais 6ª parte) y he aprendido un montón. Me he reido muchíísimo con mucha gente y he descubierto sitios nuevos muy, muy poderosos y bellos. Desde luego, nada que ver el curso de Fosfenismo en la naturaleza Matarranya 2011, con la lámpara del Dr. Lefebure, (con todos mis respetos a la lámpara). He entendido por fin el “intríngulis” de las tensiones estáticas y he aprendido que se puede proyectar 6ª parte con las piernas mientras se “toca el piano” con las manos, (método “Brunil” total). He visto muchos “hombretones” trabajando el chakra del corazón, lo cual me ha ilusionado y emocionado mucho, mucho, (¡ánimo chicos, seguro que lo conseguiréis!)

He subido kundalini, (que no es poco) y se lo he dicho ya a Doris para que vea que soy una “alumna aplicada”, je,je Ah! y ya he “amenazado” a Francesc con apuntarme al curso de invierno, aunque sea en plan “rambo”,así que voy a daros guerra para rato….

Bueno, os mando un abrazo y un besote muuuuy fuerte a tod@s!!

Chagral

En la Magdalena me libré de todas las cargas, me sentí envuelta en un torbellino de júbilo inabarcable que pugnaba por salir …… y quería repartir por el mundo.

Vacío y Conciencia. Y cuando ya nada esperaba , y era feliz llegaste tú , entré en tus entrañas y a través de tus ramas acaricié el sol , el cielo y la tierra , en respuesta una fuerza poderosa me llenó y aún hoy conservo su ritmo. Expansión de Conciencia. Las diversiones del mundo de arriba no me deslumbran quiero crecer.

Y a la vuelta … El camino y el ocaso , mi tierra, miles de árboles alrededor susurran tu nombre Oscar …………….. y ocurrió. El sol bailó para mí.

En nuestro próximo encuentro quiero ser para ti La mujer que corre con lobos.

Charlyclabi

Hola a todos es la primera vez que vengo a Matarraña, muy atento a lo que pudiera ir sucediendo, pasaban las horas, los días pero yo no sentía nada especial, la película que pasaba por delante de mis ojos no me motivaba para nada, pero el domingo, llegó la cueva de la Magdalena, de repente esa película se convirtió en una gran superproducción ganadora de varios Oscar, fue impresiónate, se me se hizo muy corto el tiempo, me hubiera gustado que durase varios días, fué un antes y un después EXTRAORDINARIO. Muchas gracias a Francesc, Meky, Dani y a todos los compañeros, y a seguir procesando todas las experiencias.