Saltar al contenido

La magia de la noche más corta del año, San Juan, los solsticios y el eterno retorno

22 de junio de 2015
La magia de la noche más corta del año , San Juan y los rituales del solsticio de verano

La magia de la noche más corta del año en los rituales del solsticio de verano son una repetición anual de un proceso diario, un mundo intermedio entre la luz y la oscuridad. La hora mágica, así se llama el momento en el que no es de día y no es de noche, esos instantes en los que el sol ya se fue, pero su luz se refleja en el cielo de forma indirecta. Momentos de cambio, momentos bisagra, instantes de tránsito que parecen continuos pero que en sí mismos son entradas y salidas a realidades no habituales, una luz especial, da paso a dos realidades bien diferenciadas.

Momentos de vinculación de dos mundos antagónicos, la noche y el día, del mismo modo que dos páginas de un libro nos ofrecen una sensación ficticia de continuidad, pero son distintas a pesar de que soportan una misma historia y entre ellas hay un elemento que las une diferenciado de su misma estructura y función. Del mismo modo, la hora mágica se repite una y otra vez en nuestra vida como un portal que pasa siempre desapercibido, a otro lugar, a otra luz, a otra experiencia. Puente de polaridades paso entre mundos de luz y de no luz. Aunque, sin duda, los secretos de la noche de San Juan, aún más, los mitos de la noche de San Juan, fiesta pagana, nos recuerden, ese tránsito, con el halo festivo de la fiesta de la luz. En contraste, son pocos los que se aperciben, que, así como la magia del solsticio de verano enaltece el poder el sol y el día más largo del año, la magia de la noche más corta del año, del mismo modo, es el culmen de la luz sí, pero tras el cual comienza su declive hasta su nuevo renacer.

La noche de San Juan no es la más corta del año

En el solsticio de verano, la noche más corta del año se corresponde con la posición de la Tierra en relación con el centro del Sol que alcanza entonces su máxima declinación Norte (+23º 27′). Cabe destacar que durante unos tres días la altura máxima del Sol al mediodía se mantiene muy similar, es por ello que se habla de solsticio, es decir, Sol inmóvil. La noche se San Juan sostiene la idea de ser la más corta del año debido al cambio de calendario, del juliano al gregoriano. Aún más, los solsticios y los equinoccios varían cada año debido al desajuste del calendario gregoriano respecto a la órbita de la Tierra alrededor del Sol.

La noche más corta del año, momento indiferenciado de unidad

Es significativo que la búsqueda de la unidad, de la no diferenciación, de la unión de los contrarios, de la unicidad espiritual, el incesante trabajo por encontrar la vía de unión entre las polaridades, igual que la labor del haz nervioso del cuerpo calloso interhemisférico, sea una constante cuando el hombre intenta zafarse de sus anclajes. En definitiva, el intento de volar con su espíritu lejos del dolor y de la confusión dual, como diría el Tao el yang llama, el yin responde el Tao dio origen a UNO. Uno dio origen a DOS. Dos dio origen a TRES. Tres dio origen a los diez mil seres. Los diez mil seres llevan el ying sobre sus espaldas y abrazan el yang. Lao Tzu. Tao-te-king.

Es decir, la unidad indiferenciada, origina la dualidad cielo tierra, Dos, así ad infinitum, se recrea en el ciclo eterno de la luz, la hora mágica pasando sigilosa entre dos reinos o quizás creando los dos reinos, día a día, mientras que la magia de la noche más corta del añonos lo recuerda año a año. En la línea del pensamiento de Nicolás de Cusa que identificaba a Dios con la coincidentia oppositorum, coincidencia de opuestos, o de de Jung que también utiliza el el yo como elemento integral de la toda la conciencia y de la actividad inconsciente. Hora mágica solsticio y el eterno retorno momentos bisagraen la magia de la noche más corta del año.

la magia del solsticio de verano
Hora mágica la magia del solsticio de verano y el eterno retorno momentos bisagra

Historia de la fiesta de San Juan a la luz de la unicidad

La India ha tratado siempre el tema de la unicidad con suma profusión y atención, sobre todo en los Vedas y en los Brâhmanas. La luz y la oscuridad aparentemente contradictorias, devas y asuras en una pugna constante, aunque únicamente a los ojos de la observación superficial pues antes de la explosión de la realidad diferenciada eran la misma cosa; de hecho, el Rigveda explica como la misma creación comenzó en el momento en que la cabeza y los pies de Purusa se separaron. Quizás la magia de la noche más corta del añoactúe como una grieta por la que la brisa de la creación manifiesta la realidad en un baile del eterno retorno, Satapatha Brâhmana: el sol se libera de la noche… del mismo modo que Ahi (serpiente) se libera de su piel…

Homología que se perpetua en la esencia de Agni que es el dios del fuego y a la vez de la serpiente, así como las tinieblas son a la luz, la serpiente es al fuego.

Nace el fuego de las tinieblas de una ignota matriz, reptando como una serpiente… sin pies ni cabeza, enroscada, el símbolo cósmico del ciclo sin fin la Ouroboros, serpiente de iniciación que engulle su propia cola y une los contrarios simbolizando el eterno retorno. Sin duda, como el huevo cósmico, evocación última y esférica de la totalidad, símbolo del renacimiento perpetuo presente en multitud de celebraciones vinculadas al año nuevo.

El momento mágico cósmico, la magia de la noche más corta del año, las polaridades aparentemente contradictorias de Varuna como dios universal con un aspecto oscuro y amenazante y otro luminoso, celestial. Indra héroe solar contra Vrtra, tinieblas y estancamiento, el pájaro solar contra la noche de la serpiente.

Mitos de la noche de San Juan arquetipos de la creación dual

No es Siva ni es Sakti, dice el tantrismo, es Urgrund, nacido cuando kundalini, la serpiente Sakti, despierta para atravesar los chakras subiendo por susumnâ y encuentra a Siva que habita en el chakra sahasrâra, así producida la unión no existe dualidad, el momento mágico, la hora mágica del espíritu.

Las Actas de Pedro, las Actas de Felipe, el Evangelio de Tomás: haciendo lo de fuera igual a lo de dentro; haciendo lo alto igual a lo bajo; haciendo los primeros iguales a los últimos; haciendo la izquierda igual a la derecha. Ese será según estos textos el momento indiferenciado que revierta la pérdida del paraíso con la venida del salvador. La hora mágica del Cristo.

Coincidentia oppositorum que se manifiesta constante en todas las culturas, Heráclito dice: Dios es el día y la noche, el invierno y el verano, la guerra y la paz, la saciedad y el hambre: todas las oposiciones están en Él. Aunque es obvio encontrarla en un número abrumador de ejemplos, Odin, Loki son claros ejemplos escandinavos de androginia, Zerván dios iranio que luego será Cronos para los griegos tiene dos hijos Ormuzd y Ahrimán, dios de la luz y dios de las tinieblas igual que sucede con la tradición china, y así un largo etcétera, de hecho y mucho más próximo a nuestra cultura Eva no podría haber existido sin el andrógino Adán del que surge varón y hembra.

Del ciclo cósmico a la magia del solsticio de verano momento indiferenciado, tránsito que es instante, instante que es pura singularidad espacio-temporal

Vivimos ese nacimiento todos los días y todos los días pasa desapercibido. La magia de la noche más corta del año nos permite ser quizás más conscientes. En consecuencia, nos abalanzamos a multitud de rituales del solsticio de verano. Rituales que son susceptibles de aplicación diaria, en un mundo holográfico que siempre se parece a sí mismo.

Sempiterna elección, el sol se libera de la noche y la noche del sol, la hora mágica vigila entre los dos.

La magia de la noche más corta del año es pues al día lo que Rebis es a los alquimistas, la unión del sol y la luna, azufre y mercurio en el encuentro del ser noble, de la piedra filosofal. Por lo tanto, es desde esa unidad desde donde nace la realidad. Probablemente la magia del solsticio de verano, la hora mágica de cada día, no sea solo el paso, el puente, el vínculo, quizás sea el punto del tiempo sin tiempo, del lugar sin espacio, de la acción sin reacción.

Cada día se reproduce el desgarro, cada día nos asimos al instante increado por el que estamos y no estamos, transitamos de puntillas desde la luz de la vigilia, en un instante del duermevela en una hora mágica del ser, hacia la noche del inconsciente, el día se desviste para entrar en la noche y luego volvemos a vestirnos para la luz en un nuevo duermevela que verá nacer la vigilia y así como el día, bailamos entre dos mundos pasando por la magia del instante intermedio, embebido de una danza imperceptible a los ojos profanos, pero que reproduce el ritmo del universo alterno al sentir del iniciado, que pasa sigiloso pero atento por la hora mágica del espíritu, realizando equilibrios entre el tiempo y la eternidad… San Juan es al año lo que la hora mágica es al día, el punto medio, el punto de equilibrio, el instante de paso…

La relación entre los solsticios y el cristianismo

El poder ritual de los solsticios en el paganismo bien valía un esfuerzo especial por cristianizar estas fechas. Inculturización le llama la Iglesia Católica, más elegantemente: armonización con las culturas de los pueblos. Pueden llamarle plagio, nadie se lo discutirá…

El solsticio de invierno es cuando nace la luz y el cristianismo lo asocio al nacimiento de Jesús. El solsticio de verano a San Juan bautista que y anuncia y precede la llegada del mesías. San Juan natalicio de Juan el Bautista, cuya misión es preparar la venida del Salvador… de hecho es en San Juan cuando el sol empieza a precipitar en su caída y es en el solsticio de invierno cuando renace… Cuando San Juan bautista bautiza a Jesús este inicia su ministerio. Mas aún, en San Lucas, capítulo 7, Jesús se refiere a su primo Juan así: “…más que un profeta. Pues de él es de quien está escrito: Mira que yo te envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Por tanto, os digo: Entre los nacidos de mujer, nadie ha sido mayor que Juan el Bautista…”

Juan el Bautista nació seis meses antes que Jesús… La magia de la noche más corta del año, no es baladí, los mitos de la noche de San Juan están enraizados en lo más profundo de nuestro universo…

Mientras Zacarías quemaba incienso en el templo de Jehová apareció el ángel Gabriel para anunciarle que Elisabet, su mujer, daría a luz un hijo al que llamaría Juan. Seis meses más tarde Dios envía al ángel Gabriel a Nazaret, para anunciar a María: ¡Bendita eres tú entre las mujeres!No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un Hijo, y Le pondrás por nombre Jesús.

¿Secretos para la noche de San Juan?

San Juan, luz y sombras punto intermedio, equilibrio del eterno retorno, cima de un instante mágico a partir del cual la luz pierde la batalla hundiéndose lenta y progresivamente hasta parecer morir, para finalmente, renacer a los tres días, en un nuevo solsticio que avanzará hasta un nuevo punto de inflexión y así una y otra vez.

Hora mágica pasando sigilosa entre los mitos de la noche de san juan
Hora mágica, puente de polaridades paso entre mundos de luz y de no luz

La repetición de ese momento mágico y su importancia capital crean en el hombre un espacio sagrado. Un fenómeno astronómico es sacralizado por una apreciación subjetiva y elevado a la figura de arquetipo que hay que perpetuar. ¿El secreto? Ser conscientes. El solsticio se manifiesta como un fogonazo que ilumina el tiempo profano inundándolo de magia y trascendencia, es pues un portal hacia un mundo subjetivo pero objetivo al fin debido a su componente arquetípico enraizado en lo más profundo de la psique humana.

Observa, es especial, es mágico, es el instante sin tiempo, pero también es el inicio de la decadencia de la luz que no hace más que tomar impulso para un nuevo renacer.

Rituales para la noche de San Juan, la magia de la noche más corta del año

Los celtas llamaban al solsticio verano Litha o Alban Hefin a esta fiesta de solsticio verano (invierno en el hemisferio sur). La palabra Litha significa “rueda”, es decir, el eterno retorno del sol a cénit. Los druidas encendían fuegos en forma circular en lugares de poder, durante toda la noche el fuego en todas sus variedades era el protagonista. Incluso encendían bolas de paja que hacían rodar por las colinas. El significado era claro, el comienzo del descenso del sol, la fiesta de su cénit era a la vez el comienzo de su declive. La magia de la noche más corta del año, cuando la luz vence a la oscuridad es, sin duda, una noche mágica, en la que los rituales del solsticio de verano se reproducen sin cesar.

La luz es siempre la protagonista, realizar un fosfeno de forma que esa luz incoherente se convierta en luz consciente es el más poderoso de los rituales del solsticio de verano. El hecho de mezclar un pensamiento que nos proyecte en el tránsito hacia el descenso del rey sol hasta su nuevo renacer, es en sí mismo, el acto de sacralización más elevado. De la magia de la noche más corta del año al Sol invictus, natalis solis invicti, del solsticio de invierno transcurren seis meses, dos anunciaciones de vida, dos puntos clave de la magia pagana y de las religiones mistéricas, Inculturización le llaman… La magia de la noche más corta del año es un legado pagano, un recuerdo de la gran fiesa de la luz.