Grabar el aura con luz, la matriz etérica

Grabar el aura

Grabar el aura con luz

Mi experiencia en este curso de Matarranya IV de grabar el aura, comienza en la cueva de Santa Magdalena.

Y allí fui la primera en pasar de pasivo, el objetivo era conectarse con las monedas de I Ching y dejarse fluir para su posterior tirada, las palabras que utilicé para esta conexión fueron: monedas, fluir, objetivo y transmutar.

Tengo que destacar un pequeño detalle ya que al principio, mi concentración en las monedas no fue total pues hubo momentos en los que mi mente se descentraba, en cambio con mis compañeros sí que estaba totalmente conectada, pues fueron en esos momentos en los que sentí que se perdía el ritmo con el mantra om, así que tomé conciencia y me centré en mi objetivo: conectar con las monedas, el fluir, el objetivo, transmutar y entonces esa conexión con mis compañeros y el ritmo fue perfecta.

Francesc colocó las monedas en mi tercer chacra y sentí que se fueron integrando poco a poco en mí, y fue mi serpiente, la energía kundalini, la que se encargó de integrarla pasando por todos mis chacras, fue una subida de kundalini muy sutil y con un objetivo muy claro: integrar mi energía con la de las monedas, su fluir, el objetivo y la transmutación.

Después de esto pude disfrutar de ser la primera, aunque si soy sincera no quería serlo, pero me dejé fluir y disfruté de esta maravillosa experiencia, ya que cuando estuve haciendo de activa, trabajando para ellos, puse especial cuidado en seguir el ritmo. Recuerdo que di las gracias porque esta conexión (con las monedas, con el fluir, con la transmutación, con mi conexión con mis compañeros, con el ritmo y con el lugar, mágico lugar), y todo esto se integró en mí, y consecuentemente lo compartí con todos ellos al proyectarles, aunque en un principio el ser la primera era algo que no me atraía mucho, me dejé fluir y recibí este regalo maravilloso que pude compartir con todos mis compañeros.

A la hora de tirar las monedas, evoqué esta sensación de conexión para que  así fluyera el mensaje a través de los hexagramas.

Por la tarde y a la mañana siguiente del curso de grabar el aura Matarranya IV, se trabajó con la grabación de estos hexagramas en el campo etérico, lo que sentí fue una sensación de serenidad, de madurez, de unidad, de paz… sentí como se iba integrando allí donde Francesc proyectaba el hexagrama, quedando grabado como un tatuaje, noté mucha fuerza en lo que se estaba asentando en mi aura.

Fue una delicia poder compartir este sentir cuando trabajé para ellos durante todo el curso de grabar el aura Matarranya IV, este maravilloso sentir es lo que yo recibí del excepcional trabajo de todos mis compañeros, gracias por vuestro trabajo con calidad, gracias “compis”,  y de una dirección mágica y maravillosa, gracias Francesc, me siento afortunada de pertenecer a esta maravillosa familia, gracias.

Nuria Martínez