Fascinantes las experiencias del curso de chamanismo de luz, Matarraña 2009

Chamanismo de luz, Matarraña 2009

Testimonios chamanismo de luz, Matarraña 2009

Aiki

Acabamos de volver de la maravillosa experiencia que ha supuesto el poder compartir este fin de semana en el Matarraña, haciendo el curso de Naturofenología, chamanismo de luz, Matarraña 2009. Intensivo, agradable, poderoso, íntimo, variado…. En poco tiempo muchos adjetivos para calificarlo.

Bueno, si. Es que los recuerdos se me amontonan y se me olvida la base. Es verdad. Lo primero que Francesc dijo en el curso es eso: para trabajar con los elementos de la naturaleza hay que ser muy RESPETUOSO, y para ello siempre hay que pedir permiso para iniciar el trabajo, dar las gracias al terminarlo, guardar máxima consideración con el lugar, ya que nos da su permiso para trabajar con el, y con los seres que en el viven.

Chamanismo: árbol de poder

No debemos contaminar el lugar ni con basura física ni con basura mental. Y para todo ello hay que trabajar con el sentimiento, con y desde el corazón. Solo el trabajo desde el corazón ayuda a progresar. Amor, respeto y humildad.

La gratitud es para todos desde mi corazón. Para los que estuvieron allí físicamente, para los que ayudaron energéticamente, para los que nos visitaron, y para los que allí viven que nos dejaron practicar, sentir y vivir. A todos ellos gracias. Especialmente a quien me permitió ver su pensamiento durante un ejercicio, porque esa experiencia me impactó.

Gracias a Francesc por el esfuerzo y a Gilles por no venir, aunque también si hubiera venido habría sido maravilloso (no es desprecio a Gilles, todo lo contrario. Pero al no venir el nos permitió que Francesc guiara el trabajo, muy intenso y adecuado, y aquello a mi al menos me vino muy bien. Aunque tengo enormes ganas de poder hacer otro curso con Gilles. Él no pudo venir por problemas personales, que desde aquí deseo desaparezcan).

Yo también he estado en Francia pero hacer las cosas en casa y con tu gente es diferente, mas ameno. Y el lugar es superpotente. Así lo siento por las cosas que viví. Gracias a Pedro que propuso este lugar. Solo espero y deseo que esto siga, que se pueda repetir, mejorar, y si es posible, continuar.

Sito

Me gustaría compartir con vosotros el curso sobre Naturofenología, chamanismo de luz, Matarraña 2009, que este fin de semana hemos realizado en la zona del Matarraña. Si tuviera que definir el curso en pocas palabras diría que ha sido un curso de regeneración, gran regeneración, donde el contacto con los elementos, los elementales y los tótems nos han proporcionado tal cantidad de energía que ha provocado grandes experiencias significativas para cada uno. Yo transmitiré la mía apoyándome en la máxima de Francesc que dice: aquello que no se da se pierde.

Comenzaré dando las gracias a la madre tierra, al sol, la luna y las estrellas que nos guían en nuestro camino, a Francesc por su esfuerzo, su cariño y su trabajo impecable. A las compañeras y compañeros por el gran interés y esfuerzo en transmitir la energía necesaria para facilitar la experiencia interna.

Fue el segundo día donde estaba como pasivo para trabajar en la búsqueda del árbol de poder. En el día anterior habíamos trabajado con la energía masculina sobre una plataforma rocosa que se utilizaba como observatorio astronómico y con la energía femenina en un enterramiento megalítico.

Trabajamos para percibir la visión de la matriz etérica, con la vinculación con un árbol enorme y poderoso, cariñosamente lo apodamos Oscar. Trabajamos con la fuerza de las rocas en Les Roques de Masmut, de una fuerza impresionante. Y por último trabajamos dentro de una ermita, todo un privilegio.

Con todo el cúmulo del trabajo del día anterior me dispuse a estar atento e intentar ver mi tótem del árbol. Me situé cerca de una roca donde reposaba mi cabeza al lado del rio, al otro lado había otro grupo trabajando. Francesc nos dijo que nos centráramos en el plexo solar. A los pocos instantes de comenzar visualicé en el plexo solar una galaxia rotando, manifestación del chacra de ese lugar, y a continuación vi mi árbol de poder, grandioso. Sentí que el árbol se enraizaba en mi tronco y de pronto me vi sumergido en el centro de la Tierra, lo curioso es que en ese lugar nadaba como si hubiera una especie de gelatina. Poco después vi una figura a mi derecha que enseguida reconocí como mi guía, pues siempre aparece con una capucha sin poder ver su rostro. Veo que se gira se levanta la capucha y sorpresa, veo una máscara negra como las típicas africanas con el rostro alargado.

Las rocas del Masmut en Matarraña

En fin, el guía sigue jugueteando un poco conmigo. Pero realiza una maniobra y poco después me hace ver mi corazón, fuerte, robusto, energetizado, de un color rojo lleno de vida. Posteriormente me vi dentro de una cueva profunda donde había otra persona, Francesc, y me señaló mi piedra de poder.

El trabajo fue largo y siguieron apareciendo imágenes, de repente veo todo mi cuerpo lleno de lombrices de tierra que salen por mis ojos, nariz, oídos y rodeando mis brazos. Un compañero al comentar la experiencia, agricultor, me dijo que las lombrices regeneran la tierra, la oxigenan, y que podía ser un símbolo de regeneración celular. A continuación una lombriz mucho más gruesa que las otras atraviesa toda mi columna y sale por mi cabeza. Una vez fuera se abre como un capullo y veo salir de dentro, durante un instante, mi cuerpo lleno de una luz inmensa, estaba de pie a una distancia de dos metros de mi cabeza, muy luminoso. Me conmoví.

No fue esa la única salida, poco después, aparece un tubo de luz a lo largo de la columna y de repente salgo disparado hacia la otra orilla donde estaba el otro grupo, allí me situé al lado de los otros compañeros con las manos dirigidas hacia el pasivo moviéndolas a la sexta parte. Aquí fue donde comencé a ver no tanto las figuras humanas con el cuerpo físico, sino el cuerpo físico visto desde la matriz etérica, a modo de cuadrícula, por denominarlo de alguna manera. Una imagen que me viene a la mente, que puede explicar esto, es el final de la primera película de Matrix.

Por último desde mi plexo solar apareció un cáliz desde donde se empezaba a derramar agua, cada vez con más abundancia, hasta que oí el sonido que emitía Francesc y comenzó a surgir un surtidor que alcanzaba una gran altura.

Esto es lo que os puedo decir de mi vivencia, espero guardarla en mi corazón y llevarla lo más lejos posible. Debo decir que al acabar el curso chamanismo de luz, Matarraña 2009 me encontraba con tanta energía que me recordaba de mis sensaciones físicas de hace más de 15 o 20 años.

Víctor Carral

Yo también estuve en Matarraña, chamanismo de luz, Matarraña 2009 y estoy entusiasmado con la experiencia.

El lugar me pareció excelso para este tipo de trabajo, con varios enclaves únicos y diversos y todos ellos de una energía impresionante y dulce a la vez. Tengo que decir que la energía y dinámica de trabajo del grupo me pareció catalogable con los mismos adjetivos, impresionante y dulce. Nunca había trabajado tanto y tan bien en ningún curso de Fosfenismo.

Hace un par de años yo estuve en Francia en un curso también de Naturofenología y he notado varias diferencias:

1. Para ser justos, mi estado energético era mejor de partida y mi entrenamiento mayor en éste, lo que me predispuso a tener una mejor experiencia y trabajar mejor.

2. El lugar en el que se celebró este curso (por cierto aún quedan algunos enclaves maravillosamente energéticos en el lugar que no hubo tiempo de visitar) me pareció más rico, más poderoso, más sutil, más amable energéticamente.

3. La dinámica de trabajo más intensa y productiva. La generosidad de Francesc, la predisposición y compromiso del grupo, la aportación de personas físicamente no presentes y la calidad energética del enclave seguro que tuvieron que ver.

Fosfeno en Santa Bárbara

Me pareció curioso que nadie hiciera (al menos en mi presencia) siquiera un comentario no constructivo acerca de la ausencia por imponderables de fuerza mayor de Gilles. Nos dimos la oportunidad de tener la mejor experiencia posible y tuvo sus consecuencias.

4. Los sonidos (la música del bosque) y olores del lugar con excepción de la zona donde vive Oscar (yo creo que fue una broma suya) eran sencillamente excepcionales, con multitud de matices agradables y favorecedores de la práctica (tomillo, romero, manzanilla, etc. etc. rumor del viento y canto de los pájaros durante la práctica, el sonido de la minicascada, el ruido blanco… ).

En el lugar donde se celebra en Francia siendo un sitio agradable que respeto profundamente no hay este nivel de riqueza y posibilidades, creo.

5. Las explicaciones y comprensión del trabajo me parecieron más comprensibles, equilibradas y lo suficientemente estructuradas como para poder continuar yo el trabajo sin depender de un profesor que me diga en cada momento como tengo que hacer cada ejercicio, inmensas gracias Francesc y también a Dani por sus preguntas.

Gracias a todos los que participasteis en este curso, en especial a los que trabajasteis en su preparación.

Gracias a todos por vuestra entrega impresionante y dulce.

Charo López

Ha sido maravilloso compartir con vosotros el curso de Naturofenología, chamanismo de luz, Matarraña 2009. En la práctica de mirar la puesta del sol, cuando faltaban pocos minutos y parecía que llegó a su retirada, de nuevo, nos volvió a brindar la oportunidad de que lo contempláramos, a mi me dio la sensación de que en estos niveles de conciencia todo es posible y que podía que volviese a brillar intensamente como así fue.

Yo me uní a él de tal forma que sentí la magia de la plenitud y del bienestar, fue maravilloso.

Cuando recibí la energía de todo el grupo en la gruta, fue una sorpresa, todo se alineaba y conectaba con una parte de mi vida pasada, creo que no fue por casualidad, que recibiese el trabajo del grupo donde descansaron los huesos del gran sacerdote.
Me abandoné a la practica, se produjo un gran silencio interior, después del fosfeno conecte con una energía entre blanca y amarilla y naranja, donde no había nada más que vacío y conectaba con la paz y la serenidad, fue mágico.

Cuando llegamos al árbol me quede atónita, nunca había visto esta clase de árbol me sorprendió mucho su diámetro estaría entre 1.5 y 2 metros, precioso. Una vez que llevábamos un ratito y se había producido esa comunión entre el árbol y nosotros empezó casualmente a brindarnos sus hojitas.

Cierto que cuando el grupo entra en ese estado de conciencia elevado hay elementos como el viento que pueden alinearse a favor nuestro.

Le pedí que me diera una señal ¿esas hojas eran un regalo debido a que estaba contento con nosotros?
Acto seguido siento un golpecito en la mano, me había colocado una semilla seca. Que casualidad y cuando terminamos la práctica en dicha semilla hay unas florerillas minúsculas. Aquí me rindo a la evidencia de que estaba contento. Mi conciencia se adentro en su tronco con mucha facilidad; una vez que habíamos hecho la práctica de mirarle con el mantra OM y el balanceo me quede tranquila satisfecha y muy sorprendida.

Roca caballera

En la ermita fue tan fuerte, se me puso el vello de punta y me emocioné, quizás ha sido el lugar más especial para mí en el curso de chamanismo de luz, Matarraña 2009. Al cabo de un rato recobre la paz y la serenidad. Estuve con todos los sentidos apoyando a los compañeros que les tocaba recibir. Había tanta unidad, tanta fuerza que parecía un volcán. Una vez terminada la práctica emergía el canto libre lleno de fuerza y serenidad, donde sentía alegría, contento, paz, y bienestar.

La vivencia del agua fue preciosa. Creo que con las indicaciones de Francesc todo resultaba fácil y mágico, tuve la experiencia de que al contemplar el agua y oír el susurro, sentí una calma profunda y también conciencia donde el alma se compromete a admirar y a respetar este bien tan imprescindible y precioso.

Respecto a las diferentes practicas, me entregaba totalmente, transcendiendo el cansancio con el fin de que los compañeros recibieran ese momento como algo mágico.

Una vez finalizada la practica, me embargaba una energía tan fuerte…. en una de ellas encontré o mejor dicho se me reveló mi animal de poder. No tengo duda de que lo que afirmo, es cierto, y estoy segura que me ayudará en los momentos que lo necesite. En la practica con la piedra, una vez finalizado el trabajo, estuve un tiempo totalmente inmóvil, no podía despegar mis manos, ni mis brazos, estaba totalmente paralizada y llena de paz, de luz, fue muy fuerte y gratificante. Después de este gran fin de semana, he seguido realizando mi trabajo con mucha más vitalidad y con ganas de bailar, de danzar, me siento liviana, feliz y contenta. Quiero daros las gracias a todos, sin vosotros esto no hubiera sido posible, y en particular a Francesc por haberme permitido disfrutar de dicha experiencia.

Repito, gracias, gracias.

Daniel Fernández

De tan pesados que hemos sido y tanto que hemos insistido, al final lo hemos conseguido: hemos formado un grupo de gente, hemos liado a Francesc y nos hemos ido a la naturaleza a practicar los ejercicios mas potentes que se puede para obtener los mejores resultados. Y así ha sido en el curso chamanismo de luz, Matarraña 2009.

Desde el viernes por la tarde estuvimos allí, en Santa Bárbara, donde existe un punto de confluencia energético, una piedra con una talla ancestral y de nombre Hara que seria nuestro punto de partida hacia la experiencia del curso, chamanismo de luz, Matarraña 2009.

Al final no pudo ser y Gilles no pudo estar físicamente presente. Pero Francesc fue nuestro guía en esta pequeña pero intensa aventura energética. Por la mañana del sábado comenzamos con unos ejercicios de sincronización del grupo, unas 15 personas, de tal manera que para poder trabajar todos juntos teníamos que acumular un pensamiento rítmico unificado que potenciaría y amplificaría nuestros ejercicios posteriores.

Y así, en la antigua tumba de un druida, con todos los permisos y respetos por nuestra parte, iniciamos los balanceos de sincronización con el aporte extra de energía que nos daba el lugar. Balanceos horizontales, circulares y después respiración triangular, unidas a la recitación de mantras armonizaban y sincronizaban poco a poco nuestras energías. Y en el mismo lugar, para terminar un ejercicio de visión: ver sin mirar, para ir poco a poco apreciando las energías sutiles de la naturaleza que se iban acercando a nuestro alrededor. En esta experiencia ya varios de nosotros pudimos observar como otros seres de la naturaleza nos observaban. Desde ahí cogimos pista (eso sí, hemos hecho más kilómetros por pistas y hemos tragado mucho mas polvo que en los cursos de Francia, pero con ello hemos llegado a lugares impresionantes) y nos dirigimos a hacer una visita a una encina gigante a la que apodamos Oscar y que nos permitió comenzar el trabajo con el mundo vegetal, realizando ejercicios de balanceos que sincronizaban a nuestra conciencia con la suya, pasando el punto de luz por su interior y por el nuestro alternativamente, a un ritmo de dos segundos y recitando nuestros mantras.Ermita de San Pedro

Yo no soy muy sensitivo todavía pero hay quien dice que a Oscar le agradó mucho nuestra visita y le gustó bastante que compartiéramos la energía del grupo con la suya.

Pero ¿por qué hacemos esto? ¿ Para qué? Según llegué a comprender a lo largo del curso, la naturaleza, y en especial el trabajo rítmico con el reino vegetal facilita mucho el acceso a la matriz etérica, que a su vez es la que une el mundo material y el mundo astral.

Así pues este trabajo da un acceso rápido, directo y seguro al mundo astral, guiado por el mundo vegetal. Otras de las funciones del curso es la búsqueda de los Tótems o seres de poder personal que la ayudan a uno en la progresión espiritual.

Para ello, desde aquí, nos dirigimos a las peñas del Masmut, en busca de la energía adecuada para encontrar al Tótem del mundo mineral: la piedra personal de poder.

Tras buscar un lugar adecuado, lo cual no fue difícil en ese potente lugar, se realizaron grupos de trabajo con pasivos para proyectarles energía de tal manera que en su búsqueda interior del tótem contara con aportes extras energéticos.

Y tanta fue esa energía que yo mismo, que no era el pasivo sino un activo, y que mi misión era proyectar energía, fui capaz de ver con absoluta claridad la imagen de la piedra de poder del pasivo. Al principio yo era un poco escéptico, pues durante mi ejercicio vi claramente un mineral de aspectos y formas muy definidas, pero quede muy sorprendido cuando el pasivo narró su experiencia y… ¡el mineral era exactamente como yo lo había visto!
Evidentemente la energía del grupo, del lugar y los ejercicios de sincronización del grupo estaban dando sus frutos. Aprovechando este tirón energético fuimos a otro lugar especial donde realizamos varias formaciones continuas, proyectando energía a compañeros para adelantar sus experiencias. Tanto en las peñas de Masmut, como en las formaciones continuas, algunos compañeros tuvieron experiencias muy potentes que espero que cuenten y compartan con nosotros prontamente.

Al día siguiente, domingo, comenzamos por trabajar el elemento agua para buscar el tótem vegetal, el árbol de poder personal. Aquí es donde yo fui el pasivo y tuve mi segunda gran experiencia.

Durante mi meditación, mientras mis compañeros proyectaban energía sobre mi y el entorno de agua, con sus cascadas y sonidos amplificaban mi sensibilidad, tuve la visión de un gran árbol de luz que salía de mi centro, y que las ramas de ese árbol de luz me abrazaban y me introducían en su interior para protegerme.
Lágrimas de gratitud y de cariño cayeron por mi rostro…pero en el físico, de la emoción que aquella imagen me proporcionó.

El ultimo elemento que pudimos trabajar fue el fuego para la búsqueda del ultimo Tótem, el animal interior. Una vez mas un pasivo recibía la energía del grupo, del entorno y de los elementales allí presentes. Nada resaltable en la experiencia de mi grupo, salvo que cada vez me resultaba mas fácil sincronizar y proyectar la energía.

Poco después, en el mismo lugar, presentamos el balanceo en herradura, cuya practica intensa en la naturaleza da acceso a los guías. Este ejercicio fue seguido del ejercicio de mirar sin ver otra vez y terminado con una pequeña practica de convergencia ocular.

Para terminar el trabajo en la zona, dimos las gracias, mostramos nuestros respetos, recitamos unos mantras y deseamos el poder volver a compartir experiencias similares o mejores.

Aún nos quedaba una ultima experiencia: una meditación guiada de proyección al centro de la tierra usando a Oscar, la encina, como vehículo. Pero esta que la cuente otro.

CONCLUSIONES DEL CURSO CHAMANISMO DE LUZ, MATARRAÑA 2009:

Yo tengo dos tipos de conclusiones: las personales como experiencia y las didácticas como curso. En las didácticas, lo primero: sentimiento, respeto y agradecimiento. Recibes lo que das. El resto es trabajo y trabajo.

Balanceos, tensiones, proyección a un sexto, y la luz. Cuando se trabaja en grupo, la energía del grupo amplifica. Se puede trabajar igual de manera individual pero hay que acumular mucha energía y ritmo para sustituir a la del grupo. Y en la vía iniciática, el trabajo espiritual, el camino es siempre indirecto, sutil. Es la vía indirecta. Para ir arriba, ir abajo. Es como retroceder…pero para coger impulso.

El refuerzo en la naturaleza es que se pueden trabajar todos los fenos: luz, sonido, gusto, olfato… La naturaleza es un vehículo, un buen vehículo. Con las personales diré que al principio me costo mucho entrar en sincronía, pero cuando lo hice fue mucho más de lo que esperaba. Yo no distingo los lugares energéticos de los que no lo son, salvo por qué cuando trabajo en los que me dicen que son mi sensibilidad aumenta y eso lo noto.

Dormimos poco y comimos mal, porque no decirlo, y trabajamos muchas horas, pero yo me habría quedado así una semana más. Si tengo una cosa clara es que es el acumulo de pensamiento rítmico es lo que te lleva a las experiencias. Y si ese ritmo entra en sincronía con el de la naturaleza… sinergia.

El entorno, las personas, las energías… todo eso potencia, pero hay que acumular pensamiento rítmico igual que una batería cargada funciona a tope, pero lo hace mucho mejor si los contactos están limpios, los cables son de buen material y están en buen estado y si el coche tiene un buen sistema eléctrico.

Me ha sabido a poco. Espero que esto sea las base para que se continúe con este tipo de cursos. La naturaleza nos quiere. Si nosotros queremos a la naturaleza ella nos abre sus brazos, nos da la mano y nos guía. ¿A dónde?

¿A dónde quieres ir?

Pedro Marco

Hola amigos y amigas fosfenautas.

Después de hacer el curso en la Naturaleza, chamanismo de luz, Matarraña 2009 y tras 24h. de reflexión para corroborar que han sido unos días MARAVILLOSOS, MÁGICOS, REVELADORES… a pesar de la intensidad, profundidad, y variedad del trabajo realizado. El grupo como tal ha funcionado real y excepcionalmente «perfecto» con una coordinación , sincronicidad y sinergia de todos y cada uno de los componentes, a pesar de algún suceso inesperado superado sin problemas, dinamizando la conciencia de grupo. El entorno tiene un aura mágica y sagrada, hemos sido unos huéspedes privilegiados de un enclave donde gravita en el ambiente la presencia de druidas Celtas y magos Templarios, que además posee un potencial energético y telúrico muy, muy poderoso.
No suelo hacer comparaciones pero en este caso es inevitable.

Después de haber hecho un par de cursos iniciáticos en la naturaleza en La Bastide d´Engras en Francia a pesar de ser un sitio muy especial, y con una fuerza telúrica extraordinaria.

Me quedo con el Matarraña me parece más adecuado, variado, con más posibilidades y con un potencial energético brutal, no hay color entre ambos. Ha sido muy especial este curso de chamanismo de luz, Matarraña 2009.

El primer sentimiento que me asalta es el de GRATITUD, en primer lugar a Francesc por el soberbio esfuerzo que ha hecho y cómo ha sabido dinamizar e implicar exponencialmente al grupo para destilar cada experiencia en cada ejercicio druídico o chamánico según el caso, como nos ha ayudado a superar nuestras propias barreras y el profundo respeto a la naturaleza que nos ha hecho sentir.

Dolina en la Caixa, curso de naturofenologíaAgradecer a cada componente del grupo por su implicación y sobre-esfuerzo , trascender sus limitaciones en el trabajo con los ejercicios y ante todo por su calidad humana. Cómo no, agradecer a los Enclaves donde hemos trabajado en La Fresneda, Masmut, Ermita, y nuestro amigo Oscar una carrasca de 5 mts de perímetro, son entes vivos transmisores de la energía protectora de nuestra madre Gaia que han fraguado nuestra conciencia.

A Constancio que nos sirvió de guía, a Daniel que se lo ha currado para encontrar otros enclaves. Y mención especial para Jesús Ávila Granados escritor y amigo, gran conocedor de Celtas, Templarios y Cátaros que nos ha orientado muy certeramente; además con su personalidad y sabiduría ha encendido la chispa energética del Matarraña y sus enclaves sagrados en mi corazón. Muchas gracias a todos por hacer realidad este sueño.

Lección aprendida:

La primera es la humildad y respeto por la naturaleza. Si cooperas con ella, y sabes pedirle con respeto, trabajando en armonía con las técnicas adecuadas , ella te abre sus puertas de conocimiento y energía. La segunda como bien menciona Sito y evidencia Francesc, lo que no se da o se comparte, se pierde, por eso quería comunicar mi experiencia en la segunda Montaña Mágica del Matarraña que son las rocas Masmut, muy cerca de Peñarroya de Tastavins, donde aprendí a ver con los ojos del corazón. Cuando en un ejercicio como sujeto pasivo rodeado de mis compañeros que me proyectaban energía a través de tensiones estáticas y ritmo a la 6ª parte de segundo, en la última parte del ejercicio yo debía encontrar mi piedra de poder. Me empecinaba en aprovechar la energía reinante para enfocar mi mente y encontrar una piedra preciosa, tipo diamante, esmeralda, rubí, zafiro; cuando dejé de buscar y empecé a fluir y vibrar con la energía, se definió claramente delante de mis narices un tremendo cuarzo blanco, casi atizándome con brusquedad, la experiencia me conmocionó.

Cual sería mi sorpresa al comprobar que uno mis compañeros activos había percibido el mismo cuarzo con la misma forma.

Recibid un entrañable abrazo.

Mara Estellés

Fascinantes las experiencias del curso de chamanismo de luz, Matarraña 2009.

Hoy miércoles 3 de junio he empezado a entrar dentro de mi cuerpo, hasta ahora ha sido un estar en dos lugares a la vez, literalmente.

En el viaje, el grupo de Valencia, fuimos a las cuevas de Cristal, en los Molinos, experiencia impresionante que nos cargó de fuerza y vitalidad.

Viernes.

Ermita de Santa Bárbara, la Fresneda: anillo de fuego tántrico con el sol. Subida de kundalini justo en el umbral entre dos mundos (el momento en que desaparece el sol).
Sábado.

El Racó de Febrer, observatorio del druida, balanceo en herradura.

Ejercicio. Encima de la roca y bajo el sol, observación del campo etérico y aura del paisaje. Regresión espontánea a partir de tener más de 50 hormigas mordedoras en un pie y otras tantas en el otro. Encarnación donde paso una prueba de iniciación en la selva siendo un muchacho de unos diez años. El cuerpo untado con miel y los insectos. No superé la prueba y hasta ahora cuando iba al campo, se me comían los bichos. Después de revivirla e interpretarla, ya no se me han acercado.Lugar de poder: La Caixa

Veo tres personajes: un hombre con capa y capucha que mira al frente y a mí, de reojo. Otro hombre que no conozco de unos cincuenta años más o menos y poco calvo que aparece con tres rayos de apariencia sólida que salen de su cabeza, y el Doctor Lefebure pero no con sensación corpórea, sólo con el busto y transparente. Bajar a la tumba del druida. Ejercicio en la tumba, dentro de la oquedad de la roca; Charo y yo fuimos sujetos pasivos, vi elementales de la roca aparecer y desaparecer.

Ejercicio de visualización del aura del paisaje.

Masmut: formación de roca de aspecto imponente y único.

Ejercicio de balanceo circular con mantras entre dos grupos.

Uno arriba de la carretera, en un monte, con las rocas y el bosque y Ramón y yo abajo; energía azul circular por debajo del grupo de la montaña, me conecte a Masmut, a la ermita de Santa Bárbara, a la tumba del druida, a las montañas del regazo de enfrente, entré dentro de la montaña y vi salir a un ser de luz que me ofreció mi joya, un diamante. Magnífico ejercicio de tierra.

Nos trasladamos al lugar de la encina venerable (Oscar) e hicimos otro ejecicio con ella. Alfons tuvo la visión de un enanito verde.
Ermita de San Pedro Mártir, al lado del rio Tastavins, en una de las líneas ley de la Fresneda.

Ejercicio con el colchón de formación continua uno y dos, haciendo fosfenos con las lámparas portátiles, ki, ki, ki, ki y sexta parte (ganas tremendas de quedarme allí).

Domingo.

Rio tastavisn. Ejercicio de agua.

Dos grupos uno a cada lado del azud, proyección de tensiones estáticas sobre sujeto pasivo.

En mi grupo fue Alfons, y tuvo una experiencia sanadora del corazón importante. Teníamos que visualizar un agua azul de donde brotaba y crecía un árbol totémico a la altura del ombligo. Yo terminé haciendo balanceo circular con mantra.

Charo hacía armónicos, ¡¡¡y descubrí la integración de todos los sonidos del paisaje, agua , pájaros, viento, insectos y otros varios, dentro de mi círculo de sonido mántrico!!!

Comprobé el poder del acufeno.

Me trasladé al interior de las rocas, a la cabecera del río, sentí el agua dentro de mí, amplié la sensación al agua de los océanos y cuando me dí cuenta estaba haciendo girar el agua del planeta, pero yo lo miraba desde el espacio, estaba fuera hasta que tuve que volver…

Ejercicio de observación del fosfeno sobre el agua en movimiento.Río Tastavins.

Campo calcinado por el sol con olivos; yo de sujeto pasivo en un grupo y Juanjo en otro grupo. Me proyectaron ki, ki, ki, a la sexta parte (benditos sean, estoy realmente agradecido).

Experiencia de cuarenta y cinco minutos de subida de kundalini casi sin pausas coon formación continua 2 y 3. Búsqueda del pájaro totémico.

Ejercicio de fuego.

Empecé viajando a una bolsa de magma en forma de higo, el fuego subía y empezaba a salir por el chacra del corazón, se me hizo un agujero de unos treinta centímetros de diámetro y a través de él empezó a salir un bulto que luego vi que era un águila muy grande, como envuelta en el saco vitelino, sus ojos me miraban y yo veía su pico y sus alas plegadas saliendo como si fuera un parto.

Se completó el parto y salió completamente, extendió unas alas enormes y empezó a volar. Cuando me di cuenta era yo-águila quien volaba, veía mi cuerpo y a los demás desde arriba, creo que aún estoy un poco así…

Despedida de la ermita de San Pedro Mártir con balanceo giratorio y mantras.

Encina venerable. Valderrobles. Tronco de cuatro metros de circunferencia. Ejercicio de proyección desde el ombligo. Teníamos que meternos dentro de la encina, viajar hasta las raíces y subir a lo alto de la copa.

Al entrar en el tronco se me presentó un duende con el gorro parecido al casco de la bellota, las partes a la vista de la cara y las manos eran pálidas y luminosas, vestido de verde con algo rojo amarronado, me acompañó hasta las raíces y me llevó a las zonas altas del árbol, allí vi hadas pequeñas con alas, orejas puntiagudas, color bellota desde la verde a la marrón y otros seres que se cogen a la corteza y no vuelan.

En las raíces apareció un enano, y un poco alejados una familia entera que me miraban y me analizaban. La piel era tosca como la corteza del árbol. Vi como la tierra y el agua se hacían árbol, comprendí lo que era la riqueza.

Me costó volver, aún estoy allí.

Despedida. Eternamente agradecida al grupo que me ha ayudado (yo iba en malas condiciones físicas) con el que he compartido felicidad, alegría, chistes, anécdotas, alimentos, agua, energía…

Y a Francesc que ha hecho un curso magnífico (los que estuvieron en Francia decían que éste era mucho mejor) en el que lo ha dado todo, un millón de gracias, siempre acabo aprendiendo una vez más, que Dios escribe recto con renglones torcidos.