Despertar kundalini: el girascopio virtual

Despertar kundalini

El girascopio virtual. La máquina de despertar kundalini

Los ritmos en la naturaleza y el despertar de kundalini: todo es ritmo en la naturaleza, todo es movimiento, y podemos incluso añadir, todo es movimiento en espiral, todo es rotación así todas las culturas han utilizado los ritmos para provocar la experiencia de despertar kundalini.

La «meditación giroscópica» para el despertar kundalini

Antes de pasar al estudio de la «meditación giroscópica para despertar kundalini», debemos definir qué es la meditación. Cuando en los cursos hacemos la pregunta ¿qué es la meditación? las respuestas que obtenemos están todas ligadas a conceptos filosóficos o espiritualistas muy rígidos; lo que prueba que se concede más importancia a la opinión que se da sobre una cosa o un tema, que al conocimiento real de ese tema. Ahora bien, tener una opinión sobre un asunto no es conocer el asunto. En el estudio de la filosofía, lo primero que se aprende es siempre a definir el tema del que se habla. Un ejemplo claro de ello es la meditación, y definirla nos ayudará a tener más claro el camino para despertar kundalini.

Meditar no es entrar en comunicación con las potencias cósmicas, como afirman algunos. No es tampoco hacer el vacío dentro de sí, como otros pretenden. La palabra meditación viene del latín meditatio, que quiere decir ejercicio. Dicho de otra manera, hacer un ejercicio de matemáticas o crucigramas, es hacer una meditación. En el ámbito iniciático, el término meditación tiene un sentido más preciso aún, por el hecho de que se busca provocar ciertas reacciones fisiológicas que son el origen de los fenómenos psíquicos y espirituales más poderosos. En el dominio iniciático, la meditación consiste en practicar los ejercicios de pensamiento rítmico.

Toda enseñanza iniciática o religiosa reposa en dos bases: la observación fija de una fuente luminosa directa o indirecta y la práctica del pensamiento rítmico para despertar kundalini no es distinto. El pensamiento rítmico se encuentra en todas las tradiciones y en todas las religiones. En la religión católica, el pensamiento rítmico se manifiesta en la oración y el rosario. El rosario permite saber dónde se está en el ciclo de repetición de las oraciones, y éstas se suceden regularmente. En la religión ortodoxa, la oración está asociada a un balanceo anteroposterior acompañado de la observación fija de la llama de los cirios.

Los judíos igualmente oran al mismo tiempo que hacen pequeños balanceos verticales rápidos; a su vez, los musulmanes hacen grandes genuflexiones mientras rezan.

En Japón, los sacerdotes de la religión shinto se balancean cuando fijan la vista en un fuego mientras repiten, de forma rítmica y regular, los nombres de los 108 dioses del panteón shinto. En China, la tradición taoísta incorpora muchas prácticas de balanceos con observación fija del sol o su reflejo en un espejo e incluso mirando la luna y sus reflejos en una concha muy brillante.

Los sacerdotes budistas se balancean siempre mientras repiten sus mantras.

El despertar de la energía kundalini

El pensamiento rítmico base de la experiencia de despertar kundalini

Los mantras son sonidos que permiten crear muy fácilmente un ritmo en el pensamiento. En el Tíbet, también los lamas se balancean durante la repetición de los mantras, a menudo mientras miran el sol y con más tiempo de observación una llama o el cielo luminoso; practican también frecuentemente la observación fija de las estrellas.

En América del Norte, ciertas tribus indias aún se reúnen  una vez  al año, durante una jornada entera, para practicar balanceos asociados con la observación fija del sol (practican la danza del sol para obtener inspiración). Se reconocen los cantos indios por su ritmo muy marcado. En Corea, aún existen concursos de balancines que eran antiguamente juegos místicos cuya finalidad era provocar el mayor balanceo posible para enseguida, y fácilmente, tener sensaciones, pero esta vez puramente mentales, lo que facilita la exteriorización de la conciencia fuera del cuerpo.

Como se ve, la práctica de los balanceos y de la observación fija de fuentes luminosas es universal. Sólo la religión católica parece  desconocerlas. Sin embargo, la tradición ortodoxa las ha conservado, lo cual quiere decir que formaban parte integrante del cristianismo original. Además, en algunas iglesias, aún se puede leer cerca de los cirios la leyenda: orad mirando la llama de los cirios. Igualmente hay que destacar que los colores de los fosfenos raramente se encuentran en la naturaleza. Los únicos lugares donde se encuentran los tintes exactos de los fosfenos son las iglesias y las catedrales, en los antiguos vitrales cuyos matices no han podido ser reproducidos hasta ahora.

También podríamos dar muchos otros ejemplos más antiguos, como los frescos encontrados en las tumbas de la época de Amenophis IV, 14 siglos antes de nuestra era, donde se ven a danzarinas practicar balanceos, probablemente rituales, en presencia del faraón.

Amenofis IV luchó contra los sacerdotes de Amon-Ra, a los cuales arrebató la autoridad e impuso el culto al sol, tomando el  nombre de Akenatón para glorificar al sol Atón. Después de su muerte, los sacerdotes de Amon-ra machacaron el nombre de Akenatón en los templos, las tumbas y por todas partes donde estaba inscrito, con el fin de borrar toda huella de su paso por la tierra.

Toda la antigüedad griega y romana estuvo igualmente marcada por la práctica de las observaciones fijas de fuentes luminosas, y los principales dioses de los panteones griegos y romanos eran dioses de la luz, como Apolo, Zeus o Júpiter. En Grecia, las tumbas disponen aún de un pequeño nicho, en el cual está colocada una lámpara que se enciende y se mira cuando se acude a rezar por la persona fallecida.

En las diversas tradiciones, los balanceos, el pensamiento rítmico -no importa en qué forma sea- y las observaciones fijas de fuentes luminosas directas o indirectas están muy a menudo asociadas a la acumulación de fosfenos y de ritmos físicos y mentales que despiertan los fenómenos psíquicos y espirituales más poderosos.

El fenómeno más conocido es el que los yoguis describen con la forma de una energía que se eleva por el interior del cuerpo, sea en ondulación, sea en un movimiento espiral. Esta sensación está asociada a estados de superconciencia, en los cuales la conciencia adquiere una agudeza enormemente mayor que la habitual. Es lo que los hindúes han llamado kundalini, término que designa una energía que tiene origen en la base de la columna vertebral, despertar kundalini ha sido pues un objetivo muy preciado de elevación de la conciencia.

Los zoroástricos hablan del «haoma», la planta que da la inmortalidad, y describen la savia subiendo por el interior de una planta. Algunos han tomado de tal manera esta descripción en serio que han buscado sin cesar esta planta para obtener la inmortalidad. La planta representa, de hecho, el cuerpo sutil en el interior del cual se eleva una energía, provocando así unos fenómenos de iluminación que dan un sentimiento de eternidad cuando dicha energía alcanza la cabeza.

Faltan palabras para describir tales sensaciones. Razón por la cual resulta más sencillo emplear metáforas, como la de la savia que se eleva por el interior de una planta, para describir la sensación de una corriente que se eleva por el interior del cuerpo, o tomar la forma de reptar la serpiente para describir la sensación de un movimiento sinusoidal elevándose por el interior de la columna vertebral. Los hindúes y los zoroástricos han descrito el mismo fenómeno, utilizando para ello lo que, en su momento, correspondía mejor a estas sensaciones y representaba correctamente el fenómeno: la planta por la savia que sube y la serpiente por su ondulación.

Este principio se encuentra por todas partes pues es universal, aunque se denomina de forma diferente según las regiones y las tradiciones. Sólo cambia la utilización de esta fuerza, de esta energía. Esta energía es una y mueve al individuo.

Función rotacional del cerebro en la kundalini

Kundalini training, el girascopio virtual la máquina para despertar kundalini

La función rotatoria del cerebro en la base de la experiencia de despertar kundalini

Los fosfenos nos dan informaciones muy precisas sobre la forma en que funciona el cerebro. Cada comportamiento del fosfeno corresponde a un ritmo cerebral muy particular. Estos ritmos son tan complejos que se entremezclan y se solapan, lo que explica que después de haber hecho un fosfeno se le pueda ver pulsar, balancearse ligeramente o bien temblar al deslizarse en el campo visual, o incluso eclipsarse y girar. Por lo tanto, si el fosfeno es susceptible de ser conducido en un movimiento de rotación es porque existe un ritmo cerebral específico para la rotación.

Kundalini training, el girascopio virtual para despertar kundalini

Despertar kundalini: poder del pensamiento rítmico

Cuando la energía misteriosa de kundalini, inmortalizada y mitificada por los aficionados al yoga, se estimula, se despierta y se sostiene, provoca estados particulares de conciencia que dan acceso a una percepción espiritual muy elevada.

Cuando se conoce la ley de los ritmos que rige la actividad cerebral, es fácil despertar kundalini, y además, una vez se comprende bien el principio, nos damos cuenta de que no es necesario ningún gurú, y nos libramos de prejuicios muy arraigados que se sostienen únicamente por una mala comprensión y un «poetización» de los fenómenos para despertar kundalini.

La práctica de la «meditación giroscópica para despertar kundalini» permite la acumulación y el arranque de los ritmos neurológicos, tanto en vigilia como en el sueño, lo que provoca el despertar de kundalini con toda conciencia y sin ningún peligro.

La práctica con el «girascopio virtual» es ideal para las personas que tienen dificultad para la visualización. La visualización es una condición indispensable para que las sincronizaciones neurológicas se establezcan en las zonas correctas del cerebro lo que permite el acceso a estos fenómenos tan buscados.

Cuando esta energía kundalini despierta sube a lo largo de Sushumna, el nadi central que progresivamente activa los chakras, y cuando alcanza la cabeza, es la iluminación en el curso de la cual se percibe una luz. Podemos hablar de despertar de kundalini tan pronto como la sensación de rotación se vuelve familiar y se acompaña de una fuerza ascensional.

El «girascopio virtual» pone este despertar kundalini al alcance de todos.

Con este programa para despertar kundalini usted deberá dedicar una hora al día a la «meditación giroscópica para despertar kundalini», y esto durante un mínimo de 3 meses. Los plazos son siempre estimativos, nadie es idéntico a nadie. De todos modos, incluso si le hicieran falta 9 meses para alcanzar el objetivo, usted debería sentirse ampliamente recompensado: ¡imagine el tiempo que emplean los yoguis para despertar kundalini! La práctica tiene efectos inmediatos: usted tendrá las ideas más claras, una renovada alegría de vivir, más energía. Y además la hora de entrenamiento constituye un momento muy agradable en sí mismo, obviamente con el objetivo puesto en la experiencia de despertar kundalini que es de los que se trata.

Por otro lado, los sueños se vuelven más coloreados, más estructurados y dejan una impresión más profunda. Sus imágenes mentales se vuelven más nítidas, más luminosas, en ocasiones son tan precisas que podríamos llamarlas visiones. Ciertos problemas psicológicos desaparecen. El Dr. Lefebure habla de depuración de la conciencia.

El trabajo de Dr. Lefebure Methods implica una observación de los estados de conciencia. Usted adopta una actitud de testigo, como si fuera un sabio y siguiera con interés una experiencia decisiva. Con esta actitud su viaje para despertar kundalini será excitante, estimulante, lleno de experiencias inéditas. El camino para despertar kundalini es tan o más importante que la misma experiencia de despertar kundalini pues dilatará su conciencia y le hará más sabio y más feliz.