Saltar al contenido

Viaje Astral

El desdoblamiento astral y el sistema fénico

Los viajes astrales, el viaje extracorporal o el desdoblamiento astral, llámese como se quiera, está relacionado con los fenos. Todo feno es un intermediario fisiológico entre el sentido físico al que corresponde y un sentido espiritual equivalente. Siguiendo con el razonamiento podríamos decir que el feno es la estación de tránsito entre la materia y el espíritu. Una vez el feno se activa, da lugar a la percepción de energías, acontecimientos o universos intangibles. Es decir, no perceptibles por los sentidos físicos. En realidad, hay todavía quien considera el mundo espiritual puramente hipotético. Más bien podríamos decir subjetivo.

Desdoblamiento astral, viaje astral
Los viajes astrales, la consciencia extendida mediante las tensiones estáticas

Sin embargo, lo subjetivo se convierte en objetivo cuando todo el mundo vive una experiencia común. Por ejemplo, los sueños, en el mundo material, no son más que gráficos de actividad cerebral. Es decir, no son materia. No obstante, todos soñamos, por ello pactamos que la experiencia es real, es común y objetiva. De igual forma sucede con el desdoblamiento astral, todo el mundo lo ha vivido en alguna ocasión. En realidad, todos hemos tenido la sensación de desdoblamiento. A pesar de ello está envuelto en una patina de superstición, almibarado misticismo e incoherente esoterismo.

El miofeno y su relación con el desdoblamiento astral

El miofeno tiene relación con la actividad muscular. Es decir, son todas las sensaciones cenestésicas y las sensaciones de movimiento. Por ejemplo, podemos efectuar un movimiento de rotación de un brazo y después observar la sensación cenestésica. Subjetivamente, puede ser una sensación de flotar, de ligereza, de movimiento de una parte o del conjunto del cuerpo sutil. El medio que permite obtenerlo es la utilización de las tensiones estáticas.

¿Cómo desdoblarse astralmente?

El principio básico para los viajes astrales son las tensiones estáticas. Realizadas por todas las cultura y religiones, las tensiones son muy potentes. Además, muy fáciles de realizar.

Pequeña presentación de las tensiones estáticas

En primer lugar, contraer grupos de músculos o la totalidad de los músculos del cuerpo. Así mismo, para conseguir la experiencia extracorpórea no debe producirse ningún desplazamiento de los miembros o del cuerpo. De ese modo, el punto de aplicación de la fuerza se vuelve hacia el interior. La tensión debe mantenerse hasta el máximo, aparición de ligero temblor, a la sexta parte de un segundo. Seguidamente y relajarse realizando el ejercicio mental de bilocación. Las tensiones estáticas son el camino más rápido para obtener el desdoblamiento astral.

El ritmo, pilar fundamental en las experiencias de los viajes astrales

¿Cómo tiene lugar esta exteriorización de la consciencia? Sin duda, una parte importante de la experiencia se produce gracias al ritmo. Es decir, el ritmo físico regular despierta un balanceo sincrónico del cuerpo etérico, pero éste, una vez estimulado, puede hacer movimientos más amplios que el cuerpo físico, y esto lo despega de forma progresiva o brusca. En consecuencia, el ritmo en los ejercicios para el desdoblamiento astral mediante las tensiones, es fundamental.

Curso práctico para realizar el viaje astral con autonomía, coherencia y reproductibilidad: